No Man's Sky_20160830010257

Pocos títulos han generado tanto debate como No Man’s Sky. Un producto que ha dividido a la comunidad y ha generado un arcoíris de valoraciones. Se esperaba mucho del desarrollo de Hello Games y en parte ha sido absorbido como un agujero negro es capaz de engullir una estrella. Esa sentencia no significa que no valga la pena, sino que su fórmula de juego se limita por definición a sí misma y su público potencial es muy concreto.

Ni villano, ni héroe, solo un juego que ofrece algo diferente a la media con una exploración profunda, elementos bien facturados y otros que van mejorándose a través de actualizaciones.

El universo te espera en No Man’s Sky.

Nota: grueso del análisis realizado con las versiones 1.05 y 1.08 del juego. Versión analizada de PS4.

Apartado técnico

Hello Games retrasó el juego unas semanas para terminar de pulirlo y darle el acabado que se merecía y con todo, ese tiempo extra no fue suficiente a tenor del estado en el que se comercializó inicialmente. Teníamos bugs graves, una tasa de fps inestable y detalles varios que ensombrecían el producto. Era jugable, pero era evidente que hacía falta un parche de rendimiento.

Con el paso de las semanas, No Man’s Sky ha ido actualizándose y actualmente se ha reducido el número de bugs –que no eliminado- y el frame rate es estable en la mayoría de situaciones. Incluso me atrevería a decir que es meridianamente estable salvo en entornos más cargados de elementos.

No Man's Sky_20160827030644

Técnicamente, No Man’s Sky no es un producto de músculo. Sus escenarios pueden ser inmensos y la fórmula procedural nos regala una variabilidad más limitada de lo que cabría esperarse de antemano. Esta fórmula provoca que el mapa se genere en directo y al realizar un vuelo con la nave o en otras situaciones, la carga del escenario aparece prácticamente delante del jugador. Es un defecto similar al que se daba en Dreamcast con su carga de texturas. Debo suponer que la potencia de procesamiento es limitada (por el hardware PS4 o por la propia fórmula de Hello Games) y esto obliga a no tener suficiente margen para generar el escenario a más distancia.

Los mundos a generar no cuentan con un acabado brillante, pero en parte consigue esconder las carencias con un apartado artístico que juega muy bien con los tonos, el color y la luz. La ciencia ficción clásica es una herencia artística muy utilizada en No Man’s Sky. Es agradable visitar este universo, aunque existan restricciones en su parte técnica.

No Man's Sky_20160829023824

Jugabilidad

La premisa de No Man’s Sky es sencilla: explorar un universo prácticamente infinito para alcanzar su centro. La aventura comienza en la corteza de este universo y el hilo argumental nos lleva a saltar de sistema en sistema hasta alcanzar este centro donde nos aguardará algo que dará respuesta a nuestro viaje (teóricamente, claro).

Los cimientos jugables de No Man’s Sky se dividen en exploración, comercio, supervivencia y lucha. Puede parecer que la oferta es vasta, pero en realidad es más sencilla de lo que parece, porque No Man’s Sky es exploración y el resto de elementos aparecen en una medida inferior y con menos capas de complejidad.

El inicio del juego es muy potente sin menú principal y con ese viaje directo por las estrellas hasta alcanzar al jugador en un planeta inexplorado. Desde ese primer momento, el sistema procedural creará un planeta diferente al del resto de jugadores y exploraremos buscando elementos que nos sirvan para arreglar nuestra nave para escapar de ese planeta y seguir con nuestro viaje. Esa imposición de guion es el mecanismo vehicular que nos sumerge en las mecánicas jugables de No Man’s Sky.

No Man's Sky_20160829024702

Como he comentado, la exploración es el puntal del juego, su salvoconducto y su razón de existir. A pie o a bordo de nuestra nave, el jugador podrá utilizar un escáner para sondear el entorno en busca de recursos concretos o para encontrar asentamientos de otras especies en ese planeta. A pie, la exploración es más venal porque nos iremos alejando de nuestra nave y las condiciones del planeta pueden obligarnos a dar marcha atrás antes de lo esperado (atmosfera, temperatura, etc.). La exploración se vincula directamente con nuestro arma, un bien que nos ayudará a cosechar los recursos del planeta. Estos recursos son prácticamente comunes en todos los entornos y nos servirán para construir nuevos elementos o simplemente para cargar el rayo de nuestra arma, llenar los depósitos de nuestra nave o mantenernos vivos. De esta forma, se fomenta que continuamente necesitemos explorar y recabar elementos porque además es la forma que tendremos de evolucionar en No Man’s Sky.

Entrar en un nuevo planeta siempre guarda un elemento de sorpresa ante lo inesperado
Esta evolución se construye de la siguiente forma: recogiendo elementos podemos construir nuevos objetos que nos pueden permitir mejorar diversos parámetros de nuestro traje, nuestra arma o nuestra nave. La gestión de recursos también es importante, porque inicialmente nuestra capacidad de almacenamiento es muy limitada –demasiado de hecho- y nos tendremos que ceñir a acumular bienes más concretos.

Con la ayuda del escáner podremos encontrar zonas calientes en los planetas que visitemos. En esas zonas podremos obtener planos para construir nuevos elementos para habilitar nuevas funciones en el arma, el traje o la nave. Algo que será necesario para aguantar mejor en condiciones no propicias, para tener un medio de combate más efectivo (con la propia nave o con el arma) o simplemente para disponer de recursos más efectivos. Este escáner también sirve para ofrecer cierta direccionalidad y enfocar el juego hacia un punto, porque unas de las cosas que también define a No Man’s Sky es la práctica ausencia de imposiciones. El ritmo lo marcáis vosotros.

