Witcher-2

El desarrollo de la tercera entrega de The Witcher tuvo un embarazo y un parto complicados. Su gestación se alargó con retrasos y rumores sobre la calidad del proyecto. Su nacimiento se tapó con algo de niebla por el downgrade que había sufrido el juego desde su presentación y algunos fallos de rendimiento hicieron el resto.

Después de una serie de parches, el rendimiento ha mejorado y la mayoría de bugs críticos se han solventado. Y es que a decir verdad y de forma sincera, The Witcher 3 es uno de los imprescindibles del año y posiblemente de la generación. La forma en la que articula su trama y su jugabilidad sentarán precedente en los juegos de rol de mundo abierto venideros y quizá incluso inspire a desarrollos de otros géneros.

Apartado técnico

Un juego construye su apartado técnico con una serie de segmentos que confluyen para entregar un acabado concreto, pero generalmente se le atribuye en exceso a la faceta gráfica pura olvidando otros elementos. The Witcher 3 es un título coral que ofrece mucho en diversas áreas aunque en otras pueda ser mejorable, pero en global CD Projekt ha logrado un estandarte.

Lacehalls

Valorad que hablamos de un juego de mundo abierto con un mapa extenso y una puesta en escena vasta y llena de elementos. Geralt puede recorrer su mundo de espada y brujería sin cortes (excepto porque aparezca una escena, tengamos que cargar en el último punto de control o lleguemos a un punto en concreto de la misión que corte el desarrollo). El brujo os llevará a un mundo recargado, inundado de texturas de gran calidad, con modelados trabajados, personajes con animaciones faciales de nivel, y un apartado artístico y un uso de la luz soberbios.

El apartado artístico incrementa la percepción gráfica del juego y consigue crear un ambiente diferente y que arrastra al jugador a este universo medieval de fantasía. Por encima de todo, destacaría la excelsa recreación de los entornos naturales con su flora, su fauna, la orografía tan lograda de los mapas (los recorridos a caballo con muy interesantes) y la vegetación tan brutal que acompaña a Geralt en su viaje. No olvido que algunos asentamientos humanos son encantadores, incluso uno en concreto que no desvelaré me parece lo mejor que se ha creado en los mundos ludoficcionales de espada y bujería. Un título a descubrir que os dejará petrificados con todo lo que ofrece.

Midcopse

No quisiera extenderme en exceso con todo el músculo técnico de The Witcher 3, pero sabed que estáis ante algo realmente grande y cuando escribo grande, me refiero a la propia parte técnica y al sin fin de elementos que se derivan de este campo. Obviamente es mejorable, por ejemplo, las animaciones de Geralt, y del resto, tienen margen de mejora (de inicio se aprecian algo robóticas). El rendimiento del juego en consola no es malo y se “mantiene” a unos 30fps, pero la zona del pantano es espantosa y clama por una optimización más eficiente. Las cargas son insidiosas. Pueden alargarse hasta los 70 segundos y es natural que molesten cuando tiene que cargarse una zona de mayor dificultad y esta debe repetirse unas cuantas veces. Luego tenemos los errores típicos de todo sandbox: acciones extrañas de la física, pequeños bugs tontos (y algunos que no lo son tanto) y este tipo de faltas que aparecen al crear un mundo tan considerable en todos sus elementos.

Jugabilidad

The Witcher 3 se ha diseñado con ambición y con la idea de crear un producto inmenso en todos sus apartados. Esta imagen también se ha llevado a la jugabilidad y es que la tercera entrega del brujo es superlativa por todo lo que tiene que ofrecer a nivel jugable. Es denso, está lleno de posibilidades y posee cierta complejidad. Un regalo para los seguidores de los RPGs occidentales y los amantes de las novelas de Geralt de Rivia.

