killingfloor2

La apuesta Tripwire Interactive por Killing Floor es uno de esos ejemplos que demuestran que algunos mods, si son buenos son capaces de evolucionar y convertirse en juegos con entidad por derecho propio. Tras una primera entrega a la que el estudio ha dedicado un cariño absoluto dotándolo de contenidos cada pocos meses, aunque con algún borrón en el historial, Tripwire se lanzó al desarrollo de Killing Floor 2 con ese mismo entusiasmo e interés por su nueva obra.

Mucho se ha hablado de los “early access”, y no precisamente bien, pero Tripwire ha demostrado que si se hacen los deberes es una herramienta muy útil. A lo largo de este periodo, Killing Floor 2 ha ido introduciendo contenidos y novedades de forma escalonada que han permitido lanzar al mercado un producto que podría ser considerado como ejemplar, al menos en lo que a cuestiones formales se refiere. Pero no nos adelantemos, ya que estas y otras cuestiones las detallamos a continuación en este análisis de Killing Floor 2.

killingfloor2

Apartado técnico

Killing Floor 2 hace gala de un aspecto visual bastante detallado y realista. Una de las particulares luchas de Tripwire con este título era conseguir que los efectos de sangre y las físicas de los impactos fuesen lo más realistas posibles. En este sentido hay que señalar que ciertamente Killing Floor 2 es sorprendente en este sentido y que el trabajo de Tripwire ha sido minucioso por intentar conseguir que cada golpe, cada impacto de bala y similares se reprodujesen de forma realista en los enemigos.

Tripwire ha intentado reflejar cada golpe de forma realista en los enemigos

A decir verdad Killing Floor 2 resulta casi morboso en este sentido, ya que no se corta un pelo en lo que a violencia se refiere. Pero también es verdad que queda lejos del propósito inicial de Tripwire en el que cada corte o arma fuese único ante las limitaciones obvias de la tecnología, pero sobre todo por el arduo trabajo que eso hubiese significado. En cualquier caso, pocos títulos más realistas y crudos encontraremos en el mercado que Killing Floor 2.

killingfloor2-1

A pesar de todo este despliegue visual de sangre y miembros cercenados, el rendimiento de Killing Floor 2 permanece inalterable en todo momento. La tasa de imágenes por segundo no se resiente y en general es una delicia técnica que pone de manifiesto que cuando se trabaja con el PC por delante no suelen ocurrir desastres como los presentados por otros títulos del mercado.

Visualmente es un título bastante atractivo pese a las criaturas de pesadilla a las que nos enfrentamos, las cuales resultan casi orgánicas. En cuanto a los escenarios, multitud de elementos de los mismos son susceptibles de ser destruidos, lo que a pesar de no tener una repercusión real en el juego, sí contribuye a generar un mayor realismo e inmersión.

killingfloor2-2

Jugabilidad

Al igual que ocurría en la anterior entrega, Killing Floor 2 nos pone al frente de un superviviente que debe enfrentarse y sobrevivir a las oleadas de monstruos creados por un científico loco conocido como “El Patriarca”. A través de la colaboración con nuestro equipo debemos sobrevivir a una serie de oleadas de dificultad creciente, comprar armas con el dinero que vamos obteniendo, y poder así enfrentarnos final contra uno de los dos posibles jefes. La colaboración es la clave del éxito para triunfar en este título y es algo que Tripwire ha conseguido reflejar a la perfección.

Colaborar es la clave del éxito para triunfar en este título

Cada jugador debe elegir un rol antes de comenzar la partida y que determina las armas y su función dentro de la misma. Dada la naturaleza cooperativa de Killing Floor 2 la composición de los equipos debe estar equilibrada para lograr triunfar, algo imprescindible en los niveles más elevados de dificultad. En esta entrega repiten varias especializaciones clásicas como el médico o el berserker, pero aparecen otras nuevas como el superviviente o el swat que añaden algo más de variedad a las estrategias clásicas.

A medida que progresamos en las partidas las especializaciones que jugamos van obteniendo niveles que nos proporcionan ventajas adicionales. Esto es muy importante de cara a conseguir el éxito cuando la dificultad aumenta y al mismo tiempo supone una barrera de aprendizaje ya que obliga a los jugadores a tener que dominar las bases de un arquetipo en concreto antes de lanzarse a una dificultad mayor.

killingfloor2-3

El diseño de los escenarios y el comportamiento de los enemigos son dos elementos que también deben tenerse en cuenta a la hora de sobrevivir a Killing Floor 2. Los antagonistas están diseñados para que los jugadores deban actuar con estrategias determinadas. Aunque suene reiterativo, la dificultad tiene un gran impacto en el juego ya que el comportamiento de los enemigos cambia. Por ejemplo, los enemigos básicos o “clots” en dificultades bajas son lentos y no suelen ser un problema, pero mayor dificultad son capaces de correr a gran velocidad, lo que no da al jugador ningún momento de descanso.

