Cities: Skylines

En cuanto a simuladores de gestión, la franquicia SimCity ha sido la gran clásica del sector. Una serie de videojuegos que se ha ido perfeccionando con el tiempo gracias a diferentes tipos de entregas, a cada cual más interesante. No obstante, ha habido marcas que han intentado quitarle el trono. Si, nos referimos a los Cities. Los mismos, desarrollados en buena parte por Paradox Interactive, han sabido gustar a la gente, proporcionando una interesante competencia.

Desde hace unas semanas tenemos a nuestra disposición Cities: Skylines, una nueva entrega de la franquicia que en esta ocasión estrena edición para Xbox One. Los elementos son muy parecidos al paquete que salió a la venta en su día para PC, aunque con algunas mejoras que señalaremos más adelante. Por el momento, mencionar que Cities llega a la consola de Microsoft de buena manera, proporcionando mucha diversión y con características interesantes.

Empecemos por lo básico: ¿qué hay que hacer en Cities: Skylines? Teniendo en cuenta que se trata de un simulador de gestión urbanística, las propias palabras confirman que tendremos que ponernos a los mandos de una ciudad. Sin embargo, lo que propone el videojuego es algo tan sencillo como darnos un grandísimo solar en el que construir desde cero. Sí, construir desde cero la propia urbe. Comenzaremos desde lo más simple: las viviendas. Continuando por el resto de servicios propios de una ciudad, y terminando incluso por grandes monumentos. Estrategia en estado puro, ya que seremos nosotros los responsables de controlar casi todos los aspectos.

A primera vista, el objetivo que propone la última creación de Paradox Interactive es muy sencillo. Sin embargo, ya sabéis que todo se acaba complicando. Y, si hablamos de construir una ciudad, aún más. De hecho, en Cities: Skylines tenemos una curva de aprendizaje muy sencilla, inicialmente, pero que poco a poco nos irá metiendo de lleno en la más pura gestión urbanística.

La idea que sigue este Cities: Skylines es muy atrayente, sobre todo para los usuarios que adoran el género de la estrategia. Nosotros, además de fijarnos en una idea clásica actualizada a las última generación de consolas del mercado, también hemos analizado todas las características del videojuego. A continuación tenéis la respuesta a esta pregunta: ¿es el proyecto una compra obligada dentro del género de los simuladores de gestión?

Apartado técnico

Cities: Skylines

No os vamos a mentir: en los juegos de estrategia de este tipo, en cuanto a calidad gráfica no pedimos mucho. De hecho, no es que sea necesaria una gran potencia para brindar una experiencia en condiciones. Cities: Skylines tiene un aspecto muy interesante, carismático, que apenas consume recursos y que ha sido optimizado a la perfección. Aunque tampoco es que hubiera mucho que optimizar.

El resultado no es 100% perfecto, pero casi. La mayor parte del tiempo tendremos una vista global, la cual se puede mover gracias a los botones y a los sticks del mando de control. La misma se traslada de forma correcta, sin ralentizaciones de ningún tipo. Lo que vaya sucediendo se irá mostrando gracias a menús y a iconos que, de nuevo, no tienen ningún tipo de problema. Todo correcto.

Gráficamente sencillo… Pero Cities: Skylines no necesita más.

No podemos olvidar los propios diseños de edificios, objetos, vehículos y terrenos. Los mismos parecen sacados de caricaturas aunque, de nuevo, decimos que no necesitamos más. Incluso nos harán sacar más de una sonrisa cuando los veamos de cerca. Por ponernos quejicas, hubiéramos pedido algo más de detalle en los mismos, aprovechando la potencia disponible. Pero, nuevamente, nos conformamos con lo construido. No olvidéis que todo funciona perfectamente.

Pongamos un pero que, la verdad, nos ha molestado mucho en determinados momentos de la partida. El mismo corresponde al posicionado de la pantalla en el propio televisor. En nuestro caso, la imagen sobresale de la pantalla, resultando en bordes inexistentes cuyos contenidos no se pueden visualizar. Con este problema, si se muestra algún texto o gráfico en la zona afectada, simplemente no podremos verlo. Un inconveniente que podría dar al traste con la experiencia en determinadas ocasiones. Sí, hemos intentando ajustar la pantalla pero no hemos encontrado la posibilidad. Un punto negativo.

