“Hazte con todos”. Quién iba a decir que tras esta frase se iba a articular toda una saga de videojuegos que ha sido capaz de cautivar a varias generaciones de niños y adultos a lo largo de los años. Pokémon Ultrasol/Ultraluna es la última entrega de la franquicia y como viene siendo habitual, supone una revisión sobre el juego base, en este caso Pokémon Sol/Luna. Una versión vitaminada llena de novedades y pequeños atractivos que hacen que nos encontremos ante un título muy interesante.

Y es que aunque la base sea la misma, Pokémon Ultrasol/Ultraluna ofrece una cantidad de novedades abrumadora para tratarse de una “simple” revisión. Eso sí, hay que señalar que gran parte de esos nuevos contenidos son minijuegos que tampoco es que aporten nada especialmente reseñable al juego, aunque sí pequeñas recompensas que pueden ser de gran utilidad para aquellos que busquen exprimir al máximo los contenidos de este título y crear un equipo Pokémon insuperable.

Quizá el elemento más negativo que tienen todos estos minijuegos es que de algún modo rompen el ritmo del juego, aunque no todos ni en igual medida. Quizá sea que nos hacemos mayores y queremos limitarnos únicamente a jugar sin interrupciones, pero la verdad es que cuando se presentan algunos de ellos sí crean una  breve situación que hace que en ocasiones plantearnos “¿por qué me obligan a hacer esto?” Por fortuna, esta introducción suele ser breve y tras ella podemos volver a nuestras aventuras en Pokémon Ultrasol/Ultraluna.

El fin es solo el comienzo

Como suele ocurrir en la franquicia, gran parte de los contenidos más interesantes del juego los encontramos una vez hemos terminado lo que es considerado como aventura principal. Si bien en Pokémon Ultrasol/Ultraluna la trama gana algo más de peso, sigue resultando demasiado ligera y con un potencial que nunca se llega a exprimir. En esta revisión se han producido cambios en la forma de desarrollo del juego que hacen que algunos elementos estén mejor narrados que en la versión clásica.

Una vez finalicemos el juego tendremos acceso a un nuevo arco argumental en el que indagaremos nuevos misterios y afrontaremos nuevas amenazas para los Pokémon de Alola. La duración de este episodio no es muy elevada pero sí presenta combates interesantes y desafiantes, algo de lo que Pokémon Ultrasol/Ultraluna adolece en gran parte de su trama principal. Además, en este capítulo extra hay multitud de guiños a pasadas entregas algo que los más veteranos agradecerán.

Pero sin duda, uno de los principales alicientes de Pokémon Ultrasol/Ultraluna es la posibilidad de hacernos con más tipos de Pokémon que en sus versiones clásicas, especialmente en lo que se refiere a los denominados “legendarios”. En total, podremos hacernos con más 400 de estos entrañables seres lo que es una cifra colosal y que requerirá esfuerzo y tiempo para poder hacernos con todos.

En este sentido, otra de las novedades de Pokémon Ultrasol/Ultraluna es la revisión de la RotomDex que ahora resulta más útil. Además de sus funciones tradicionales, esta nueva versión nos recompensa con pequeños objetos de mejora a medida que interactuamos con ella y establecemos un vínculo con este singular Pokémon máquina. Algo más fácil de lograr ahora ya que la RotomDex estará deseosa de hablar con nosotros y comentará cada jugada que hagamos.

En lo que se refiere a otras novedades y minijuegos, quizá una de las menos intrusivas y amenas sean las denominadas como “Dominsignias“. Se trata de una serie de pegatinas distribuidas por todos los rincones de las islas de Alola y que deberemos despegar. Cada vez que reunamos un número determinado de ellas se nos recompensará con un Pokémon de tamaño dominante. Sí, no es un premio especialmente rompedor pero sí original, ya que su descomunal tamaño resulta impresionante una vez estamos en combate.

Como decíamos, quizá lo más positivo de las “Dominsignias” de Pokémon Ultrasol/Ultraluna es que es un coleccionable que podemos buscar sin que interrumpa nuestra sesión de juego y no nos hace sentirnos culpables en caso de que lo ignoremos ya que su recompensa no es determinante. Otro de los minijuegos que van un poco en este sentido es el que se corresponde al Fotoclub de Alola. Sin entrar en mucho detalle, se trata de un modo foto en el que, ¡oh sorpresa!, nos permite hacer fotos de nuestros Pokémon.

Puede que sea que la fiebre “millenial” nos queda muy lejos pero esta función se limita a permitirnos hacer instantáneas de nuestro personaje y nuestro Pokémon, poner pegatinas y elementos similares y ya está. Sí, nuestro vínculo con estos seres sube si hacemos este tipo de cosas, pero no podemos decir que sea especialmente divertido o entretenido.

Otro de estos minijuegos es la posibilidad de surfear a lomos de un Mantine. Esta opción sustituye a los viajes en ferry y nos permite surcar las olas y hacer piruetas mientras intentamos obtener la mayor puntuación. La verdad es que resulta poco inspirado, pero como parte positiva nos permite ganar Puntos de Batalla con relativa facilidad.

Por último, podemos destacar el minijuego en el que se nos invita a surcar el “Ultraespacio” a lomos de un Solgaleo o Lunala. A diferencia de los anteriores, resulta un poco más dinámico pese a que se limita a coger una serie de bolas de energía. Pero a diferencia de los anteriores, las recompensas son mucho más atractivas ya que podremos capturar Pokémon raros y legendarios mientras estemos dentro del Ultraespacio. Eso sí, los controles son un tanto deficientes.

Apartado técnico/sonoro

A nivel técnico Pokémon Ultrasol/Ultraluna exprime al máximo el hardware de Nintendo 3DS lo que supone que en ocasiones se produzcan ralentizaciones en algunas batallas. Esto no ocurre de forma frecuente ni impide disfrutar del juego, pero puede resultar molesto en las luchas de 2 Vs 2 que es cuando este problema queda más patente. En cuanto al sonido, una vez más nos encontramos con una excelente banda sonora y efectos de sonido, entre los que cabe destacar los temas retro de pasadas entregas.

Conclusión

Pokémon Ultrasol/Ultraluna ofrece una ingente cantidad de horas de contenidos gracias a su trama ampliada y a todos los extras introducidos en esta revisión. Si bien algunos de ellos tienen un potencial desaprovechado, lo cierto es que son bastante simpáticos en general. Respecto a la versión básica no podemos hacer otra cosa que destacar el buen hacer realizado en esta revisión que potencia todos los aspectos de lo que habíamos visto hasta ahora.

Pero sin lugar a dudas capturar los más de 400 Pokémon es el mayor de todos los alicientes para hacerse con Pokémon Ultrasol/Ultraluna. Una tarea hercúlea que llevará a todos los que se adentren en este título en un singular viaje. Quizá las novedades podrían haber sido algo más ambiciosas, pero en conjunto estamos ante un título altamente disfrutable, sobre todo si en su día no pudimos disfrutar de Sol y Luna.

Pokémon Ultrasol/Ultraluna ya disponible para Nintendo 3DS.