SKBAFullCourse copy

Concretar hasta qué punto la censura se ha ido infiltrando en nuestras vidas sería como tratar de romper un cristal a base de soplidos. Y es que pocos han sido los juegos que, tratando de ir más allá, no han recibido la censura en alguna de sus formas, ya sea mediante su no-publicación, la omisión de escenas no aptas para todos los públicos o, incluso, mediante la completa prohibición en ciertos países, so pena de terminar en problemas judiciales.

Hemos llegado hasta un punto donde la libertad de expresión se cruza con la sensibilidad humana y, al parecer, esta última es más importante, pues consigue ganar todas las batallas planteadas. Casos como Manhunt, Dead or Alive o Watch Dogs 2 son ejemplos perfectos de que la susceptibilidad de algunas personas roza lo infame. Pero no pasa nada. Siempre hay títulos que, tarde o temprano, terminan conquistando al gran público pese a que algunos individuos los tachen de ‘inapropiados’.

Grand Theft Auto, Mortal Kombat o Shin Megami Tensei consiguieron liberarse de la censura y romper las cadenas. En el caso de los dos primeros, a día de hoy, todavía están en el ojo crítico, pero su fama es tan inconmensurable que no se puede frenar la libertad de los desarrolladores a la hora de ‘ir más allá’. Y a quien no le guste…

Franquicias que hayan abofeteado la censura y han escogido seguir adelante pueden contarse con los dedos de la mano. Hoy, hablaremos de uno de los títulos de Marvelous, cuya saga ha levantado más de una ampolla entre el público. Pero, a diferencia de otras, esta franquicia unifica el ecchi, el fanservice más crudo, con una jugabilidad entretenida y divertida. Evidentemente, nos referimos a Senran Kagura.

20161120041726_1

Es posible que los medios no se hayan dedicado a censurar ninguna de estas obras por la poca repercusión que tiene. Al fin y al cabo, las ninjas más sexys del panorama (perdóname, Ayame) lo han tenido complicado para atravesar la barrera desde oriente a occidente. Aún así, Marvelous lo tiene claro a la hora de apostar por su franquicia, y va a mostrar su contenido sin censura allá donde sea necesario. Quedó claro con las anteriores entregas, que alcanzaron el puerto de este lado del planeta tal cual salió de Japón. Y es algo que dignifica a Marvelous: tira la piedra cuando otras empresas ni siquiera se atreven a recogerla del suelo.

Senran Kagura: Bon Appétit!, el título que hoy nos ocupa, nació en PSVita en 2014. Su estilo era el musical, con acordes que debíamos pulsar al mismo tiempo que veíamos botones en la pantalla. Las chicas se enfrentaban en combates para ver quién cocinaba mejor. Si ganábamos… espera, mejor hablaremos de eso más abajo.

Recientemente, ha salido a la venta la edición para PC de Bon Appétit!, con todas las mejoras de la versión portátil, todos los DLCs incluidos y alguna que otra cosa más. Y si hay un título dentro de la franquicia Senran Kagura que podría recibir censura, desde luego, es este. Ahora veremos por qué.

Pero nosotros no nos vamos a poner del lado censurable. El fanservice es algo muy presente en este título, y recibirlo con la respectiva censura sería ‘caparlo’, de alguna manera.

20161120042044_1

Ahora, la pregunta es… ¿funcionaría igual de bien sin la censura? ¿Es divertido, más allá de los pechos que tanto le gustan a Marvelous? ¿Es superior a la versión de PSVita? ¿Siguen siendo Asuka y Homura tan atractivas como en anteriores entregas?

¡Encended vuestras cocinas! ¡Llega Senran Kagura: Bon Appétit!

Apartado Técnico

Si sois habituales de la franquicia, deberéis reconocer la utilización de sprites y de algunas animaciones para este título. Algunos de los personajes se han reciclado y, teniendo en cuenta que se trata de un port de un título de PSVita, no podemos pedirle más de lo que da. Presume de las mismas características que en la portátil, añadiendo mayor colorido y unos menús mejor trabajados.

Los diseños, en general, son vistosos, agradables y bien definidos. Especialmente, en pantalla completa y modo ventana sin bordes, los detalles son todavía más relevantes, manteniendo unos fluidos y estables 60fps en todo momento. En el modo ventana, sufre caídas constantes y bajadas repentinas, haciendo que no coordinen ni la música ni el timing de los botones. Esto no nos hará fallar, pero es evidente que, tratándose de un juego musical, no tiene sentido que la música no acople con nuestras acciones.

