Es posible que, debido al actual sistema de mercado de las grandes corporaciones de los videojuegos, nuestra querida Nintendo 3DS (y subsecuentes versiones) esté pasando por una etapa difícil de la que, hoy en día, no sabemos si saldrá victoriosa. Con el auge de Nintendo Switch y su portabilidad, y la batería de títulos de calidad que están apareciendo en esta misma consola y en otros sistemas, poco espacio hay en la disyuntiva para nuestra nueva-vieja portátil, que sigue pretendiendo plantar cara en un escenario donde, por el momento y con la perspectiva puesta en los años venideros, no tiene todas las de ganar.

Aún así, su nivel en ventas siempre ha sido un éxito. Nintendo 3DS se marca un tanto y cierra el año fiscal 2017-2018 (que, tengamos presente, finalizó en marzo) con un promedio de ventas de 6 millones de consolas, obteniendo un resultado de 72 millones y medio desde su lanzamiento, por aquel lejano 2011, hace siete años. Aunque todavía le quedan títulos por estrenar (muchos de ellos, muy esperados), algo que la propia Nintendo ha asegurado, no dudamos de que estamos en la recta final de lo que ha resultado ser uno de los éxitos más sólidos de una consola. Tal vez este recodo finito dure dos, tres, cuatro años más, pero no debería haber dudas de que, poco a poco, nuestras 3DS se irán jubilando.

Con las perspectivas, de nuevo, puestas en un horizonte que se diluye, encontramos que los videojuegos que han salido y que están saliendo quedan muy por encima de otros exponentes de los videojuegos que hemos visto anteriormente. Es cierto que no son títulos vende-consolas como lo podrían ser una nueva entrega de Pokémon o un Animal Crossing, pero sorprendería saber la calidad y el mimo con el que muchos de estos títulos están realizados.

Con todo ello, hoy hablaremos de uno de esos videojuegos que, por desgracia, no han llamado la atención lo suficiente, ni en su versión original, lanzada para DS en 2011, ni en su remasterización, lanzada en 2018 para 3DS: Radiant Historia: Perfect Chronology. Se encuentran en una posición complicada, habiendo alcanzado primeros puestos en Japón, pero quedándose en un segundo plano en occidente.

Tratándose de una remasterización, ¿qué tiene Perfect Chronology que no tuviera el videojuego original y que justifica su compra, tanto para los que quieran disfrutar de una nueva experiencia como para aquellos jugadores que quieran regresar de nuevo a esta aventura?

El cambio de sprites

Visualmente, el juego se mantiene prácticamente idéntico. Esto se da de bruces con la aparición de otras remasterizaciones donde hay un verdadero esfuerzo por hacer ver al público que la nueva adquisición se diferencia de manera sólida del original. En esta ocasión, y para decepción de muchos, no hay variantes in-game que remarquen una diferencia consistente entre versiones.

Donde las narrativas y diálogos se suceden es donde más cambios encontramos respecto al videojuego de 2011. Los sprites recreados cambian su estilo de diseño a uno más colorido y claro, acorde con el resto del videojuego, dejando de lado aquellas representaciones de los personajes tan oscuras, en donde figuraran. El resto del título, en donde presenciamos los sprites simples y diminutos que se desplazan por los escenarios o que presentan batalla, son prácticamente iguales.

Radiant Historia

Evidentemente hay un trabajo detrás para adaptar los sprites a las actuales 3DS. Aún así, y teniendo en cuenta que, artísticamente, Radiant Historia ya funcionaba, es difícil encajar un cambio que mantenga la esencia del trabajo anterior pero que, al mismo tiempo, se sienta moderno. Han preferido optar por aumentar la resolución de personajes y escenarios, en lugar del rediseño absoluto, sacrificando por el camino una marca de identidad para dar lugar a un diseño generalista más acompasado al tiempo actual, situando los diseños de Perfect Chronology en la misma línea que otros RPG del momento.

Efectos, cinemáticas y actuación de voz

Radiant Historia: Perfect Chronology pone énfasis en otros elementos que, por capacidades técnicas la DS original no podía albergar. Mucho polvo se ha levantado en torno a las diferencias entre ambos títulos, pues el argumento generalista suele ser que el original no necesitaba ni de efectos, ni de cinemáticas, ni de secuencias, ni de actores y actrices de voz que le dieran otro ritmo a los diálogos. Puede que tengan razón.

Sin embargo, al jugar a Perfect Chronology, sentimos que todo eso que han añadido no puede estar ‘fuera’ del concepto general. Regresar al título de DS es extraño luego de haber disfrutado de las mejoras. Puede que sean elementos que seduzcan a una minoría, pero pétalos o polvo flotando a través de la pantalla, efectos in-game, ilustraciones artísticas que muestran una perspectiva más cuidada de un escenario concreto (en lugar de mantener el estilo sprite simple), voces que le den una nueva dimensión y sentido al diálogo, en lugar de dejarlos a nuestro albedrío… se sienten frescos, y hacen que tenga sentido darle una vuelta a esta aventura, incluso si ya se ha disfrutado anteriormente (mejoras jugables al margen).

Radiant Historia

Se podría haber ido mucho más lejos y establecer realmente una apuesta para un título como este, pero el margen con el que se jugaba era el grueso de fans que ya tenía el videojuego original, y que se ha pretendido rescatar para este lanzamiento. Sin embargo, si no se es parte de ese escuadrón de fans de 2011, Perfect Chronology queda por delante.

La jugabilidad, ¿ha cambiado lo suficiente?