El apartado técnico de Cities: Skylines es realmente sencillo y no aprovecha toda la potencia de Xbox One, pero tampoco es necesario más. Un apartado simple, con modelos no especialmente detallados, pero que le viene como anillo al dedo a un proyecto de estas características. No hacían falta demasiados cambios, en realidad.

Apartado sonoro

Cities: Skylines

Si ya el apartado gráfico del juego de Paradox Interactive era sencillo, tenemos que decir que el sonido es aún más simple. Y, de nuevo, afirmamos que no es necesario mucho más. Incluso podríamos resumir este aspecto diciendo que solo escucharemos música y algunos efectos cuando vayamos navegando por los menús y la propia ciudad.

En cuanto al desarrollo de las partidas en Cities: Skylines, lo cierto es que no hemos escuchado ninguna voz. Eso sí, la música es una constante, con melodías adaptadas a cada situación. También tenemos que mencionarnos acerca de los efectos sonoros, es decir, los que se pueden escuchar cuando realizamos alguna acción o conseguimos los objetivos. Respecto de estos, decir que nos han parecido divertidos y curiosos, aunque a la larga resultarán repetitivos y os darán ganas de eliminarlos.

Un detalle más, perteneciente a la curiosidad. Si acercáis mucho la cámara a la ciudad podréis escuchar los sonidos típicos de las urbes. A nosotros esto nos ha sacado una sonrisa. Sobre todo después de ver cómo se escuchaban los perros.

Está claro que los sonidos de Cities: Skylines no tienen una importancia extrema en el videojuego. De hecho, estamos seguros de que más de un usuario jugará sin la necesidad de poner el volumen. Ni siquiera al mínimo. Parece que el sonido de Cities: Skylines haya sido puesto de adorno, aunque el principal objetivo de Paradox es el de amenizar cada partida. Esto se consigue o no dependiendo de los gustos de los propios jugadores. A nosotros nos ha parecido un apartado construido de forma notable, aunque sin una importancia más allá de la curiosidad.

Jugabilidad

Cities: Skylines

Sí, teniendo en cuenta que Cities: Skylines es un videojuego de estrategia urbanística, está claro que la jugabilidad es el apartado a tener más en cuenta. Evidentemente, será construyendo la ciudad de nuestros sueños donde más nos divertiremos. Y tenemos que decir que, en este aspecto, el proyecto de Paradox cumple de manera sobrada.

Construir una ciudad propia, definiendo todos sus aspectos, es algo muy divertido y que os mantendrá enganchados al mando a distancia durante horas. Desde principio a fin, el planteamiento es impresionante. Un, aparentemente, juego sencillo, que poco a poco se va complicando hasta hacernos pasar más de un dolor de cabeza.

Empecemos por el principio: los modos de juego. Aquí tenemos una limitación. Solo podremos comenzar a construir nuestra propia ciudad, sin más posibilidades. Tendremos que darle a nueva partida de manera obligada.

Tras hacer click sobre el único modo de juego disponible, se nos dará la oportunidad de comenzar con los primeros detalles de nuestra ciudad: el nombre de la misma, el escenario en el que estará ubicada (hay varios para seleccionar, cada uno con sus características), y algunas opciones a definir. Tras esto, pasaremos directamente a la acción.

La jugabilidad es entretenida, divertida y os tendrá enganchados durante mucho tiempo.

El propio juego nos irá proponiendo algunos textos gracias a los que obtener más información del funcionamiento de Cities: Skylines. Os recomendamos que los leáis en su totalidad, sobre todo si es vuestra primera partida. Por supuesto, el grandísimo solar asignado ya es nuestro, por lo que deberemos preocuparnos de que la urbe sea próspera, vaya creciendo y todos los habitantes estén contentos.

En la zona inferior izquierda de la pantalla existe un contador de tiempo con el día, mes y año en el que estamos. El mismo se puede parar pulsando el stick analógico izquierdo. Es recomendable hacerlo de vez en cuando con el fin de evitar que la ciudad vaya a su libre albedrío. Así también tendremos tiempo de construir todas las estructuras necesarias.

Lo más lógico en este caso sería empezar por las redes de agua y electricidad, además de con algunos edificios residenciales, industriales y fábricas. En el panel inferior encontraréis todos los edificiones y opciones de construcción a vuestra disposición. Tened en cuenta que no tenemos que ir construyendo todo de manera manual. Podemos definir zonas y, según se vayan asignando los recursos automáticamente, todo se irá construyendo y mostrando. Además, también hay distritos, los que serían un equivalente a los barrios españoles. No olvidéis que uno de los principales objetivos es el de atraer habitantes a la ciudad. Será suficiente con tener la mayoría de infraestructuras comunes.

