Resident Evil necesitaba reinventarse. La sexta entrega incluyó una cantidad de contenido bestial y sembró muchas dudas sobre el futuro de la longeva saga de Capcom. Y en ese camino puede que apareciese la realidad virtual como faro al que acercarse cuando se diseñaba Resident Evil 7.

Debía impactar, debía rejuvenecerse y debía volver a un estándar de calidad elevado. Todo eso se logró con la séptima entrega del Residente Maligno. Cierto es que la trama quedaba lo suficientemente cerrada –con reservas- para no necesitar de más contenido hasta la llegada de un nuevo título, pero Capcom creyó conveniente expandir lo creado con más material.

End of Zoe vuelve a sumergirnos en el mundo de locura del terror sureño de Resident Evil 7 con un nuevo protagonista, nuevas mecánicas jugables y un desarrollo vivo, pero escaso en longitud.

El terror en un lugar conocido que no debíamos volver a visitar…

End of Zoe nos propone salvar a Zoe de una muerte segura, por suerte, Joe Baker, hermano mayor de Jack, hará todo lo posible para salvar a su sobrina. Joe es un personaje rudo, temperamental y con un perfil perfectamente definido. Tan marcado que prescindirá del uso de armas de fuego para enfrentarse a las criaturas.

Esto supone la inauguración de nuevas mecánicas jugables que eliminan la utilización de elementos clásicos en la saga para pasar directamente a golpear con nuestros puños. Podremos atizar con cada mano de forma separada y para lograr conectar bien los golpes será necesario ejecutar los movimientos con cierto ritmo. Tumbar a un enemigo es asequible, pero deshacernos de varios contrarios cuando aparezcan de forma simultánea requerirá de medir mejor las distancias y atacar esperando nuestro momento. Este sistema de ataque directo se mezcla con segmentos donde será mejor leer el escenario para derrotar a nuestros enemigos de forma sigilosa. Como es lógico también se acepta una combinación de ambas variables en función de la situación.

El sistema de juego se construye sobre lo visto en la aventura de Ethan en la villa de los Baker con cierta exploración del escenario para encontrar artículos, combinación de objetos y eso sí, en este caso olvidad el backtracking, porque End of Zoe tiene un recorrido lineal por diversos escenarios. Entornos de bella factura. La zona del pantano o el cementerio me parecen muy bien ambientados.

El desarrollo es lo suficientemente vivo para pasar de una a otra zona sin pausas que equilibren los momentos de acción, porque eminentemente es lo que vais a en encontrar en End of Zoe: secciones de acción cruda intercaladas con fragmentos donde se admite el sigilo. Esta persecución os llevará a enfrentaros a un enemigo principal bien llevado y que no desvelaré. De hecho, el combate final me parece que está solventado con elegancia.

Un ritmo tan alto con un contenido medido nos lleva a que tardaréis en terminar End of Zoe en unas dos horas y media aproximadamente. Al finalizar el juego se desbloquean golosinas y un nivel de dificultad que puede justificar una segunda vuelta sin problema, porque el esquema de juego es divertido en esencia.

Argumentalmente, solo diré que se conectan ciertos elementos y que os encontraréis con Chris Redfield. No abre una puerta a una nueva entrega, ni siquiera una ventana, aunque es posible imaginar los personajes con los que se puede jugar en un futurible Resident Evil 8 o en un nuevo Revelations.

Un DLC corto y que me habría encantado disfrutar con una horilla extra de material, sin embargo, admito que me ha entretenido, aunque no sea trascendente en ninguna de sus formas.

Muestras jugables

Durante mi viaje por el pantano enfrentándome a seres que preferiría no encontrarme nunca en la realidad, he grabado un par de partidas que ilustran bien lo que os podéis encontrar en End of Zoe.

Primeros minutos. Inicio de este DLC con una muestra del sistema del combate y una pasada al pantano.

Zona del cementerio. Todo el segmento que conecta el final del pantano con el cementerio me parece que está diseñado con tino. Una parte divertida donde soltar guantazos sin control con una ambientación perfecta.

Conclusión

End of Zoe expande Resident Evil 7 a través de un nuevo personaje que me gustaría volver a encarnar en un futuro. Creo que puede exprimirse más de lo que parece a simple vista con un buen guion. En cuanto al contenido tenemos que la fórmula ha derivado al combate directo y a un desarrollo totalmente lineal. No es algo que sea punible per se, pero el contenido está medido con regla y os durará unas dos horas y media.

Se desbloquean juguetes que pueden justificar una vuelta extra, pero no habría estado mal añadir una horilla más de End of Zoe o vender el contenido a 10€, precio que habría sido más ajustado. La propuesta desde luego es divertida.

End of Zoe ya a la venta en PC, Xbox One y PS4 a 14,99€. Disponible en las tiendas digitales o incluido de serie en la edición Gold de Resident Evil 7.