Pero si había algo que hacía especial a Radiant Historia era el concepto jugable, las mecánicas de RPG, la exploración, la historia, la evolución de los acontecimientos y, por supuesto, su cuidado sistema de batalla que sigue resultando enérgicamente interesante a día de hoy.

¿Aguanta el tipo? Por supuesto y, comparándolo con otros contemporáneos japoneses, Radiant Historia tiene uno de los sistemas de combate más interesantes de la consola portátil. Lástima que sea simple y se limite a rascar la superficie, pero hay una dirección marcada imponente que nos seduce durante toda la aventura, tanto en el original como en esta remasterización.

Para agilizar el ritmo de los combates, se ha aumentado la velocidad del movimiento de los personajes… y esa es la única novedad que obtendremos sobre el terreno de juego, propiamente dicho. No era necesario modificar un sistema de combate redondo como el que supuso la entrega original, y teniendo en cuenta las características de Perfect Chronology, no echamos nada en falta. De nuevo, hay poco margen para el riesgo y la esencia inquebrantable del título de 2011 sigue estando presente.

Radiant Historia

Para paliar el jarro de agua fría que supone el hecho de que no tengamos nada nuevo que sorprenda en cuestión de combates, se han añadido una serie de mazmorras nuevas (accesibles una vez hemos terminado la aventura) y una línea temporal nueva que juega con los acontecimientos que ya hemos vivido en la historia.

Sin embargo, tened presente que las dos líneas temporales que manejamos durante la historia están desarrolladas para enlazarse entre sí de una manera excelsa, por lo que esta nueva alternativa queda fuera de la dupla de Radiant Historia. Explorarla sigue resultando interesante y nos da una nueva perspectiva, pero, dado que no se conecta con nada, puede considerarse algo accesorio dentro del videojuego, y no un paso obligatorio.

Podríais establecer una comparativa de esto con las tres versiones de Fire Emblem Fates: conquista, estirpe y revelación. Sin embargo, Revelación era la concatenación, en cierta medida, de las otras dos historias, y terminarla era necesaria para entender la complejidad del argumento en todas sus variantes. En Radiant Historia, esta tercera línea temporal no se enlaza con ningún elemento de las otras dos, por lo que, si la omitimos y jamás pasamos por ella, no nos perderemos absolutamente nada.

Para los nuevos

Si llegaste hasta aquí y no sabes nada sobre Radiant Historia, te contamos lo básico: en este título, acompañamos a Stocke en su periplo para derrotar al ejército de Granorg. Lo que Stocke ignora, al menos al principio, es que su facción está destinada a ser derrotada y destruida por el ejército rival, una y otra vez… a no ser que alguien sea capaz de evitarlo.

Es aquí se le concede a Stocke el poder de alterar la línea temporal en la que vive (sin entrar en más detalles al respecto), además de poder viajar a una línea tempora alternativa. De esta manera, será capaz de aprender de los errores para ir añadiendo pequeños cambios en esas líneas temporales, y en cada una de las decisiones que tome y que, en adelante, podrían marcar la diferencia entre ganar la guerra o perderla.

Llevaremos a cabo esto en entornos tridimensionales con sprites en miniatura de los personajes, al estilo de algunos de los títulos JRPG más importantes de la industria. Tendremos lugares para explorar y un enorme mapa para recorrer.

Radiant Historia

Por otro lado, tenemos un estilo de combate por turnos, simple al principio, pero un tanto más denso posteriormente, una vez contemos con un mayor número de aliados. Radiant Historia nos introduce en una mecánica nueva, poco explorada en otros JRPG, que consiste en la acumulación de golpes y enemigos para causar más daño, para atacar a varios objetivos a la vez o para desplazar a los enemigos a las áreas de la zona de batalla que nos interese.

Si no os importa pasar por un videojuego que está en completo inglés, y si os interesan los JRPG, Radiant Historia: Perfect Chronology es un videojuego que deberíais tener en cuenta, al menos, por lo que plantea.

¿Es recomendable?

Tanto si jugaste al título original como si eres nuevo en Historia, deberías probar esta versión para 3DS… aunque por motivos diferentes.

Si jugaste al videojuego original, encontrarás que el diseño artístico no te es familiar, y dependiendo de tus gustos, puede que la actuación de voz no te seduzca en absoluto. Aún así, para repetir la aventura y ver con ello una nueva línea temporal que no has conocido hasta el momento, Perfect Chronology es más que recomendable. El videojuego que tanto te gustó sigue estando aquí, sólo que algo más vistoso y cuidado, con una resolución mayor y unos sprites ligeramente más definidos.

Radiant Historia

Es posible que no te sientas del todo satisfecho al ver que no hay cambios tan relevantes como cabría esperar, pero al menos los pocos que hay son consistentes e interesantes, más aún si hace tiempo que no disfrutamos de la historia o si queremos poder tener el título en un sistema moderno. Y si sólo quieres disfrutar del contenido nuevo, el juego te da la opción de hacerlo desde el principio.

Si eres nuevo, por facilidad de obtención y porque, en todos los sentidos (aunque sea con pocos motivos), esta remasterización deja muy por detrás a la obra original, gusto personal aparte, deberías gozar la versión de 3DS. Esta versión te da la opción de disfrutar, en primer lugar, de la historia como se conoce y, posteriormente, poder disfrutar del contenido extra.

Radiant Historia

Radiant Historia: Perfect Chronology es un juego excelente, de lo mejor del catálogo de Nintendo 3DS, manteniéndose fresco incluso tantos años después del lanzamiento del videojuego original. Es un JRPG obligatorio, si te gusta el género.