Repetimos: esto sólo sucede en el modo ventana. Los otros dos modos mantienen el juego de maravilla, y es muy difícil no seguir el buen ritmo del compás de la música. Pero sí, resulta molesto que, pudiendo disfrutar de la música, no se pueda porque la ralentización atenaza al título cuando queremos jugar en modo ventana. Una pena.

20161120043549_1

Fuera de eso, hay que decir que es fantástico presentarse en las cocinas de Bon Appétit. De entrada, tendremos modos familiares, como lo son el modo historia, el modo arcade, el modo libre, la dress room, el podio o la galería. Todos ellos ya los hemos visto en otros títulos de la franquicia, pero podemos echarles un ojo de nuevo:

  • Story Mode: el modo historia convencional, en el que protagonizaremos el paso de cada uno de los personajes por el torneo, a través de seis combates consecutivos. La dificultad depende del personaje al que enfrentemos, aunque podemos escoger antes de comenzar la dificultad general. Hay tanto una introducción como un ending, pero ambos son puro texto sobre un fondo estático, sin personajes, únicamente diálogos, por lo que pierde bastante. Aún así, los combates son amenos y las conversaciones entre las chicas antes y después de los combates son divertidas.
  • Arcade Mode: este modo es idéntico al interior, con la excepción de que aquí no tendremos ni introducción ni ending, ni tampoco conversaciones de las chicas ‘entre bambalinas’. Serán seis combates, sin ningún otro aliciente que aniquilar a cada rival para superar nuestra propia puntuación previa.
  • Free Mode: combates contra la máquina o contra un amigo (en modo local), que siguen las mismas pautas que el modo arcade y el modo historia. No podemos escoger canciones (están asignadas a cada personaje), pero sí a nuestro rival.
  • Dressing Room: un modo veterano en la franquicia Senran Kagura. Entre una colección enorme de vestidos, peinados y complementos, podremos personalizar a las luchadoras. Desbloquearemos más superando los dos primeros modos mencionados. Además de eso, tendremos una cámara libre para mirarlas, ver las animaciones de cocinado o tocarlas. Ellas responderán con improperios, insultos o con alegría, dependiendo del personaje.
  • Library: superando el modo historia, desbloquearemos imágenes, voces y música de la franquicia Senran, que se irán añadiendo a la galería. También podemos ver de nuevo la secuencia de introducción o disfrutar de la música exclusivamente.
  • Honor Roll: aquí veremos los rankings de los tres modos de dificultad disponibles, y nuestra posición en cada uno de ellos. Senran Kagura: Bon Appétit! no tiene modo online como tal, pero sí podemos competir de manera indirecta con otros jugadores.

20161120061522_1

No podemos evitar sentir cierta pena hacia lo corto que resulta el modo historia con todos los personajes. En tan sólo seis combates, habremos superado dicho modo. A su favor, hay que decir que sólo desbloquearemos todos los logros y el 100% si nos pasamos el título en modo difícil. Y aseguramos que esa tarea os llevará muchísimo tiempo.

Y, más importante, ¿cómo son los combates, en qué consisten?

Las ninjas se enfrentarán en batallas 1 VS 1, en las que se pondrán a los mandos de una cocina y lucharán para sacar el menú más completo y sabroso. Minaremos la moral de nuestra rival encadenando combos a base de pulsación de botones al ritmo de las canciones (los veremos en pantalla), para presentar luego nuestra comida a Hanzō. El abuelo de Asuka probará toda la comida y decidirá cuál de las dos merece la victoria. Si los personajes tienen algún tipo de historia (más allá de Bon Appétit), compartirán un breve diálogo en la presentación de la batalla.

Cada vez que un personaje pierda una ronda de las tres para finalizar la pelea, verá reducida su cantidad de ropa. Si lo hemos hecho bien, al finalizar, la rival perderá por completo sus prendas, quedando desnuda ante nuestro personaje. Si hemos hecho un perfect, tendremos una pequeña sorpresa.

