Posiblemente, Pikachu sea una de las figuras más emblemáticas e importantes dentro de los videojuegos. No sólo dentro de su propia genealogía, adjudicada a la macrofranquicia Pokémon, sino como representante de su propia compañía, Nintendo, junto a otros personajes importantes como Mario o Link.

A diferencia de los mencionados, Pikachu no ha enriquecido a la industria con juegos propios carismáticos, ni ha innovado en el concepto de jugabilidad como protagonista de una aventura diferente y revolucionaria. Su aptitud dentro del gremio se puede concretar a su apariencia adorable y sencilla, algo que lo ha hecho destacar sobre otras criaturas contemporáneas de la misma marca. Su aparición como co-protagonista en la serie animada de Pokémon, junto al sempiterno Ash Ketchum, le proporcionó la gloria con la edición amarilla de Pokémon, donde podríamos llevar al ratón eléctrico como compañero, de un modo más cercano que al de los demás pokémon.

Aún así, a pesar de ser una insignia por mérito propio, no hemos tenido demasiado de Pikachu en otras sagas. Sus apariciones más destacadas, al margen de las relacionadas con su universo, las ha tenido en Super Smash Bros, y sus dos secuelas.

Pikachu Detective

Detective Pikachu es la primera gran aventura de Pikachu, lanzada para la portátil 3DS. Ha pasado sin demasiada notoriedad entre los medios o el público; con ello, es posible que nuestro ratón favorito sea capaz de sacar adelante una aventura tan sorprendente como inesperada.

Es posible que su público objetivo esté ciertamente desdibujado y que algunos elementos dentro del videojuego no terminen de seducir a todos los fans de Pikachu quienes, habituados a su despreocupada afabilidad y voz característica, no se encontrarán en este Detective Pikachu con todo lo que recuerdan.

Vamos a mirarlo más de cerca.

Empezando por lo básico…

Que quede por delante que Nintendo ha arriesgado, como tantas otras veces, al presentar un producto como es este Detective Pikachu, utilizando a la mascota más importante de la compañía como procedimiento vehicular para representar una historia (y unas mecánicas) muy alejadas de las que ya hemos contemplado en otros videojuegos de Pokémon.

En este nuevo universo que nos plantea Detective Pikachu, vemos que las relaciones entre humanos y criaturas no están establecidas de la misma manera que en el universo original del propio Pikachu. En aquel, veíamos que los pokémon trabajaban para las personas. Complementaban tareas domésticas, cumplían funciones de seguridad, ayudaban a enseñar artes marciales. Como nos comentaba el profesor Oak en los primeros videojuegos, la mayoría los utilizan para combatir; él, junto a otros, los estudiaban. Detective Pikachu toma otro sentido.

Pikachu Detective

Apostando por una realidad más vívida, yendo un paso más allá de lo que nos propone el mundo de Pokémon, en este nuevo universo no hay desigualdad entre humanos y pokémon, nadie los utiliza para combatir. No hay relaciones de dependencia, y los pokémon caminan por el mundo de una manera mucho más asentada que en su universo original.

Es en este ambiente cuando, por casualidad, tropiezan los dos protagonistas de nuestra aventura, Tim Goodman, hijo de un popular detective, y Pikachu, excompañero de este último. Sin aparente explicación, Tim es capaz de comprender a Pikachu, una habilidad que les permitirá entenderse y trabajar juntos para encontrar a Harry Goodman, desaparecido tres meses atrás.

Jugabilidad

El fan medio de Pokémon y de la saga principal, ¿se encontrará con enormes diferencias en este Pikachu Detective? Sí, es evidente.

Hay un abismo insalvable entre la jugabilidad de Detective Pikachu y la saga principal, un abismo mucho más grande que el de otros spin-off de la franquicia (como Mundo Misterioso o Ranger). Para los que buscan un reto, puede no ser el juego ideal.

Para comenzar, Pikachu Detective nos pondrá al pie de una aventura gráfica, en la que deberemos investigar diferentes escenarios para resolver puzles, ya sea hablando con otros compañeros pokémon (con la ayuda de Pikachu) y con otros humanos, o encontrando e inspeccionando objetos. Todo ello nos permitirá encontrar nuevas pistas y, posteriormente, avanzar en nuestra investigación.

