kona

Kona es uno de esos juegos singulares que es difícil de encasillar dentro de un solo género. Estamos ante un título con una interesante propuesta que se encuentra a medio camino entre el “walking simulator” y el juego de supervivencia típico. En cierto modo, Kona comparte muchos elementos con Miasmata, aunque como experiencia de juego está mucho más depurado el juego que aquí nos ocupa.

A pesar de recurrir al tópico del detective que debe resolver un caso, Kona nos mete de lleno en una historia de misterios ambientada en el Canadá de los años 70. Un marco histórico singular y bien recreado que hace que desde el primer momento el jugador quede atrapado por esta historia. Sus creadores, Parabole, han sabido crear un marco ideal para ambientar su juego y de paso crear una experiencia bastante interesante. A continuación analizamos Kona en detalle.

kona

Apartado técnico

Kona recrea la Canadá de los 70 de forma creíble

Visualmente, nos encontramos ante un título bastante agradable aunque en ningún caso es puntero. De hecho, en algunos aspectos Kona resulta pobre, sobre todo si nos fijamos en algunas texturas del entorno y en algunos modelos como los lobos. Sin embargo, su punto más fuerte es la recreación del entorno canadiense y el estilo vintage de los 70 sí están perfectamente reproducidos en Kona.

En este sentido, sus creadores han cuidado hasta el más mínimo detalle para conseguir crear una atmósfera creíble. De forma paralela, los fenómenos meteorológicos están bien conseguidos y contribuyen a crear un entorno adecuado para la experiencia jugable. Unos efectos visuales que no deterioran el rendimiento de Kona, que en líneas generales podemos definir como bastante bueno.

kona2

Jugabilidad

Kona nos pone en la piel del detective Faubert, al cual debemos guiar por las heladas carreteras y caminos de Canadá para resolver un caso aparentemente sencillo. Tanto a pie como en coche podremos desplazarnos por un mapa bastante amplio en el que visitar distintos lugares en busca de pistas e indicios sobre nuestra investigación.

Kona mezcla, aventura, exploración y supervivencia de forma singular

Aunque no es un planteamiento revolucionario, Kona mezcla varios elementos que hacen que estemos ante un título entretenido y bastante singular. Como mencionábamos al principio, podríamos definir a este título como el típico juego de aventuras, casi como un “walking simulator”. Y en efecto, así es ya que un gran porcentaje del juego lo realizamos deambulando de un lugar a otro en busca de pistas que nos permitan avanzar en la historia.

Sin embargo, Kona introduce un sistema propio de los juegos de superviviencia, por lo que nuestra aventura no será tan sencilla como ir de un lado para otro buscando pistas. En nuestras peripecias por este área canadiense de los 70 tendremos que preocuparnos de las bajas temperaturas, nuestro estado de salud e incluso de los niveles de estrés de nuestro avatar.

kona3

Para ello tenemos a nuestra disposición de multitud de objetos que debemos recoger para sobrevivir. Cerillas, leña, antibióticos… son solo algunos de estos elementos que tendremos que gestionar para salir airosos de nuestra aventura. Precisamente mantener el calor será una de esas constantes, y a medida que exploremos el escenario deberemos buscar lugares donde guarecernos y mantener nuestra temperatura para no morir en el intento.

Ofrece gran libertad y posibilidades a la hora de luchar por sobrevivir

En la introducción mencionábamos a Miasmata como un juego con bastantes similitudes con Kona, pero también es fácil encontrar referencias The Long Dark, con el que comparte ambientación. Al igual que en este último, la fauna puede llegar a ser una amenaza para nuestra integridad y tendremos que lidiar con ella. Cómo hacerlo depende enteramente de nosotros, y es que Kona, ofrece mucha libertad de acción y de posibilidades a la hora de luchar por la supervivencia.

En general podemos señalar que todos estos elementos funcionan muy bien y crean una experiencia de juego bastante única. Resolver el misterio de Kona no nos llevará mucho tiempo, descubrir todos sus secretos sí puede llevarnos un puñado de horas más. Obviando la cuestión puramente numérica, lo cierto es que Kona consigue crear un mundo creíble que atrapa al jugador desde el primer momento.

kona4

Apartado sonoro

Sin ser una maravilla o especialmente memorable, lo cierto es que la banda sonora de Kona está bien elegida y contribuye a crear una experiencia de juego más completa. Las melodías tienen ese toque folk de los años 70 que casa muy bien con la temática del juego. Las pistas musicales están correctamente integradas en el juego, acompañando a la perfección a los momentos de tensión del juego. Lo mismo ocurre con los efectos sonoros.

En cuanto a las voces, el narrador de esta historia está en inglés, aunque el juego cuenta con subtítulos en español y el resto de elementos del juego también están traducidos.

Conclusión

Kona es uno de esos juegos que suelen pasar desapercibidos pero que una vez descubiertos demuestran que tienen una gran calidad y mucho que decir. Quizá su duración pueda resultar un tanto escueta, pero las sensaciones que es capaz de evocar en ese tiempo, unas 6 horas, están muy bien conseguidas. La mezcla de aventuras, superviviencia y cierto toque de terror encaja a la perfección con las mecánicas jugables.

No es un título revolucionario, pero todo aquello que propone está bien ejecutado y es coherente. Quizá un entorno gráfico más potente incrementase la sensación de inmersión, pero es un aspecto que rápidamente se olvida una vez estamos dentro del juego. Sin duda, uno de los “tapados” del 2017.

Kona está disponible desde el 17 de marzo de 2017 para PC (19,99 euros).

Equipo de Pruebas