La tercera de las aventuras de la nueva Lara Croft nos trae de una vez más ruinas que explorar y un mundo al que salvar del apocalipsis. Reclamos viejos para un juego nuevo y que sin duda funcionan a la hora de convertirse en un excelente motor para este título de aventuras. Lo cierto es que Shadow of the Tomb Raider es el título más ambicioso de la saga, pero también el que sus costuras se muestran con mayor descaro. Esto no es malo en ningún caso, pero sí pone de manifiesto que la fórmula seguida por Eidos Montreal necesita recorrer nuevos horizontes de cara a que las próximas entregas sigan resultando atractivas para los jugadores. Y todo ello buscando un camino propio.

Más allá de estas consideraciones, lo cierto es que Shadow of the Tomb Raider es un título de aventuras y plataformas bastante competente. Un híbrido que funciona muy bien y que atrapa al jugador desde el primer momento gracias a su trama. Si bien es cierto que esta en ocasiones es demasiado “protagonista” aunque en líneas generales la proporción entre acción y momentos de pausa están bien medidos. Todo ello aderezado con un potente y atractivo entorno gráfico que hace que esta nueva aventura de Lara Croft sea toda una experiencia audiovisual. Pero vayamos por partes y procedamos a analizar en profundidad Shadow of the Tomb Raider.

Apartado técnico

Al igual que sus anteriores entregas, Shadow of the Tomb Raider ofrece un apartado técnico y gráfico de una alta calidad que se completa gracias a su multitud de opciones. Todo esto tiene especial importancia en PC donde podemos “trastear” con las diversas opciones que nos presenta el juego para personalizarlo a nuestro gusto y de paso, exprimir al máximo máquina y juego si podemos. Otro aspecto positivo de esta versatilidad es que de igual modo podremos configurar las opciones a la baja si nuestro PC es más modesto. En cualquier caso, Shadow of the Tomb Raider luce muy bien visualmente, incluso con las opciones más modestas.

Uno de los aspectos novedosos que introduce esta entrega es el barro, cuyos efectos se aplican sobre Lara Croft a nivel visual y jugable. Visualmente es una pátina que recubre al personaje, pero también es interesante ver como se produce el movimiento de nuestro personaje sobre estos lodazales. En este sentido las animaciones han sido muy bien recreadas y las sensaciones que evoca son bastante reales. En este sentido, ver como Lara recorre uno de estas pozas de barro en Shadow of the Tomb Raider es llamativo y curioso. Uno de esos detalles que muestran en el trabajo y dedicación de Eidos Montreal en esta entrega.

En lo que se refiere a cuestiones menos técnicas, Shadow of the Tomb Raider es un juego muy atractivo y con un diseño artístico bastante realista. La recreación de los templos Mayas y de otras culturas precolombinas han sido realizadas con bastante gusto, y aunque la precisión histórica pueda discutirse, lo cierto es que uno sí tiene la sensación de estar recorriendo estos viejos templos y ruinas. El verde y el dorado son los colores protagonistas y hacen que esta tercera parte sea la menos sobria que hemos visto hasta la fecha, ya que los grises y tonos oscuros habían sido predominantes hasta ahora.

Del mismo modo, la recreación de los entornos y de los personajes que nos encontramos cuentan con un buen nivel de detalle. Todo ello contribuye a enriquecer la experiencia de juego y a hacer de Shadow of the Tomb Raider un juego mucho más completo y redondo. Evidentemente, estamos ante un título que tiene sus licencias, pero en líneas generales podemos señalar que todos los elementos que lo componen han sido muy bien diseñados. Por ejemplo, la fauna amazónica está presente y se convierte en otro elemento más de cohesión.

Respecto a los bugs y los problemas técnicos, lo cierto es que en nuestras sesiones de juego no hemos apreciado problemas dignos de mención. Es posible que haya habido algunas deficiencias al relacionadas con el rendimiento en PCs modestos o en determinadas configuraciones de equipo, pero lo cierto es que con los últimos drivers parece que se han solucionado bastantes de estos problemas. También en alguna ocasión hemos experimentado algún error puntual en animaciones, pero nada que haya imposibilitado avanzar en la partida.

Jugabilidad

El núcleo jugable en Shadow of the Tomb Raider se mantiene inalterado respecto a sus anteriores entregas enlazando fases de exploración, con otras de combate, plataformas e historia. Una sucesión que se repite de forma continua desde el principio hasta el final y que de algún modo es imposible no sentir que es una formula caduca y sobreexplotada. En cualquier caso, la fuerza del juego es tal que esta sensación de repetición se difumina y no resulta tan perceptible como efectivamente es y que hace que la experiencia de juego no se resienta. Pero lo cierto es que tal y como mencionábamos al principio, las costuras se le empiezan a notar a Tomb Raider.

Una vez más tendremos que sobrevivir en un entorno hostil, recibir mil y un golpes, y conseguir armas y habilidades que nos permitirán acceder a distintas zonas del juego. Un planteamiento continuista al que sin embargo se añaden algunas novedades que si bien amplían un poco las posibilidades de Shadow of the Tomb Raider resultan un tanto insuficientes. Una de ellas nos permitirá colgar de una rama a nuestros enemigos como si fuésemos el mítico “Predator” eliminándolos de forma sigilosa y permitiéndonos enfocar los combates desde una nueva perspectiva. Pero más allá de la anécdota, lo cierto es que tampoco es algo excesivamente relevante.

