La cita para los juegos olímpicos está muy cerca y esta vez será Londres el lugar elegido para la batalla de los dioses.

Dejando un lado la mitología, todo amante del deporte está de enhorabuena, pues además de horas y horas de deportes de todos los estilos en la tv siempre surgen, en nuestro sector, los típicos juegos que recrean la parafernalia olímpica y nos sumergen, desde el salón de nuestras casas, en la lucha por las medallas.

De esta forma nos llega Mario y Sonic en los Juegos Olímpicos London 2012 de la mano de Sega en cooperación con la propia Nintendo y con personajes de ambos universos.

Una curiosa unión que ya va por la tercera entrega y que esta vez viene para ofrecernos todos los deportes olímpicos de una manera muy directa y divertida.

Si estás preparado y has entrenado bien… ¡a por las medallas!

Apartado Técnico

En este apartado no encontraremos novedades con sus predecesores. La calidad gráfica del título recuerda mucho a los títulos de deporte de la propia Nintendo, con personajes bien definidos en entornos muy coloristas que dejan todo el protagonismo a los famosos deportistas sin descuidar lo demás, pero ofreciendo un conjunto justo en potencia, pues aunque Wii no de para demasiado, la propia Nintendo nos ha mostrado que puede dar mucho más de sí.

En Sega han debido pensar que si algo va bien para qué cambiar.

Los escenarios en los que pelearemos por ser los merecedores de una medalla estarán recreados a la perfección con toda la magia que ambos mundos poseen para dotarlos de un aire especial que gustará muchísimo a los amantes de estas dos grandes compañías. Estadios, piscinas, canchas, todas tienen ese toque especial que hace a un juego de una temática, en principio, tan seria como los juegos olímpicos, algo tan original.

Sin embargo puestos a buscar puntos negros en este apartado es imperdonable algunos efectos que el mismo juego nos presenta. Por poneos un ejemplo en la pantalla de derrota/victoria justo después de los personajes competidores podemos encontrar a otros personajes celebrando la situación. Pues bien estos se ven de una manera tan horrenda que parecen pixeles del siglo pasado. Puede que hayan querido dar una impresión de imagen en segundo plano. Pero les ha quedado bastante mal el efecto.

En cuanto al público que anima las competiciones sigue el mismo patrón resultando demasiado repetitivo y sin definición.

Es verdad que en un juego de estas características buscar este tipo de defectos es más bien como intentar buscarle tres pies al gato y que no afectan en nada al plano jugable, pero un poco más de esmero hubiera resultado en un acabado técnico general muy superior.

Y repito, no es un acabado mediocre, es más su colorido y la fantasía que transmiten los personajes de Sonic y Mario le dotan de un encanto que quizá otros juegos con mejor calidad gráfica no tengan y que por ello resulten “peores” a la vista sin serlo realmente.

Jugabilidad

Este apartado es un pelín peliagudo en este juego. Si bien no cabe duda de que jugablemente es un juego notable, no lo es en todas sus vertientes.

Me explico: Tenemos decenas de eventos, tanto olímpicos como los denominados de fantasía. Además también tenemos un nuevo modo llamado “Londres para Todos”, en el que competiremos junto a tres personajes más paseando por una especie de tablero con la ciudad de Londres como protagonista y en la que debemos luchar por superar las pruebas que se nos van planteando, todo ello para hacernos con las pegatinas con las que llenaremos un panel. El que lo consiga primero gana.

Por si esto fuera poco tendremos el modo bonificación. Modo en el que conseguiremos nuevos ítems para el juego: nuevas vestimentas para nuestro Mii (con el que también podemos competir), accesorios deportivos, pistas musicales… Son muchos los ítems a desbloquear y es una buena manera de mantenernos pegados al juego.

La manera de obtener todos estos ítems será a través de rascas que ganaremos compitiendo en las diferentes pruebas. Éstos deberán ser rascados e intentar sacar los premios que llevan ocultos, entrando el factor suerte de manera bastante evidente. Con los rascas usados también podremos conseguir bastantes cosas nuevas.

Estos son los diferentes modos de juego disponibles. El problema del que os hablaba es que si bien las partidas multijugador son una gozada tanto en el modo de partida rápida y las pruebas olímpicas y de fantasía como en el modo Londres para Todos, no es así cuando lo juguemos en solitario.

Porque uno de los grandes handicap que tiene este título es que no tiene online de ninguna clase y esto a estas alturas y en un juego de estas características es imperdonable.

Jugar a solas es divertido solo al principio. Las pruebas, la mayoría de ellas, están muy bien planteadas, siempre teniendo en cuenta que, aun con la licencia oficial, es un juego de Mario y Sonic, por lo que no esperemos realidad, por que hay poca, ni tendremos un modo “carrera” desde el que comenzar nuestra vida deportiva desde el principio hasta llegar a los juegos olímpicos y resultar campeón. Si esperas algo de esto este no es tu juego.

Una vez que te haces con los controles (cosa bastante fácil pues además de estar explicados de forma fenomenal, al empezar cada prueba nos ofrecen un práctico “croquis” con los pormenores del mismo), la cosa se tuerce. Es inevitable que en un juego de deportes uno quiera competir contra alguien “humano” y no contra una cpu bastante inútil.

El modo Londres para todos, aunque con sus fallos, resulta divertido y se hace ameno, pero con gente. Si hubiera online este problema se habría resuelto.

No es este un problema sólo y exclusivo de este título. Los juegos de deportes, unos antes y otros después, suelen aburrir en su modo un jugador. Es en el de dos o más jugadores donde estos juegos “explotan” su jugabilidad. Pero los demás juegos de deportes te dan la posibilidad de, si no tienes amigos cerca, jugar con ellos por internet. Un error garrafal que no es de recibo a estas alturas.

Sonido

En este apartado tendremos melodías acorde con los universos que pueblan los estadios de estos “singulares” juegos olímpicos.

Los efectos de sonido y las voces son las típicas de cada personaje (aquí se nota el trabajo en conjunto efectuado entre Sega y Nintendo).

Hay que reseñar que el juego está localizado en su totalidad al castellano. Aunque haya pocas voces es algo que se agradece, pues no todas las compañías actúan de igual forma.

Conclusión Final

Mario y Sonic en los Juegos Olímpicos London 2012 es un buen juego… para jugar con amigos… en el salón de tu casa. No cabe duda que el multijugador de este juego es una bomba, con bastantes pruebas para hasta cuatro jugadores, con muchos ítems por desbloquear y con el nuevo modo de Londres para Todos, como un añadido que alarga, aun más, la vida del título y que le dota de “algo más” si en realidad los deportes tampoco te van demasiado.

La calidad técnica aunque buena es mejorable y en los demás apartados es un juego que cumple sin mas.

Lástima que a día de hoy se nos siga ofreciendo títulos sin online. Hay juegos en los que esto no es gran cosa. En uno de deportes, y en este en particular, lo es.

Puntuación Final: 7

Mario y Sonic en los Juegos Olímpicos London 2012 está disponible en exclusiva para Wii al precio de 45,95€.