Si echáis un vistazo a la industria, veréis cómo los juegos de Zelda abundan, para diferentes plataformas. Siempre nos centramos en la saga principal, pero hay que tener en cuenta que también existen spin offs basados en el mismo universo, pero que ponen en marcha estilos de juego diferentes. No son complicados de encontrar. En esta ocasión vamos a centrarnos en un lanzamiento reciente para Nintendo Switch, Hyrule Warriors: Definitive Edition. Un título que hace viajar a los protagonistas de The Legend of Zelda hasta el género Musou.

Musou son aquellos juegos en los que, utilizando a uno o varios personajes, tendremos que luchar contra decenas de enemigos. Se caracterizan sobre todo por tener lugar en grandes escenarios (en ocasiones con distancias de varios kilómetros) en los que se pueden llegar incluso a cientos de enemigos de manera simultánea. Aunque nuestra inferioridad numérica será más que notable, lo cierto es que dispondremos de recursos para hacer frente a todos los retos. Y esto, por supuesto, sucede en Hyrule Warriors: Definitive Edition.

En Hyrule Warriors: Definitive Edition se dan cita gran parte de los personajes que podemos ver en la franquicia de The Legend of Zelda, aunque teniendo en cuenta las particularidades del género en el que sucede. Por supuesto, los escenarios estarán situados en Hyrule. Y, de hecho, el modo principal comienza con una misteriosa invasión al mismo, a la que tendremos que reaccionar utilizando al propio Link. No hay duda de que la cosa se irá complicando posteriormente.

Hyrule Warriors: Definitive Edition es un juego que utiliza a los personajes de la serie Zelda, a la vez que se adentra (no por primera vez) en el género Musou. La entrega ha sido afrontada con acierto, haciendo uso de las características contenidas en Nintendo Switch. En todo caso, vamos a echarle un vistazo a los diferentes apartados que tiene.

Apartado técnico

Hyrule Warriors: Definitive Edition

Teniendo en cuenta que Hyrule Warriors: Definitive Edition es un videojuego perteneciente al género de los Musou, está claro que técnicamente se enfrenta a un reto: el de mostrar a decenas de personajes en la pantalla. Conseguir esto se hace un poco más patente al comprobar las características técnicas de Nintendo Switch. Sin embargo, el mismo juego ya salió a la venta para Nintendo 3DS, lo que demuestra el gran grado de optimización que ha tenido lugar.

En Hyrule Warriors: Definitive Edition estaremos constantemente viendo enemigos en la pantalla, efectos gráficos y grandes escenarios que, eso sí, están en gran parte vacíos. Aunque tampoco es que nos vayamos a fijar en lo más lejano. En este sentido hay varias cosas por destacar. En primer lugar, la calidad de los modelos de los personajes principales es bastante grande. Parecen dibujos animados, pero a nosotros nos ha gustado su aspecto final. Esto no se repite en los enemigos, los cuales son algo repetitivos. Nos hubiera gustado tener más variedad. Los movimientos también se efectúan de manera fluida.

Los efectos, en general, son buenos, aunque no destacan en extremo. Están presentes, aunque no nos fijaremos con detenimiento. La calidad es precisa y salen cuando deben salir. En este aspecto también hay que mencionar la resolución, que alcanza los 1080p en modo dock y los 720p en modo portátil. En todo caso, se ve estupendamente en cualquiera de los modos. Los frames por segundo han sido desbloqueados. Los desarrolladores querían alcanzar los 60 fps, aunque este número baila en demasiadas ocasiones, incluso provocando ralentizaciones que disminuyen el rendimiento, sobre todo cuando existe demasiada carga gráfica en la pantalla.

En definitiva, el apartado técnico de Hyrule Warriors: Definitive Edition es notable y está bien realizado, siendo una evolución del juego que ya pudimos ver en Nintendo Wii U. Eso sí, se conservan algunos problemas como la bajada en el framerate o algunos modelos con una calidad inferior. Por lo demás, el proyecto es bastante vistoso, consiguiendo una calidad gráfica más que suficiente para el género.

Sonido

Hyrule Warriors: Definitive Edition

En el apartado sonoro, Hyrule Warriors: Definitive Edition es un título muy simple, pero a la vez muy completo. Por una parte, Aunque las melodías se han centrado en ofrecer la menor cantidad de ellas, lo cierto es que las encontraremos en todo momento y, lo que es más importante, ajustando los sonidos a cada situación. Es decir, cuando estemos tranquilos estaremos escuchando una música adaptada al relax. Lo contrario sucederá en los momentos de acción. Sí es cierto que esto puede llegar a provocar momentos muy repetitivos y en los que tendremos ganas de desactivar el sonido, aunque según vayamos avanzando en el videojuego veremos cómo este apartado se tonifica un poco.

La cantidad de pistas musicales es variada y, como hemos dicho, adaptada a cada situación. A la vez se han remodelado en mayor o menor medida las canciones de la franquicia The Legend of Zelda, haciendo que queden bien en un título del género Musou. Reconoceremos las canciones, pero a la vez podremos comprobar que no son exactamente iguales. A los efectos sonoros les sucede algo parecido, aunque en esta ocasión su calidad general disminuye levemente, haciendo que en ocasiones nos sintamos como si ese sonido no debiera haber sido puesto en esa determinada situación.