Cities: Skylines

La forma de ir construyendo es tan sencilla como trasladarse por los diferentes menús, seleccionando las opciones que sean necesarias. En todo momento tendremos a nuestra disposición una vista de la ciudad, la cual podremos administrar gracias a los botones y a los sticks analógicos. Incluso es posible realizar un zoom completo, observando cómo se van moviendo los elementos.

La estrategia de Cities: Skylines no se limita a la construcción de edificios e infraestructuras, sino que también tendréis que administrar las finanzas de la propia ciudad. En los menús se encuentra una sección en la que es posible ver y modificar aspectos como los impuestos, los préstamos asignados y una relación entre ingresos y gastos. También hay secciones parecidas referentes a las leyes que rigen la zona y a las metas que es posible alcanzar.

Cuando comencéis la partida veréis cómo la mayoría de las opciones están bloqueadas. No os preocupéis, según vayáis obteniendo habitantes podréis ir desbloqueando las diferentes opciones y posibilidades de construcción. Eso sí, no olvidéis que con cada desbloqueo también tendréis más deberes, lo que se traduce en que tendréis que pensar aún más antes de ejecutar cada acción. Cuidado con los textos, hemos detectado alguno en otro idioma diferente al español.

¿Un juego de estrategia que dure mucho tiempo? Cities: Skylines es la mejor elección.

¿Ya conocéis la vida de alcalde virtual? Básicamente, eso seremos en Cities: Skylines. Ese es el objetivo principal, el de administrar vuestras propia ciudad, sin olvidaros de los aspectos que conciernen a las mismas. Lo más seguro es que al principio la jugabilidad del proyecto os parezca extremadamente difícil, con muchas opciones complicadas y unos menús que no aclaran nada. No os preocupéis, el juego es completo, pero también sencillo. Poco a poco podréis aprender todas las capacidades disponibles.

Nosotros, que no somos muy duchos en cuanto a juegos de gestión urbanística, hemos tenido muchos dolores de cabeza al principio. No os preocupéis, ya que Cities: Skylines es un juego adaptado a todo tipo de jugadores y ofrece un montón de posibilidades. No se puede ajustar la dificultad, pero sí es posible activar algunas características que os harán la vida más fácil. Lo importanto se consigue: el juego divierte mucho y solo aburre en algunos momentos, cuando tenemos que esperar a que se construyan determinados edificios. Conforme aumenten los deberes que tenéis como alcalde, tened por seguro que no querréis dejar el mando de control en la mesa.

Conclusión

Cities: Skylines

En cuanto recibimos Cities: Skylines esperamos poder echarle el guante a un proyecto interesante, entretenido, pero que sobre todo nos diera la sensación de volver a la jugabilidad clásica que se puso de moda hace más de una década. Sí, a esos juegos de estrategia urbanística gracias a los que podíamos divertirnos durante años. El objetivo se ha conseguido.

Este nuevo Cities es un videojuego muy entretenido, con decenas de ingredientes mezclados de una manera excelente, y que pone de manifiesto que la idea se ha trasladado a la actualidad sin perder ni un ápice de su originalidad, pero a la vez divirtiendo con el uso de las nuevas tecnologías.

Cities: Skylines es un buen videojuego, notable, con un apartado técnico que si bien no llega a ser extremadamente realista, cumple de sobra con los requisitos que le pediríamos a un juego de este tipo. Igual sucede con el sonido. Mencionar que la jugabilidad es su punto fuerte, aunque al respecto no podemos estar más contentos. Tendréis juego para rato. Eso sí, puestos a pedir nos hubiera gustado la inclusión de algún modo online y paquetes de contenido descargable ya disponibles. En todo caso, estas dos últimas características no son imprescindibles.

Si queréis un juego de gestión urbanística que os vaya a divertir durante semanas, echadle un vistazo a este Cities: Skylines. Se trata de uno de los mejores del género al que hemos tenido la oportunidad de echarle el guante.

Cities: Skylines

La edición analizada de Cities: Skylines ha sido desarrollada por Paradox Interactive y ya se encuentra disponible para Xbox One, a un precio de 34,90 euros. Existen más ediciones para otras plataformas.