Ligar siempre ha sido un objeto de preocupación para las personas. ¿Le gustaré? ¿Me dirá que sí? Estas son algunas preguntas que cualquier persona se ha formulado a lo largo de su vida, especialmente en la adolescencia. Este tema de las citas no es extraño en el mundo de de los videojuegos, donde podemos encontrar títulos que van desde lo más cándido e inocente, a lo más explicito y lo menos inocente que podáis imaginar.

Monster Prom es un simulador de citas que parte de una premisa interesante, y es que trivializa bastante las cuestiones de género o identidad sexual. Antes comentábamos que este género no es algo extraño, pero sí que cuesta más encontrar juegos de este tipo en los que podamos tener una relación distinta a una de corte heterosexual. Todo lo demás parece que sigue siendo terra ingcognita, aunque títulos como este demuestran que en los asuntos del corazón existen muchas variables y todas ellas válidas.

Un acierto por parte de Beautiful Glitch y Those Awesome Guys que se han atrevido a ir un poco más allá con un producto comercial que rompe moldes con un tono desenfadado. ¿Conseguiremos ligar y tener pareja para el baile de promoción? Acompañadnos en este análisis para descubrirlo.

Apartado técnico

Nos encontramos ante un título con apartado técnico muy simple, ya que el entorno gráfico en el que se desarrolla Monster Prom son dibujos en 2D. Eso sí, el estilo utilizado es muy atractivo y lleno de humor lo que hace que visualmente el juego tenga gancho pese a ser imágenes fijas. Lo malo es que la variedad de estas estampas no es demasiado elevada, lo que puede llegar a resultar repetitivo, sobre todo en un juego en el que la mayor parte del tiempo la dedicamos a leer.

Incidiendo sobre lo anterior, el diseño de los personajes está lleno de carisma y cada uno de ellos representa fielmente los estereotipos del típico instituto de Estados Unidos. Eso sí, encarnados en monstruos, fantasmas, gorgonas y otros seres propios del género de terror, pero en versión adolescente y “millennial”, por lo que si alguno se esperaba revivir el baile de promoción de Carrie, aquí no lo va a encontrar.

En referencia a cuestiones más técnicas, el funcionamiento de Monster Prom es correcto y podréis disfrutar de él en casi cualquier equipo dado sus modestos requisitos. Por otro lado, todavía persisten algunos pequeños bugs, aunque no interfieren en la experiencia de juego, salvo en la modalidad online, donde puede existir algo de inestabilidad, aunque sus creadores están trabajando duramente para atajar este pequeño problema.

Jugabilidad

Por si alguien a estas alturas todavía no lo había adivinado, nuestro objetivo en Monster Prom es lograr que alguien nos lleve al baile. Una tarea que puede resultar en apariencia sencilla, pero que tiene más miga de lo que parece en un principio. Para lograr que el monstruo con el que queremos ligar acepte nuestra invitación, tendremos que realizar toda una serie de interacciones a través de distintas decisiones que tendremos que tomar a lo largo del juego.

Durante tres semanas ficticias tendremos que ir a clase, o lo que se supone que se haga en este instituto virtual, donde nos encontraremos con nuestros compañeros de clase susceptibles de ser nuestros candidatos para ir al baile de promoción. A lo largo de diferentes escenas, en las que tendremos que elegir el lugar donde se producirá el encuentro, se nos plantearán distintas situaciones y cada una de ellas más disparatada que la anterior.

Según el personaje al que intentemos halagar y nuestra habilidad, las cosas saldrán bien o no. En cualquier caso, siempre dará como resultado alguna situación absurda y divertida. Poco a poco, a medida que avanzamos en el juego, los encuentros irán configurando las reacciones de nuestros compañeros en Monster Prom hasta que se produzca el desenlace final encarnado en la terrorífica pregunta de ¿quieres venir al baile conmigo?

Todo lo anterior se produce a través de textos con un alto nivel de humor y cierto componente, digámoslo, picante. No llega a ser soez, pero sí que hay algunos comentarios que pueden resultar algo subidos de tono, aunque sin perder el buen gusto ni un ápice de comicidad. Además, es conveniente tener algo de “culturilla” popular relacionada con el mundillo del videojuego y todo aquello que lo rodea para disfrutar del todo con las conversaciones y situaciones en las que Monster Prom nos mete de lleno.

A pesar de que la estructura puede parecer repetitiva, lo cierto es que existen multitud de eventos y contenido secreto que podemos desbloquear a medida que interactuamos con los personajes. A pesar de que los posibles pretendientes parecen estar definidos, hay otras formas y cauces que podemos seguir si nos dejamos llevar por rutas y caminos menos obvios que nos pueden llevar a encontrar candidatos menos obvios. Pero esto es mejor descubrirlo poco a podo, de forma que el jugador pueda desentrañar estos pequeños secretos por sí mismo.

Otro de los atractivos que presenta Monster Prom es que nos permite elegir entre partidas cortas y largas. De esta forma podemos adecuar la sesión de juego al tiempo del que dispongamos. En cualquier caso, las partidas durarán entre 30 y 60 minutos, aunque si optamos por la primera opción tendremos acceso a menos eventos.

Por otro lado, uno de los mayores alicientes de Monster Prom es su modo multijugador, que nos permite competir con hasta cuatro amigos por ver quién es el que finalmente acaba acompañado, o no, al baile de marras. Sin duda una faceta interesante que añade un aliciente a este título al tiempo que alarga su de por si extensa vida, sobre todo si queremos desbloquear todos los eventos y situaciones disponibles. Eso sí, los textos están en perfecto inglés, y aunque el nivel no es muy elevado, si que hay algunas expresiones de argot que pueden resultar complejas si no se tiene un buen nivel.

Apartado sonoro

Monster Prom cuenta con una banda sonora ligera y pegadiza que sin tener muchas pretensiones, se adapta a la perfección a la naturaleza de este título. No serán las piezas musicales del siglo, pero en alguna ocasión nos hemos visto tarareando alguna de ellas, así que algo tendrán. En lo que se refiere a las voces, el juego cuenta con algunos pequeños sonidos, pero nada que pueda asemejarse a un doblaje. De hecho, el propio juego nos señala que si queremos utilizarlos o no, invitándonos a que seamos nosotros los que pongamos las voces y las reacciones de nuestros personajes.

Conclusión

Nos encontramos ante un título irreverente y muy divertido que va más allá de los clichés sociales sobre el amor y el sexo. Uno de los elementos que más interesantes nos ha parecido es la libertad que da Monster Prom a la hora de elegir con quien queremos salir, sea chico o chica, o que incluso nos permita definir el género de nuestro personaje más allá de masculino o femenino. Todo un acierto que sin duda muchas personas agradecerán.

Por lo demás, es un juego muy entretenido, especialmente si lo hacemos en grupo, y tomándonoslo como lo que es: un juego. Además, no es tan sencillo conseguir el objetivo final como pueda parecer, siendo necesario utilizar la picaresca para lograr que nuestra ansiada invitación al baile salga bien. Llegados a este punto, desvelamos lo que todos estabais esperando, sí, al final conseguirnos ir al baile acompañados por el demonio más malote del insti. Y es que el amor todo lo puede.

Monster Prom ya disponible para PC.