El mundo del videojuego parece que siempre se debate entre dos corrientes: innovar u ofrecer un producto similar a lo que se sabe que funciona. Normalmente, las grandes empresas suelen optar por ir sobre seguro, y salvo excepciones, matan la creatividad. El juego que protagoniza este análisis, Krater, pertenece al grupo de aquellos que intentan mostrar algo nuevo. Fatshark, nos presenta este RPG de corte isométrico ambientado en una Suecia futura y devastada en la que sus habitantes han tenido que adaptarse a su nuevo entorno para sobrevivir.

Aunque en principio su planteamiento pueda parecer muy típico, que lo es, es la manera de llevar a cabo las mecánicas de Krater en lo que brilla con luz propia. Pero no todo en Krater es bueno, y es que su lanzamiento no ha estado exento de problemas que han lastrado de manera significativa la experiencia de juego inicial. Ahora, tras haber recibido varios parches, es un título mucho más estable y ameno de ser jugado. Fatshark se ha tomado en serio la puesta a punto de Krater, que no solo sigue recibiendo parches que lo van puliendo, sino que en breve recibirá una expansión gratuita que habilitará el multijugador competitivo. A continuación encontrareis el análisis completo de Krater.

Apartado técnico

Krater es un juego bastante bello estéticamente que nos presenta un mundo isométrico lleno de diferentes entornos por los cuales nos movemos a lo largo de nuestra aventura. Ya sea en sus cavernas, ciudades o bosques exteriores, Krater muestra paisajes llenos de vida y detalle. Pero todo esto tiene una pega: la falta de variedad de entornos. A medida que avancéis en Krater, podréis observar como las mazmorras se repiten, resultan enormemente parecidas todas ellas. Esta excesiva repetición termina por cansar y acaba resultando bastante pesado no encontrar una diversidad mayor.

En cuanto a los personajes, su diseño es estrambótico, alocado y un tanto ciberpunk lo que hace que sean muy originales. La pega volvemos a encontrarla en la excesiva repetición de los npc, cuyos modelos son prácticamente iguales, algo que también ocurre con los enemigos. Todo esto contribuye a crear una sensación de monotonía, a pesar de que visualmente sea atractivo.

Por otro lado, a pesar de su aparente sencillez, Krater ha sufrido de problemas de optimización que provocaban que la experiencia de juego no fuese deseable. Además, también presentaba algunos bugs gráficos, algo molestos. Hablo en pasado, porque la mayoría de estos problemas ya se encuentran solucionados y resulta un título mucho más agradable al que jugar.

Jugabilidad

Krater plantea un sistema de juego en principio interesante, combates en tiempo real mezclados con ciertos toques de estrategia. Los problemas vienen de la falta de información que tiene el jugador una vez comienza la partida y salta al mundo “real”. El llamado tutorial del juego no rasca ni la superficie de la mecánica de este título, lo que hace que resulte algo inútil, ya que se queda en lo evidente y no explica las cosas realmente importantes.

Uno de los puntos oscuros de Krater, es el sistema por el cual nuestros personajes mejoran y suben de nivel. Para empezar, la progresión está estructurada en tres tramos de cinco niveles. Cuando llegamos a uno de esos “hitos” hemos de visitar a un npc para que nos desbloquee los siguientes y así hasta llegar al máximo. Además, en Krater los atributos no aumentan significativamente por nivel, sino que tenemos que incrementarlos a base de implantes en nuestros personajes. Aunque pueda resultar algo confuso al principio, esto sí que es un acierto, ya que permite establecer una configuración prácticamente total de las habilidades y de los atributos de nuestro personaje, pero ciertamente, tendría que haber estado mejor explicado.

El gancho de Krater es bastante típico, tenemos una misión principal que hemos de cumplir y de forma alternativa, se nos van presentando misiones secundarias que cumplimos o no. En cualquier caso, antes o después terminaremos explorando una mazmorra para conseguir algún objeto o cumplir los objetivos que nos han marcado. De la trama no esperéis gran cosa, ya que es bastante insulsa y no atrapa por sí misma. Lo más adictivo de este juego son los combates, los cuales son tácticos y muy rápidos. Además, morir es peligroso y puede resultar en la pérdida definitiva de nuestro personaje. El problema, como ya os podréis imaginar, es que al final resultan bastante repetitivos, y el desafío inicial pronto queda olvidado para aplicar las mismas estrategias.

Sonido

La banda sonora de Krater resulta bastante adecuada. Sus pistas musicales presentan ciertos toques electrónicos que hacen que resulte fresca y original. Resulta una perfecta acompañante en nuestras aventuras, haciendo que estas sean bastante más amenas, aunque un par de cancioncillas más no hubiese estado de más. En cuanto a los efectos sonoros, están bastante logrados, aunque tampoco son nada del otro mundo. En cuanto a las voces, se presentan en inglés como el resto del juego, y aunque no suenen mal, no llegan al nivel de la banda sonora.

Conclusión

Krater es la muestra evidente de que intentar innovar es arriesgado y se puede fallar en el intento. El principal problema de Krater es que a la larga es excesivamente repetitivo, lo que termina inevitablemente en generar aburrimiento al jugador. Hay que tener claro que no es un mal juego y que presenta elementos muy interesantes a la hora de gestionar nuestros personajes que lo hacen único frente a otras opciones actuales del mercado. Además, muchos de los problemas que presentaba se han solucionado, lo que unido a su precio reducido hacen que Krater pueda ser interesante para aquellos que busquen un rpg de corte clásico y diferente.

Puntuación: 6

Krater está disponible desde el 12 de junio de 2012 para PC (13,99 euros)

Equipo de Pruebas