Todo aparece en su justo momento para permitir que el jugador escale progresivamente con todo lo que tiene que ofrecer el juego

Admito en este apartado que las dos primeras entregas tenían puntos negros en la jugabilidad que afectaban a mi experiencia con la saga. Sobre todo lo que compete al sistema de combate, pero CD Projekt ha rediseñado este apartado y lo ha segmentado de forma que no solo es más ágil, sino más interesante y lógico. En el combate propiamente directo tenemos que Geralt se mueve y ataca como en un hack & slash, pero que mantiene su toque táctico y la necesidad de defendernos, medir bien a los contrarios y llegado el caso, tomar pócimas para mejorar nuestros atributos. Este sistema se suplementa con los cinco signos que Geralt podrá realizar. Una especie de magias básicas que cubren diferentes espectros del combate. Recordad que el brujo no es un mago y por ello su magia es más plana que la de un mago puro como Yennefer o Triss Merigold.

Oxenfurt

Al combate le falta un punto de plasticidad y quizá una mayor sensibilidad en la realización de los contra-ataques, pero está muy mejorado y lleno de posibilidades. Posibilidades que se incrementan con diferentes aspectos que impactan directamente en la jugabilidad y que incluso alargan la experiencia jugable y permiten al jugador profundizar un nivel más en el mundo de The Witcher 3. El juego combina las dinámicas directas del combate con un sistema de alquimia que nos permitirá crear armas, armaduras, pócimas y otros elementos. Para crearlos será necesario encontrar los ingredientes y para ello habrá que explorar, tratar con los comerciantes e indagar. Pero también tendremos que encontrar planos para fabricar esos objetos y estos planos se obtendrán explorando el mapa o realizando misiones secundarias, primarias o diversos contratos. Al sumar experiencia por cumplir misiones o acabar con nuestros enemigos subiremos de nivel y se mejorarán nuestros atributos y obtendremos puntos que deberemos dedicar a mejorar apartados pasivos o activos de Geralt (habilidades de combate, los signos, etc.). Esto nos lleva al siguiente apartado: los mutágenos. Estos mutágenos mejorarán diversas facciones de Geralt y están directamente conectados con las habilidades a mejorar con los puntos que obtenemos al subir de experiencia.

Un sistema complejo, denso y perfectamente guiado por la desarrolladora. Todo aparece en su justo momento para permitir que el jugador escale progresivamente con todo lo que tiene que ofrecer el juego. No entendáis esto como un paseo, porque existe una libertad amplia e intencionada desde el inicio.

Ursten

El mundo de Geralt de Rivia: la espada y la brujería costumbrista

CD Projekt nunca ha cejado en su empeño de crear una versión digital del lore y de toda la mitología de las novelas de The Witcher. Y creo firmemente que con esta tercera parte lo han conseguido. Han construido una red en la trama absolutamente magistral que enlaza misiones principales que perfilan a los personajes y que los desarrollan a través de misiones secundarias llenas de elementos impactantes e interesantes. El cariño por estas misiones secundarias es tal que lejos de resultar simples entretenimientos muestran elementos jugables de primer nivel y un desarrollo en la trama que rivaliza con las misiones principales. Únicamente se diferencian en muchos casos por la dirección que toma cada tipología de misión.

Este hercúleo trabajo en el desarrollo de los personajes, la trama principal y las localizaciones dibujan un mapa jugable lleno de posibilidades y mucha variedad. Recordad que tenemos los contratos y es que todo Brujo debe ganarse la vida. En algunos de estos contratos se esconden algunos de los mejores combates contra las bestias que habitan en el mundo de Geralt de Rivia.

Vegelbud Residence

A título personal os recomendaría jugar a The Witcher 3 en difícil, ya que la dificultad en esta modalidad está perfectamente medida y obliga al jugador a utilizar los signos y algunas de las pociones importantes en momentos críticos. Además, el ajuste de la vitalidad es más eficiente si tenemos que recuperarnos a través de artículos o utilizando una habilidad que nos permite recuperar vida de forma lenta y en periodos concretos. De otra forma, los enemigos quitan menos vitalidad y podemos recuperar vida meditando. Algo que creo que rebaja la dificultad en gran medida. En difícil esto no se permite y se escalan mejor las herramientas que tenemos a nuestra disposición.

