La franquicia Shining siempre ha gozado de mi simpatía desde los tiempos de Mega Drive. Se trata de juegos de rol que llevan el aventurero de SEGA. Esto se traduce en combates rápidos y desarrollos meridianamente ágiles. Algo que se mantiene en Resonance, una entrega que se desarrolló para PlayStation 3 y que se lanzó únicamente en Japón.

Por la gracia de la diosa de las remasterizaciones, Shining Resonance ha sido readaptado a los sistemas de la actual generación añadiendo Refrain en su título. Un añadido que se escapa del típico “HD” que acompaña a este tipo de trabajos, porque no solo ha mejorado en el apartado técnico, también se ha añadido nuevo contenido. Pasemos al quirófano para hablar del juego.

Shining Resonance, el juego

Me alegra que estemos ante un resurgir en importancia del RPG, un género que nunca se había ido, pero que parecía algo aletargado en su derivación nipona. Tan importante es el rol que fijaros en la cantidad de desarrollos actuales que incluyen mecánicas de progresión de este mundo. Sistemas que enriquecen las fórmulas jugables con más opciones y profundidad. Volvamos a Shining Resonance, que no estamos en una disertación sobre la incorporación de mecánicas jugables en géneros anteriormente lejanos de estas.

En su momento no disfruté de Shining Resonance por su localización. Me he atrevido con juegos en japonés que no requieren del conocimiento del idioma por tratarse de juegos de jugabilidad pura, pero en títulos con un desarrollo extenso de trama como el que nos ocupa, no puedo perdonarme el no enterarme de nada. Y es que en Shining Resonance Refrain os vais a encontrar con una trama extensa que ocupa una parte importante del desarrollo.

Este desarrollo se construye principalmente sobre mecánicas de action-RPG. De hecho comenzamos con una sección de combate. Los enemigos se encontrarán dispersos por el mapa y al acercarnos lo suficiente se iniciará el combate en una área finita. Atacaremos con dos botones principalmente que desencadenan ataques de diferente potencia. Los golpes se pueden combear y se consumirá una barra de stamina al encadenar golpes que se recuperará rápidamente al detener los ataques. Estos combates son muy primarios, pero tienen cierto componente táctico, porque podemos movernos alrededor de los enemigos para evitar sus golpes o disponernos de la mejor forma posible para encararlos. Se permiten los bloqueos y la fórmula se matiza con la realización de ataques especiales. Estos se ejecutan de una forma muy sencilla. Bastará con pulsar L1 en PS4 o su análogo en otro sistema y se desplegará un menú flotante con las técnicas que tenemos asociadas a cada botón principal. Existe asimismo una mecánica que nos permitirá romper el ataque del enemigo.

El combate tiene un componente de progresión liviano y existen ligeras bifurcaciones en función del personaje que estamos manejando. Lo realmente interesante es que el combate es rápido y la realización de los golpes convencionales y el rápido refresco de los ataques especiales y de la recuperación de la stamina se orientan a ofrecer enfrentamientos muy venales. No todo acaba en este punto, porque existen dos mecanismos que pueden cambiar el flujo de la batalla. Por una parte tenemos el Shining Dragon, un poder contundente que funciona a modo de invocación. El sistema B.A.N.D nos permite a través de las Armonics, instrumentos que podrán tocar los personajes, tocar determinadas piezas que activan efectos muy diversos, pero siempre beneficiosos. Este B.A.N.D solo podrá ejecutarse si se supera el umbral mínimo de la BPM o Battle Perfomance Mana. Dependiendo del personaje que actúe como principal y de la canción a interpretar, se liberarán unos efectos u otros.

El juego también tiene una exploración ligera de áreas de descanso y mazmorras que son eminentemente simples, algo que va con el espíritu visceral del combate. Y entre combate y combate esperad escenas de diálogo para desarrollar la trama. Estas son muy numerosas y despliegan de forma conveniente el guion a lo visual novel.

El juego tiene sus carencias en lo limitados que son los enemigos en patrones de actuación y tipo de los mismos. La IA de nuestros aliados es muy funcional y tiene sus carencias. El sistema jugable, similar al de Star Ocean, funciona, aunque no le habría venido mal una capa mayor de opciones.

La BSO de Elements Garden tiene algunos temas potentes. Incluso si no vais a comprar el juego, os invito a escucharla, porque merece la pena y realza ciertos momentos con acierto. Cortes que destacan sobre el resto que son más pasivos y menos memorables.

Shining Resonance es un juego de rol solvente. No es profundo, ni dibuja opciones de jugabilidad muy hondas, su cometido es el de dar al jugador un ritmo muy arcade en los combates. Y creo que le sienta bien, porque consigue ser ágil, a la par que limitado. Se disfruta aunque no sea capaz de ir más allá en su contenido.

Shining Resonance Refrain, la adaptación a la actual generación

Mencionar que no estamos ante un producto que en su día fuese ejemplo en lo técnico y ni falta le hacía porque sus bondades van por otros derroteros. Como remasterización se dicta que la resolución debe aumentar, y lo hace hasta los 1080p, y tasa de frames alcanza los 60fps con una buena estabilidad -30 en Switch-. Visualmente los escenarios son sencillos con poco volumen y texturas muy grandes y de poca definición, pero los personajes quedan muy bien con el incremento de nitidez que ha sufrido el título de SEGA. Los personajes se ven limpios, definidos y con presencia. Los dragones son menos agradecidos, pero un dragón siempre mola, que duda cabe. De esta conversión, las cargas son el aspecto más criticable sin duda, algo extensas para cargar escenarios de una extensión y una complejidad muy primaria.

Un remaster que se ha cuidado en la adaptación, aunque no ha sido posible traducirlo a nuestro idioma, se incluyen voces duales en inglés y en japonés. En inglés el trabajo es más que aceptable con una interpretación al nivel de algunos animes doblados a este idioma.

Como novedad más interesante de esta remasterización tenemos el modo Refrain que añade a dos nuevos personajes al elenco jugable. Se recomienda no jugar en este modo de primeras para evitar spoilers de gran calado. Tomadlo como un modo “New Game +”, porque añade nuevos segmentos a la trama y a estos dos personajes. El resto prácticamente se mantiene respecto al modo original. Incluid en el paquete todos los DLCs que salieron para el juego.

Gameplay

Moonlight Overture. Gameplay del inicio del juego. Dibuja las bases del juego y sirve para evaluar la calidad de la remasterización.

Paseo en Kirika City. Un simple paseo por un área de recreo de este Refrain para que podáis comprobar como luce en esta versión vitaminada.

Conclusión

La propia existencia de este Shining Resonance Refrain es toda una sorpresa. Un juego que no contaba con muchas posibilidades de salir de Japón y aunque hay opciones semejantes a esta mejor selladas en sus apartados jugables creo que Resonance merece un hueco en las estanterías de los amantes del género. Y lo merece por su ejecución arcade y su desarrollo de trama a lo visual novel. Si apostais por él como mínimo os ofrecerá unas 40 horas de juego.

Es plano en su desarrollo jugable e incluso cae en la reiteración con facilidad. La inteligencia artificial de los aliados os regalará momentos estrafalarios. Puntos negativos para un juego que se disfruta y que está a un precio atractivo. La decisión es vuestra.

Shining Resonance Refrain a la venta en PS4, One, Switch y PC.