20161120044405_1

La conversión se ha realizado correctamente y, aunque podríamos pedir una mayor opción a la personalización en sus opciones (adaptadas al PC), estamos satisfechos con el resultado general. Al menos, se han incluido los packs de DLCs que podían adquirirse en PSVita. En esta ocasión, lo tendremos automáticamente.

Ojalá se hubiera traducido al español (textos, al menos) … pero, por fortuna, lo tenemos aquí, aunque sea en perfecto inglés.

Jugabilidad y Sonido

Suelen ir por separado, pero esto es un juego musical. Hay que juzgarlos como un tándem, puesto que es hacia lo que aspira el título.

La jugabilidad de Bon Appétit no podría ser más sencilla: tendremos ocho botones para pulsar y para ejecutar correctamente las melodías a través de los dos paneles inferiores de la pantalla. En dichos botones, veremos reflejados los símbolos del mando de Xbox y los botones de la cruceta.

Los botones varían, dependiendo de la canción que nos toque. Generalmente, necesitaremos pulsaciones rápidas y exactas, pero de vez en cuando nos podemos encontrar con momentos donde hay que mantener el botón pulsado y otros donde deberemos pulsar lo más rápido posible.

20161120042932_1

Los paneles pueden entrecruzarse, teniendo que mirarlos al mismo tiempo o por separado. En el nivel fácil, rara vez llegaremos a utilizar los dos al mismo tiempo (siempre se irán sucediendo uno tras otro), mientras que en el modo difícil combinaremos las teclas superiores con las inferiores, lo que convierte al título en un verdadero desafío sólo adecuado para los que tengan más memoria y más habilidad a la hora de ver y pulsar.

Por otra parte, si encadenamos suficientes combos sin detenernos y sin fallar (un error y se rompe la cadena), podemos entrar en un modo especial pulsando los botones superiores del mando. Además de eso, tendremos acceso a una escena oculta (si mantenemos la cadena durante el tiempo suficiente) durante el proceso del combate. Por desgracia, el juego va tan rápido que no podremos observar qué hacen las ninjas, así que no resulta tan relevante.

La banda sonora es apropiada, rítmica, fácil de seguir. Tiene tonos marcados y pausas suficientes para permitirnos relajarnos entre nota y nota (sobre todo, en niveles bajos). Cada personaje llevará adjudicada una melodía predeterminada que no podremos cambiar y que sonará siempre que las enfrentemos.

20161120042705_1

Lo malo es que las únicas que tienen canciones verdaderamente buenas con voces son las líderes de los clanes, escasas en comparación con todos los personajes que hacen aparición en esta entrega de la franquicia.

Aún así, tanto la música como las voces están perfectamente recreadas. ¿Detectamos cierta mejoría con respecto a la versión portátil? Definitivamente, sí.

Conclusión

Estamos ante una conversión excelente de un título que ya nos sorprendía en la portátil de Sony. Las mejoras añadidas en lo referente al estético le sientan de maravilla, y es fantástico poder jugarlo ‘en tamaño grande’, con toda la definición que ello conlleva, 1080p y 60fps constantes.

Es una lástima que el modo ventana no vaya más fluido. No conseguimos explicarnos por qué es de esa manera y qué sucedió para no ver que los fps caían tanto al no jugar a pantalla completa.

Los modos son bastante largos, aunque tengan la misma base. Podemos olvidarnos de los DLCs de la versión portátil, pues Bon Appétit los incluye por defecto.

20161120042021_1

Este spin-off de Senran Kagura es divertido durante un largo rato, bastante difícil en modos de dificultad altos y con toda la hermosura que tuvieran las ninjas. Eso sí: viene con alta dosis de fanservice. Si ya eres un fan de la saga, estarás encantado con este videojuego. Si no conoces a Marvelous… tal vez no te guste lo que te vayas a encontrar, porque hay mucho, muchísimo, fanservice.

Si no te importa la abundancia de pechos, de temas fálicos y demás, disfrutarás con Bon Appétit, incluso si no eres fan de la franquicia. La parte musical es maravillosa, realmente. Tal vez, sea incluso de los mejores títulos dentro del género rítmo.

Si te gustan los juegos musicales, el fanservice, y Senran Kagura (todo esto por separado o combinado), Senran Kagura: Bon Appétit debe ser una parada obligatoria.

20161120043752_1

Senran Kagura: Bon Appétit está disponible para PC a través de la plataforma Steam (29,99€).