Una de las principales novedades es el multijugador competitivo

La estructura de los mapas está pensada de igual forma. Puede parecer que su diseño es casual o caprichoso, pero cada uno de los escenarios está pensado para potenciar unas estrategias u otras. Además, dado que en cada ronda el mercader que vende armas cambia de lugar, se hace imposible atrincherase en un lugar seguro, aunque es una mecánica que no cuesta demasiado “reventar”. La variedad de mapas disponibles en Killing Floor 2 es suficiente para que no resulten repetitivos, aunque es cierto que por la mecánica del juego podrían llegar a serlo. Aunque dada la trayectoria de Tripwire tampoco sería nada raro que de forma periódica se incorporen escenarios adicionales en los próximos meses.

Una de las principales novedades de Killing Floor 2 es la llegada del multijugador competitivo. Es una facultad polémica que no ha gustado a todos los jugadores del título original por considerar que desvirtuaba la esencia del juego, pero que en cualquier caso ha llegado para quedarse. El formato es parecido al utilizado en Left 4 Dead. Participan dos equipos, uno de humanos y otro de monstruos, siendo el objetivo triunfar los unos sobre los otros. Un enfrentamiento que puede culminar contra un jefe final en caso de que los supervivientes progresen lo suficiente. Sin resultar especialmente emocionante, lo cierto es que como añadido no está mal, aunque no es la modalidad de juego más popular de Killing Floor 2.

killingfloor2-4

Killing Floor 2 es algo más accesible que su primera entrega

En lo que se refiere a la dificultad, sí es cierto que Killing Floor 2 es un título más amable que su primera entrega. Esto no significa que sea fácil triunfar y hacerse con la victoria, pero los jugadores veteranos no tendrán demasiados problemas para despachar ellos solos las partidas en los niveles más bajos. En cualquier caso, las dificultades más elevadas siguen siendo un reto, sobre todo por los cambios en el comportamiento de algunos enemigos.

Por último hay que mencionar que existe un sistema de micropagos dentro de Killing Floor 2. Este es otro de los grandes elementos de polémica que han rodeado este título a pesar de ser contenidos exclusivamente estéticos. De forma similar a lo que ocurre en otros videojuegos, a medida que jugamos obtenemos algunos objetos, entre los que se encuentran “cofres” que únicamente pueden ser abiertos con dinero real. Dada su naturaleza opcional y nulo impacto en el juego, puede ser ignorado completamente.

Apartado sonoro

La banda sonora es una de las calves y puntos fuertes de Killing Floor 2. La música rock y heavy vuelve a protagonizar la parte musical para deleite de los seguidores de la franquicia. Cada ronda suena un tema distinto, lo que añade cierta variedad aunque cabe decir que a la larga se puede volver un tanto repetitiva. De todas formas, encaja a la perfección con el estilo gamberro de la saga y en esta ocasión Tripwire ha tenido el detalle de poner el nombre y grupo de cada tema. En cuanto a los efectos sonoros, están muy bien logrados, lo que contribuye a crear una mayor inmersión. Respecto a las voces, el juego está doblado al español aunque no afecta en absoluto para el desarrollo de este título.

killingfloor2-5

Conclusión

Killing Floor 2 no es para todo el mundo, las partidas se pueden ir a una hora y puede resultar repetitivo

Killing Floor 2 es un título que ofrece lo que sus seguidores quieren. El formato de juego se ha mantenido inalterado respecto a la primera entrega aunque potenciado por las nuevas habilidades de los enemigos y las clases adicionales introducidas. Cooperar es necesario para hacerse con la victoria y eso es algo que Killing Floor 2 enseña a los jugadores por las buenas y por las malas. En este sentido se puede reprochar poco a Tripwire, que además ha potenciado este título con un moco multijugador competitivo.

Lo que sí hay que dejar claro es que no es un juego para todo el mundo. Estamos ante un título que es lento, que las partidas se pueden llegar a alargar casi una hora y que unos errores pueden dar al traste con todo el avance y tener que volver a comenzar de 0. Esto puede no gustar a muchos jugadores, pero realmente Killing Floor 2 no está pensado para ellos a pesar de haber sido dulcificado, pero en ningún caso podemos hablar de un mal juego. Casi todos sus apartados son buenos y eso es algo de lo que no todos pueden presumir. Si te gustó el primero, no hay duda de que Killing Floor 2 no te defraudará.

Killing Floor 2 está disponible desde el 18 de noviembre de 2016 para PC (41,36 euros) y PS4 (34,95 euros).

Equipo de Pruebas