No Man's Sky_20160909014314

El sistema procedural es mejorable. Nuestro paso por los planetas es muy irregular y nos encontramos con demasiados entornos estériles en contenido y aunque sea cambiante, se aprecia que no deja de ser una combinación de ciertos elementos predefinidos. Era imposible crear algo infinito, pero la fórmula puede desgastar por ofrecer una orografía más pobre en los planetas. El diseño de los mapas podría ser más variado. El sistema de físicas también es mejorable e incluso el jugador podrá subir por paredes prácticamente verticales sin hacer uso del jetpack. Puede parecer una tontería, pero ese aspecto evidencia que el mapa es más de atrezo que consecuente con la jugabilidad. Esta limitación también es patente en las ambientaciones reales que visitaremos y por extensión en los animales que nos encontraremos. Algunos ingeniosos y otros algo absurdos, pero supongo que es una licencia tomada por la vertiente de ciencia ficción del juego. Con todo, entrar en un nuevo planeta siempre guarda un elemento de sorpresa ante lo inesperado y algunos planetas son más divertidos de explorar que otros por su fauna, su flora, sus asentamientos o por contener algo inédito.

No Man's Sky_20160830020955

El comercio es otra de las piezas claves del desarrollo. Acumular elementos tiene su sentido. Por una parte podremos construir objetos o bienes que pueden combinarse para a su vez crear otros elementos, pero también podremos intercambiar objetos o comprar con créditos a seres de otras especies. Este intercambio cultural nos permitirá aprender de estos seres aspectos que pueden ser importantes para nuestro avance en la aventura.

Este viaje por las estrellas no está exento de lucha. Sin desvelar nada de la historia, en los planetas nos podremos encontrar con fuerzas potencialmente violentas. Para deshacernos de ellas bastará con utilizar nuestra arma y su rayo (o cualquiera de los elementos de ataque que hemos construido para ella). El gunplay es inmensamente precario y plano. En el espacio nos mediremos a piratas que querrán arrebatarnos lo que es nuestro. La nave puede cargarse de piezas de ataque y conforme evolucionemos en el desarrollo, nuestro poder será superior para poder vencer a prácticamente cualquier enemigo con facilidad.

No Man's Sky_20160902032125

La supervivencia es un elemento inherente al avance del jugador y aparece como un aspecto secundario, pero que debe ser cuidado durante todo el desarrollo. Por ejemplo, al entrar en un planeta con condiciones muy agresivas, nuestro traje aguantará esa atmósfera durante un tiempo concreto y la exploración deberá medirse para no alejarnos demasiado. Siempre tendremos que estar pendientes del módulo de vitalidad de nuestro traje, de nuestra vitalidad en los combates y de los niveles de combustible en la nave. Un aspecto que se conecta con la propia exploración para conseguir recursos de forma regular y que podría haberse mejorado con más capas de complejidad. Un error en el que también cae el gunplay.

Este avance hacia lo desconocido esconde momentos de diversión, pero también de falta de contenido y de ideas jugables
Todo lo desarrollado en los párrafos anteriores se repite en nuestro paso por este universo. El jugador saltará de sistema en sistema y pasará de planeta a planeta hasta llegar a su fin. La fórmula puede ser inmensa, pero falta más contenido para rellenar esa exploración, más medios para equilibrar los viajes y añadir más variables de jugabilidad. Con todo, no es un juego orientado a la masa, es más limitado en su concepto de lo que parece, pero ofrece algo distinto, diferente a lo que estamos acostumbrados a jugar y que puede ser muy divertido, pero siempre siendo conscientes de sus propias limitaciones (jugables y de contenido).

Sonido

Antes de salir a la venta, la BSO compuesta por 65daysofstatic para No Man’s Sky podía escucharse a través de diversos canales de forma gratuita. Esa primera toma de contacto sin el juego no me pareció muy emotiva, pero mi parecer cambió coordinando la experiencia de juego con la BSO. Los cortes tienen una sonoridad que me resulta muy atractiva e incluso creo que son muy eufóricos, algo que tiende a empujar al jugador en su exploración. Como punto negativo podría decirse que la línea de composición sigue una línea muy marcada y que la BSO se hace corta para un juego al que se le pueden dedicar tantas horas.

No Man's Sky_20160902032620

No Man’s Sky está totalmente localizado a nuestro idioma.

Conclusión

No Man’s Sky es un producto discordante en el mercado de los videojuegos. Un título de contrastes que ofrece una fórmula de juego basada primordialmente en la exploración de entornos generados de forma procedural. Este avance hacia lo desconocido esconde momentos de diversión, pero también de falta de contenido y de ideas jugables (la supervivencia y la lucha podrían haberse mejorado con más opciones).

No Man's Sky_20160909014657

Quizá en su propia limitación se esconde su bondad, pero está claro que es un juego que no disfrutará todo el mundo, porque su propuesta está muy enfocada a la exploración básica del entorno y no a mecánicas más gratuitas –y directas-. No Man’s Sky deja al jugador manejar la batuta para que modere el ritmo y la dirección de la propuesta.

Un producto encerrado en sus propias limitaciones y con un sistema procedural capaz de regalar planetas ricos en contenido como pasajes más estériles. Un viaje por una galaxia muy personal y acotada, pero con potencial. Diferente.

No Man’s Sky ya a la venta en PS4 (59,90€) y PC (59,99€).