Un medio artístico tan joven como el nuestro necesitaba reposar sus posos para engendrar obras maduras que reflejasen la profundidad real de este arte. Hemos asistido a un proceso de evolución que ha copado todas las vertientes de los videojuegos y gracias a ese progreso de maduración tenemos una obra como Sensei: Diálogos con maestros del videojuego japonés.

En Sensei, Luís García Navarro, ha entrevistado a 20 personalidades del videojuego japonés. Creadores que han ayudado a definir la existencia misma del videojuego y que son sin lugar a dudas genios en su campo. En esta obra publicada por Héroes de Papel, asistimos a una colección de entrevistas sinceras y realizadas con total transparencia ante la ausencia de los férreos acuerdos de confidencialidad que vulgarizan las charlas con estos maestros.

Métodos de trabajo, secretos de los desarrollos, anécdotas y mucho más es lo que encontraréis en Sensei: Diálogos con maestros del videojuego japonés.

Contenido

Un libro tan especial como Sensei no puede analizarse bajo un prisma convencional, porque no estamos ante una obra narrativa clásica y evaluar el plano estilístico o la riqueza de la prosa es un error en una publicación que se construye a partir de la colección de diferentes entrevistas. Aquí prima el contenido como canalizador de un todo. Y para exprimir ese contenido el entrevistador debe ser intrépido y muy ágil en el directo para conseguir el máximo del entrevistado.

El rendimiento que puede obtenerse de una entrevista depende en cierta parte de agentes aleatorios –por ejemplo, el humor que tenga el entrevistado ese día-, pero otros factores penden directamente de la habilidad del entrevistador. Y en este punto creo que Luis García ha hecho un trabajo muy sólido adaptando las preguntas a la naturaleza del orador, reconduciendo la entrevista perfectamente en esos puntos donde se corre el riesgo de descolgarse y tocando temas que al menos personalmente, me parecen muy instructivos porque generalmente no tenemos la suerte de poder acceder a contenido tan atrevido en este mercado.

Esta audacia se consigue entrevistando a personalidades que no deben rendir cuentas a empresas de gran magnitud en la actualidad. La mayoría de los entrevistados se encuentran en este momento en empresas propias, independientes o en escalas de mando de cierta altura que les permiten desatarse el nudo de la corbata con libertad. De haber seguido una ruta convencional, se habría conseguido un libro con grandes preguntas y respuestas estándar que podrían provenir de cualquier departamento de relaciones públicas.

Personalmente, las entrevistas que más disfruto son aquellas en las que el entrevistado después de responder las primeras preguntas de calentamiento entra totalmente en juego y establece un diálogo que va más allá del juego pregunta-respuesta, internándose en sus recuerdos construyendo una conversación consigo mismo que profundiza totalmente en sus reflexiones sin ocultar ningún detalle. Este lenguaje fluido se siente en la mayoría de las entrevistas que se encuentran en Sensei.

La globalización lima las aristas de las peculiaridades culturales, sin embargo, Japón es un territorio que mantiene una ideología y una forma de hacer las cosas muy identificativa con su acerbo genético. Ese choque cultural impregna las entrevistas de Sensei y enriquece enormemente el contenido de estos textos porque somos participes indirectamente de la metodología de trabajo o de la cadena de pensamientos que siguen los habitantes de este país para tomar sus decisiones y crear ese contenido tan especial que solo ellos son capaces de elaborar. Es muy gratificante como algunos ponentes al ser sometidos a la misma pregunta responden de una forma tan diferente a la misma cuestión, pero manteniendo ese pedigrí tan propio de los habitantes de la isla nipona.

En este libro os vais a encontrar con una profundidad en algunos temas que no se encuentra en ningún medio generalista -habitualmente-. Se desgranan aspectos como los documentos de diseño de los videojuegos, las tareas reales de un productor o los procesos que llevan a armar un juego en sus diferentes capas. Que se toque uno u otro tema depende en esencia de las áreas que cubre el entrevistado en la factura del producto.

En Sensei estrechamos la mano a creadores de todo tipo de contenido y que han pasado por algunas de las grandes empresas del sector. Sin entrar en exceso en nombres, todos conocéis a Suda51, Igarashi, Sakaguchi o a Nagoshi, nombres propios que comparten cartel con Tomohiro Nishikado (creador de Space Invaders) o Niitani (fundador de la mítica Compile). Maestros que han creado formas de juego en muchos casos o que han aportado muchísimo a la industria, ese es el perfil del entrevistado en Sensei. Por supuesto, me habría gustado alguna entrevista con alguien de Nintendo, de Sony o de Toaplan por citar algunos ejemplos, pero es evidente que era imposible poder entrevistar a todos nuestros desarrolladores favoritos. Eso sí, los seguidores de Taito, Namco o Sega (sobre todo de estos últimos) se van a encontrar con algunos de los artífices que ayudaron a moldear esas empresas con sus brillantes juegos.

Edición

Es terriblemente complicado publicar un libro de entrevistas y que este posea un ritmo ágil para permitir una lectura divertida. Esto se consigue con un contenido atrayente y con una edición inteligente. En el contenido se requiere de preguntas interesantes que obliguen al entrevistado a salirse de la rutina y una buena edición, maquetación y corrección pueden convertir una obra ramplona en un producto más atractivo. En Sensei se conjugan ambos factores.

Héroes de Papel ha publicado Sensei en una edición de tapas duras con un interior de manual. El tamaño de la fuente y el estilo son agradecidos con el lector, el espaciado permite visualizar mejor los textos y refrescar la lectura, y se ha ordenado con tino el contenido. Quizá como guinda, me habría gustado que las imágenes de los maestros fuesen en color, pero ese toque en blanco y negro también aporta una línea elegante a la edición. Edición que tiene dos fallos contados –al menos lo que servidor ha detectado en su lectura-, pero el global es superlativo.

Conclusión

Sensei es un tributo a los grandes creadores que tan buenos momentos nos han hecho pasar. No solo es un homenaje, también estamos ante un trabajo de investigación que ha conseguido sacar a la luz secretos, anécdotas y otros aspectos que permanecían ocultos al público de productos que han definido el videojuego como una forma de entretenimiento clave en la actualidad.

Por supuesto que se podría haber entrevistado a otras personalidades, profundizar en ciertos temas con algunos invitados o exprimirles un poco más, pero el resultado es digno de elogio y eso es algo que no puede pasarse por alto porque esta obra aporta mucho más de lo que puede pensarse de inicio. Reitero que debe olvidarse la entrevista típica que se lee habitualmente, porque en este caso existe profundidad, desarrollo y un trato de temas que dejan lejos lo superfluo.

Sensei ha conseguido enseñarme como aficionado a los videojuegos elementos que desconocía en la creación de un juego. Un libro que todo aficionado al videojuego japonés debería leer.

Sensei: Diálogos con Maestros del Videojuego Japonés ya a la venta en la web de Héroes de Papel por 21€. Al comprar el libro en Héroes de Papel se os obsequiará con un marcapáginas y cuatro postales (Plano de diseño de Pac-Man, una ilustración de Naoto Oshima de Sonic, una fotografía de Nishikado y la portada del libro).