El catálogo de PS Vita necesitaba de un juego que revitalizara la plataforma y que demostrara de lo que es capaz la máquina (sin desmerecer los títulos aparecidos en su estreno, la mayoría eran juegos que ya habíamos disfrutado de una u otra forma en PS3).

Gravity Rush es, desde su salida, el juego de referencia para todo lo que venga a partir de ahora. Es un imprescindible que aúna frescura, buenas ideas y un apartado técnico diferente que conforman un título atípico pero que consigue colocarse como una de las mejores experiencias jugables de todo el catálogo de Vita.

Sin más pasamos a analizar la obra de Japan Studio que demuestra una vez más que no todo lo que se hace en Japón últimamente está abocado al fracaso.

Apartado técnico

El diseño artístico de GR es cuanto menos diferente a todo lo que hemos visto anteriormente. Tiene un acabado con trazados algo abstractos y una mezcla entre lo más simple y a la vez lo más sofisticado que le da ese aire diferenciador que, dicho sea de paso, le viene como anillo al dedo.

El motor se comporta de manera perfecta en casi todos los compases de la aventura, si bien es cierto que en ocasiones encontraremos alguna que otra ralentización y que el popping hace acto de presencia de vez en cuando.

Pero en general el acabado está en un nivel bastante elevado con un mapeado generoso y con una buena diversidad entre los distintos entornos por los que jugaremos con la gravedad.

Al poder jugar a nuestro antojo con la gravedad y “surcar” los escenarios en todas las dimensiones posibles podemos observar el gran trabajo gráfico del estudio encargado de GR. Todo está recreado con el más mínimo detalle, hasta el más recóndito rincón.

En resumen un apartado técnico sublime con poco que objetar.

Jugabilidad

Además de un apartado técnico “rompedor” tenemos una jugabilidad también bastante atípica.

Nos ponemos en la piel de Kat una chica que ha perdido la memoria y que se encuentra con un gato negro, Dusty, que le permite modificar la gravedad a su antojo.

Un poco aturdida e intentando hacerse con unos poderes que se van haciendo cada vez más fuertes Kat tiene que hacer frente a la aparición de unos seres, los Nevi, que atacan todo a su paso y a una población que no ve con muy buenos ojos a las transmutadoras ( definición de persona que tiene el poder de modificar la gravedad y hacer uso de ella).

Porque ella no es la única con ese poder pues hay otra chica, Raven, con un cuervo como acompañante, que le intentará poner las cosas difíciles…

La historia podría pasar por algo simple pero se torna interesante conforme avanza y llega a engancharnos para poder desentrañar los enigmas de la misma.

El funcionamiento del juego es sencillo. Kat puede modificar la gravedad y llegar así a lugares que de otra forma serían inaccesibles. Tenemos un medidor que nos indica hasta cuando esta modificación será efectiva. Cuando llega a su fin caeremos sin remedio al vacío. Pero no hay que preocuparse, no moriremos por mucho que la caída sea espectacular. Pronto el medidor vuelve a llenarse y podemos seguir “volando”.

Sólo los ataques de los enemigos pueden hacernos morder el polvo por lo que no hay que tener miedo a experimentar todo lo posible. Además es una auténtica gozada.

Tenemos que hacernos con gemas para poder mejorar nuestros poderes. Éstas están repartidas por todo Hekseville, en todos los recovecos posibles. Con ellas también arreglaremos zonas del pueblo que están averiadas.

En nuestra aventura podremos hablar con algunas personas que puede que nos pidan ayuda o nos cuenten alguna cosa valiosa. También tendremos desafíos que iremos desbloqueando y en los que demostrar nuestro control de la gravedad en el menor tiempo posible.

Los controles táctiles están muy bien integrados siendo usados para esquivar, deslizarse, derrapar, uso del mapa…El uso del sensor de movimiento para atacar a los Nevi con el uso de la gravedad o para elegir el sitio al que nos dirigiremos también funciona de maravilla.

Al ataque mediante gravedad y sensor de movimiento podemos añadir el clásico de toda la vida con los botones, aunque se torna menos efectivo, pues los enemigos tienen un punto débil luminoso que es más fácil de atacar desde el aire.

Las distintas misiones que nos irán apareciendo durante la historia son lo suficientemente diferentes entre sí por lo que la única rutina que encontraremos en el mismo serán los enemigos a batir.

De vez en cuando también tendremos luchas contra grandes jefes “finales” bastante espectaculares ( aunque siguiendo la tónica general de abstracción del juego).

Los distintos capítulos que conforman Gravity Rush nos son presentados como si de un cómic se tratara y aunque la mayoría de los vídeos son estáticos ( debemos pasar las páginas como si de un libro se tratara para que la historia continúe), el acabado final es tremendamente atractivo.

Sonido

Gravity Rush no puede ser catalogado como un juego “normal” en ningún apartado. El sonido no iba a ser diferente.

Se ha optado por usar un lenguaje inventado por lo que las voces que oiremos serán en un idioma ficticio. Acostumbrados como estamos por Sony a oír a los personajes en nuestro idioma puede que nos defraude, pero creo que debido al aura “genuina” del juego en sí acaba encajando de maravilla y pronto nos olvidaremos de esta cuestión.

Las melodías son otro punto fuerte del título siendo toda una gozada jugar al mismo con unos buenos auriculares que nos sumerjan en la aventura.

Conclusión Final

Gravity Rush es un producto atípico que por eso mismo consigue destacar entre una amalgama de juegos muchas veces clónicos y sin alma.

Su apartado técnico innovador, su jugabilidad diferente y un apartado sonoro de excepción hacen del título un imprescindible para todo amante de las aventuras.

Además es un juego largo con mucho que ofrecer y que nos vuelve a demostrar, una vez más, que lo importante son la ideas y no la nacionalidad del equipo de desarrollo en cuestión.

Puede que tanto cambio de gravedad nos maree o desoriente en alguna ocasión, pero es algo que pasa pronto.

Un producto totalmente recomendable que no debes dejar pasar bajo ningún concepto.

Puntuación: 9

Gravity Rush está disponible en exclusiva para PS Vita al precio de 34’99€ en PSN y a 39’99€ en tu tienda habitual.