Un punto negativo (que no debería ser así, teniendo en cuenta que estamos ante un mousou) es relativo a las voces. Y es que las mismas son inexistentes. Hyrule Warriors: Definitive Edition se limita a ofrecernos textos de las conversaciones que se están llevando a cabo. Tanto en las escenas cinemáticas como en las situaciones ingame. No hubiera estado de más colocar voces en estos momentos. Actualmente solo escucharemos algunos gestos de los personajes.

El sonido de Hyrule Warriors: Definitive Edition ha sido bien construido y, de hecho, adapta el universo Zelda al género Musou, que es realmente la manera de funcionar del proyecto. Por lo tanto, nuestra calificación es de muy buena en este sentido. Los fans de la franquicia y del propio género estarán contentos.

Jugabilidad

Hyrule Warriors: Definitive Edition

Con la jugabilidad de Hyrule Warriors: Definitive Edition nos sucede algo parecido al sonido: al principio nos ha parecido bastante simple, pero posteriormente nos hemos quedado sorprendidos debido a las características incluidas.

El proyecto tiene varios modos de juego disponibles: Leyenda, Libre, Aventura, Desafío, Hadas y Galería, aunque nosotros nos centraremos en el modo Leyenda, el que más jugaremos. Los demás están dedicados a ofrece un modo con más libertad, desafíos adicionales, o un mini juego muy parecido a los típicos Zelda que ya pudimos jugar hace unos años.

En el modo Leyenda será donde viviremos la auténtica historia de Hyrule Warriors: Definitive Edition. En esta opción el mundo de Hyrule estará en peligro de nuevo, por lo que tendremos que tomar el control de Link (Y otros personajes, también jugables) y luchar contra las amenazas que nos saldrán al paso. Los escenarios en los que trascurrirán los combates son bastante grandes, lo que significa que tendremos ir desplazándonos entre las zonas de los mismos cumpliendo los objetivos propuestos. Estos pueden ser matar a un determinado enemigo, defender zonas, o simplemente llegar a algún sitio. No hay que olvidar que la cantidad de enemigos será bastante grande, por lo que continuamente estaremos luchando contra cientos de amenazas.

Los controles de Hyrule Warriors: Definitive Edition han sido bien puestos, aunque al principio nos resultarán bastante complicados de memorizar, teniendo en cuenta que no son los estándar que ya tenemos en otros juegos. Además, se utilizan casi todos los botones de los mandos de control, lo que dificulta aún más que le demos al correcto en el momento exacto. En todo caso es cuestión de acostumbrarse. No olvidéis que el juego incluye un modo multijugador cooperativo que permite utilizar los dos mandos de Nintendo Switch.

La tónica que se sigue con las misiones es la misma en todo el modo Leyenda: Pasamos a un escenario, lo completamos, vemos una cinemática y vamos al siguiente escenario. Eso sí, por el camino podéis conseguir puntuaciones y coleccionables que luego os darán acceso a nuevas características o a objetos de la propia Galería.

Hablemos de algunas cifras. Si queremos completar únicamente el modo Leyenda, Hyrule Warriors: Definitive Edition tiene aproximadamente 20 horas de juego por delante. Sin embargo, si también queremos conseguir el modo Aventura este número llega hasta las 40 horas. Incluso más, si queremos desbloquear todas las opciones. Recordad que la rejugabilidad del título es bastante grande debido a la gran cantidad de objetos a recoger y personajes a desbloquear. La amplitud del proyecto ha sido muy bien trabajada.

Hyrule Warriors: Definitive Edition no es un simple port de las ediciones originales para Wii U y 3DS, sino que combina sus características originales con algunas adaptaciones para Nintendo Switch. La combinación del universo Zelda con Dynasty Warriors ha sido bien conseguida, por lo que en ese sentido tiene una buena calificación. Puede que al principio los controles del juego nos resulten complicados, aunque este problema se solucionará después de algunas horas de juego. Tened en cuenta que la jugabilidad del proyecto es bastante buena, siendo un producto fácil de controlar y que ofrece bastantes posibilidades.

Conclusión

Hyrule Warriors: Definitive Edition

Hyrule Warriors: Definitive Edition es un videojuego con orígenes en Nintendo 3DS y Nintendo Wii U que, no obstante, la propia Nintendo ha hecho llegar a Switch con el objetivo de tenerlo en su catálogo con novedades en diversos ámbitos. En esencia el proyecto es igual, pero hay cambios gráficos y jugables que lo mejoran. Eso sí, si ya jugastteis las ediciones originales es posible que no notéis muchas novedades. De todas formas, no deja de ser divertido.

Si queréis un Musou que combine el universo de Zelda con el de Dynasty Warriors, entonces echadle un vistazo a este Hyrule Warriors: Definitive Edition. Su duración, sobre todo, hará que os divirtáis durante mucho tiempo. Recordad que la calidad gráfica es total, con bastante fluidez en modos dock y portátil. Un buen juego que, aunque nos llega como port, no deja de ser bastante interesante.

Hyrule Warriors: Definitive Edition ya está a la venta para Nintendo Switch.