Otra novedad es la posibilidad de embadurnarnos de barro, lo que nos permitirá utilizar nuestro entorno de forma más eficaz a la hora de camuflarnos. De esta manera, Lara podrá agazaparse entre la hierba y permanecer oculta durante más tiempo. De esta forma, podremos escabullirnos con más facilidad o plantear una estrategia de ataque diferente y más centrada en el sigilo que en la de otras entregas. Y es que Lara Croft sigue siendo muy endeble y los combates directos serán mortales en caso de que no nos los planteemos con cabeza.

En este sentido, Shadow of the Tomb Raider es mucho más completo que sus antecesores y es un juego más ambicioso para aquellos que quieren tener una experiencia de juego más clásica. Estamos ante un título que presenta múltiples niveles de dificultad que van desde incrementar el daño que recibimos a eliminar las ayudas dentro del juego. Esto último es realmente interesante, ya que pese a que la exploración de ruinas en esta nueva saga de Lara Croft nunca ha sido especialmente ambiciosa, sí se trivializaba con el sistema de marcas que presenta el juego. Con esta opción, Shadow of the Tomb Raider se convierte en un título mucho más interesante y en cierto modo, recupera la esencia de los clásicos.

Pero obviando esta cuestión, y tal y como hemos señalado, el formato de Shadow of the Tomb Raider nos invita a avanzar en la trama para desbloquear nuevos “jueguetes” y de esta forma acceder a nuevos lugares y recorrer antiguos entornos por los que ya hemos pasado. Este pequeño “backtracking” se ha vuelto un poco más interesante ya que algunas tumbas nos recompensan con alguna habilidad u objeto atrayente , lo que siempre es un atractivo más allá de obtener experiencia u algún objeto menor para fabricar cosas.

También encontramos “misiones secundarias” en Shadow of the Tomb Raider aunque podemos afirmar que no es una incorporación que sea revolucionaria. La estructura de estos recados es bastante sencilla y podía haber sido desarrollada de una manera más ambiciosa e integrada en la jugabilidad. En cualquier caso, si queremos completar el juego al completo tendremos que completarlas todas, ya que algunas de ellas esconden localizaciones de objetos y tumbas para explorar.

Una vez más el sistema de progresión de Lara ha sido modificado y en esta ocasión tendremos una especie de tablero en el que invertir puntos para desbloquear habilidades. Algunas de ellas se obtienen mediante la trama de Shadow of the Tomb Raider, pero para otras es necesario explorar ruinas y otros elementos presentes en este particular mundo. Otra particularidad es que para desbloquear algunos de estos beneficios es necesario adquirir previamente uno que esté adyacente, de forma que tenemos que planear un poco como invertir estos puntos, aunque a largo plazo ganar experiencia no supone ningún tipo de problema.

Apartado sonoro

La música y la sonoridad de Shadow of the Tomb Raider es otro de esos apartados perfectamente cuidados por parte de Eidos Montreal. Quizá la banda sonora no sea especialmente memorable, pero sin duda sus melodías nos acompañan sin distraernos a lo largo de toda esta aventura adaptándose a cada una de las situaciones que nos encontramos. Lo mismo ocurre con los efectos sonoros, que están perfectamente integrados con el resto del juego para ofender una experiencia más redonda. En cuanto a las voces, el doblaje en español es notable y hace uso de voces bastante conocidas que casi todo el mundo reconocerá inmediatamente. Quizá esto último resulte un tanto negativo, ya que familiaridad puede sacarnos del contexto del juego, pero es más una apreciación personal que una crítica.

Conclusión

Como señalábamos, Shadow of the Tomb Raider es el mejor juego de la saga hasta la fecha aunque eso no significa que no tenga su lado oscuro. Su planteamiento es excesivamente continuista y la ambición por innovar de Eidos Montreal parece que ha sido dejada en un segundo plano con el objetivo de lanzar al mercado un juego correcto. Y eso, es quizá lo que pueda “chirriar” en este Tomb Raider, que todo parece demasiado correcto y que el espíritu de aventura se ha dejado a un lado. En cualquier caso, estamos ante un juego divertido que es capaz de atraparnos durante horas intentando explorar y encontrar todos sus secretos.

Quizá sea un tanto repetitivo, una sensación que se hace más evidente si habéis jugado el resto de entregas de la saga, pero la verdad es que el formato funciona por ahora pese a que los síntomas de desgaste empiezan a ser evidentes Visualmente es un juego espectacular y con una versatilidad suficiente para adaptarse a las distintas plataformas en las que puede ejecutarse, lo que hace que sin duda estemos ante un título muy robusto en este sentido. Shadow of the Tomb Raider es uno de esos títulos que llegan y se disfrutan con facilidad, aunque se queda lejos de recuperar la gloria que una vez tuvo la saga y que todavía muchos jugadores añoran que regrese.

Shadow of the Tomb Raider ya disponible para PC, PS4 y Xbox One.