La factoría Pokemon ha sido siempre una mina de oro.

Muchos pensaban que el éxito no les duraría, pero hemos perdido ya la cuenta de las innumerables versiones salidas en consolas Nintendo y aun así la fortuna siempre les ha sonreido.

Una mezcla de rol con unos personajes, los Pokemon, con nuevos de éstos en cada versión y que enloquecían a los más pequeños ( y a los no tanto), así como unos nombres en algunos casos impronunciables son las señas de identidad de esta saga que año tras año iba vendiendo millones de copias.

Ahora nos llega Super Pokemon Rumble, esta vez desarrollado por Ambrella, dejando de lado el rpg y pasándose a la acción de forma descarada, con una historia muy simplista y un modo de juego que pasa de sorprender a aburrir en cinco minutos.

Si quieres saber que tal les han sentado las 3D a la saga Pokemon sigue tras el salto.

Apartado Técnico

Lo primero que vemos cuando ponemos por primera vez este SPR es que el acabado gráfico es muy diferente.

Ahora nuestros Pokemons son juguetes que controlamos a través de nuestro Mii en una tienda de juguetes. Es por eso que ahora controlaremos siempre a un Pokemon y no a un entrenador de éstos, como de costumbre.

La calidad gráfica nunca ha sido una de las señas de identidad de esta saga, pero en este título en particular se lo han tomado bastante al pie de la letra.

Los gráficos son pobres, insulsos, sin nada que atraiga ni en los personajes ni en el entorno. Es una pena que el resultado haya sido incluso inferior a las entregas de DS. Con un poco de trabajo se podría haber sacado mucho más partido.

Pero es que además lo poco que demuestra el acabado gráfico general tampoco lo hace de manera efectiva, pues cuando hay varios Pokemons en pantalla tendremos ralentizaciones incomprensibles en un título con un apartado técnico tan mediocre.

Los lugares que visitaremos son bastante diferentes y aunque pobres y sin vida al menos en este sentido no es tan repetitivo.

Otro aspecto en el que falla es en el pobre efecto 3D empleado. Inapreciable es la palabra. Para ofrecernos un 3D así mejor que no ofrezcan nada.

En resumen un acabado gráfico muy mediocre.

Jugabilidad

Siempre se ha dicho que a un buen juego se le puede perdonar su apartado técnico si su jugabilidad es buena. Pues bien, en este caso ni lo uno ni lo otro.

Porque vale, los Pokemon nunca han tenido una historia épica. Más bien es la típica historia que al menos entretiene. Pero es que la historia de este no es que sea mala. Es pésima.

Ya no es que la parte RPG se haya desvanecido sin dejar rastro. Es que lo único que tenemos que hacer es machacar los botones para derrotar a todos los enemigos y de vez en cuando uno de estos se unirá a nuestro séquito con la misión de ganar todas las Royal Rumble hasta ser el máximo campeón.

De vez en cuando podremos comprar nuevas habilidades para nuestros Pokemons con los puntos que conseguiremos al derrotar a nuestros enemigos. En algunos torneos sólo podremos entrar con un tipo de Pokemon. En otras deberemos tener uno con un nivel mínimo para hacerlo.

Pero aquí acaba todo. La diversión se torna en monotonía cuando pasamos a los siguientes niveles. No resulta nada agradable ver que lo único que debemos hacer es derrotar y derrotar para tener a más Pokemons y continuar hasta alzarnos con el trofeo final.

Ni siquiera los que ya tenemos evolucionan. Tienen un nivel y este ni sube ni baja. Nos limitaremos a usar los más fuertes en cada momento. Es verdad que a veces es mejor usar uno de agua contra otro de fuego o viceversa, pero aun así, si tenemos uno lo suficientemente fuerte, no nos hará falta ni tener esto en cuenta.

Además el juego no es para nada complicado y no será ningún desafio acabar con él.

Sonido

Este apartado tampoco destaca en ningún sentido.

Melodías repetitivas, cansinas y sin gracia. No era necesario una BSO de cinco estrellas. Sólo un poco de empeño.

Los efectos de sonido tampoco destacan en absoluto, siguiendo la tónica general del juego.

En fin, poco más que decir. Una pena.

Conclusión Final

Si has llegado hasta aquí nada te va a sorprender. Este juego es un despropósito con patas.

Sólo si eres un fan acérrimo de la saga y te gusta eso de coleccinar todos los Pokemons merecería la pena. Y creo que ni así.

No hay nada que destacar. Nada bueno que decir de él. El efecto 3D pasa desapercibido ( hay veces que parece ni existir), la historia da pena y la jugabilidad está por los suelos. Encima la partida es única y si alguien que no seas tu quiere jugar tiene que hacerlo en la tuya o borrarla (incomprensible). Podría seguir, pero no me gusta ensañarme. Aunque viendo el análisis cualquiera lo diría…

Puntuación final 4,5

Super Pokemon Rumble está disponible en exclusiva para Nintendo 3DS en tu tienda habitual por el precio de 40’95€.