Pikachu Detective

Los escenarios son pequeños, sin demasiados detalles y repletos de personajes. Una vez hemos obtenido los primeros datos (hablando con todos los personajes que veamos e interactuando con los objetos destacables), y tras hacer una segunda ronda de conversaciones, Pikachu nos planteará un pequeño minijuego en el que sacaremos conclusiones acerca de lo que hemos visto en el escenario. Si respondemos correctamente, daremos con la conclusión del enigma correspondiente y podremos continuar con la historia.

Si no ejecutamos bien estas preguntas, no podemos avanzar. Sin embargo, la dificultad general del título es radicalmente baja, e incluso en este pequeño test de final de misión que nos realiza Pikachu contaremos con una ayuda extra por si nos confundimos a la hora de resolver el puzle.

A pesar de que podemos perder cierto tiempo al explorar cada escenario, el título es lineal, sin objetivos o misiones secundarias, prácticamente un camino sinuoso a través de los puntos que dictamine el propio argumento. Como en otras aventuras similares, conoceremos lugares nuevos sólo cuando la historia disponga.

Pikachu Detective

En algunos momentos, y para amenizar la carga de cinemáticas, tendremos algunas secuencias QTE, no demasiado numerosas ni difíciles, pero que ayudan a romper ligeramente la monotonía. Eso sí: muchas de ellas ni siquiera son determinantes.

Apartado técnico

Aunque al principio nos parecerá que resolvemos puzles de manera inconexa, poco a poco iremos encauzando la trama hacia el mismo objetivo: encontrar a Harry Goodman.

No nos encontraremos con profundos giros de guion ni con una trama lo suficientemente atrayente como para desafiar al más acostumbrado al género. El objetivo de Detective Pikachu no es el habitual de aventuras gráficas, ni el fan de Pokémon, sino un público más joven que pueda empatizar con Pikachu como criatura y que disfrute resolviendo puzles adecuados para edades tempranas.

Completar Detective Pikachu nos puede llevar 10 horas, si nos damos prisa o, como mucho, 12 horas, si en algún momento nos atascamos. La proporción entre juego y cinemática se ha realizado con sorprendente acierto, por lo que no sentiremos que estamos viendo una película, ni mucho menos.

Pikachu Detective

Pero se estaría faltando a la verdad si no se dijera que las cinemáticas en Detective Pikachu superan al resto del juego, y con sorprendente acierto. Veremos personajes y criaturas bien estructurados en entornos ligeramente vacíos pero que cumplen con su función a la perfección. Obviamente, son los pokémon los que destacan, tanto en animación como en expresiones faciales. Entre todos ellos, es el Pikachu protagonista el que se roba el foco de atención.

Teniendo en cuenta las capacidades técnicas de la 3DS y sucedáneas, se ha hecho un buen trabajo en todo lo que respecta a Detective Pikachu. Echamos en falta algo más de perfección en las escenas jugables; sin embargo, satisfarán a la mayoría.

Pero paliando la dificultad escasa, y minimizando la simpleza argumental, Detective Pikachu se desmarca por la calidad del doblaje presentado. De nuevo, es Pikachu el que más nos conquistará a lo largo de toda la aventura, con su tono de voz soez y grave, muy diferente del que solemos tener adjudicado a la criatura amarilla.

Pikachu Detective

Conclusión

Detective Pikachu es una aventura sencilla, sin pretensiones, no dirigida al público experto sino enfocada a un público más infantil para el que esta entrega sea un aprendizaje. Los pokémon, incluido el Pikachu protagonista, están bien representados dentro del nuevo universo, y los diálogos son fáciles de seguir para el infante medio. La historia es simple, poco compuesta, sin demasiados giros de guion ni profundidad en exceso.

Los jugadores más exigentes o aquellos que vengan de entregas anteriores de la franquicia (incluso aquellos que disfrutan con los spin-offs de la saga) posiblemente no encuentren todo el entretenimiento que buscasen en esta entrega. Apenas hay un proceso de aprendizaje, ni una dificultad lo suficientemente exigente como para requerir que profundicemos en la jugabilidad. El propio juego, incluso en esos escasos momentos en los que podríamos perdernos, nos dará indicaciones y guías para resolver los puzles.

Pikachu Detective

Ver a Pikachu en acción siempre resulta entretenido, y la personalidad del Detective resulta intrigante y curiosa. Sin embargo, Detective Pikachu es más divertido y disfrutable si nos olvidamos ligeramente de la perspectiva jugable (o, al menos, de lo que ella implica) y procedemos rápidamente a la resolución de puzles para disfrutar lo mejor que se pueda de la escueta historia que nos quieren contar.