No puedo dejar este apartado comentando lo grande que es el juego del Gwent. Un juego de cartas que suma estrategia y cierta habilidad de intuición. Es un juego con fondo y que mejora al incrementar nuestro mazo de cartas. Mazo que puede mejorarse ganando duelos a personajes o comprando las cartas. Es un vicio.

Toda esta amalgama de opciones jugables, misiones y elementos hacen de The Witcher 3 una aventura no solo larga (tranquilamente 60 horas, pero pueden ser muchas más), sino interesante de completar, máxime cuando el sistema de decisiones está tan bien ejecutado. Nuestras decisiones afectarán al desarrollo que nos derivará por otro camino real e incluso afectará a las misiones que se desbloquearán de forma consecuente y lógica conforme a nuestras actuaciones.

El género de los RPGs occidentales se reescribirá con muchos de los elementos introducidos por CD Projekt en esta aventura

No puedo olvidar el tratamiento adulto que se le ha dado al juego, algo de agradecer en una época en la que se tiende a ser neutral con todo y en última instancia, genérico.

Algunos errores a considerar

Como ya he mencionado el sistema de combate puede mejorar añadiendo un sistema de combos más complejo y mejorando las uniones entre golpeos. El sistema de contras también tiene espacio para ser mejor. El inventario no es complicado, pero creo que debería ser más eficiente en la distribución de los elementos, sobre todo con las marcas de los objetos que tenemos que reparar (el sistema es un poco farragoso) y parece que todo está algo apelotonado. El mapa podría mejorar en la clarificación de los objetivos y en la propia interfaz utilizada.

Velen

En las misiones a realizar, en algunas de ellas se abusa del desplazamiento entre objetivos, es decir, en lo que se conoce como “el recadero” en esto de los sandbox. También es objeto de mejora a través de un parche la detección de elementos. A veces no se marca bien el artículo sobre el que se puede realizar una acción o no actúa la acción a la primera.

Sonido

Otro apartado cuidado con excesivo celo por CD Projekt Red. Las composiciones de la BSO rayan a gran nivel y algunas piezas en concreto son épicas, llenas de fuerza y que encajan con lo que tenemos a continuación. Los amantes de la música tradicional disfrutarán de un regalo que se encuentra en Novigrado.

El resto de campos se mantiene e incluso las voces de los personajes principales en inglés, creo que captan la esencia de los personajes creados por Andrzej Sapkowski. Eso sí, nada de doblaje en castellano, aunque en parte se entiende por la inmensa cantidad de líneas de diálogo que contiene el juego.

Velen

Los subtítulos incrementaron su tamaño a través de un parche, pero siguen sin ser lo suficientemente grandes. En escenas principales, personalmente no tengo problema para leerlos bien, pero al hablar con los NPCs en escenas secundarias, el tamaño de la fuente es mínimo.

Conclusión

The Witcher 3: Wild Hunt es un juego apasionante. Ese calificativo no se lo dedicaría a muchos títulos, pero la inmensidad de este producto es tan alta que lo merece. Y lo merece por ofrecer una aventura facturada con mucha clase en la trama, en el sistema de misiones tan cuidadas que ofrece y por dar al jugador una jugabilidad llena de opciones y matices.

El género de los RPGs occidentales se reescribirá con muchos de los elementos introducidos por CD Projekt en esta aventura del brujo Geralt de Rivia. No es un título perfecto y espero que mejore de forma gradual su optimización en ciertas áreas, se reduzcan las cargas y se eliminen molestos bugs. Incluso la jugabilidad podría revisarse en algunos retazos.

Velen

Aspectos lógicos en un producto tan extenso. Errores que espero no nublen la calidad de un juego que os ofrecerá algunos de los momentos más emotivos de los últimos tiempos, ya sea a través de su corpulenta jugabilidad o al exquisito desarrollo de su trama. Totalmente imprescindible.

The Witcher 3: Wild Hunt ya a la venta en PS4 (59,90€), Xbox One (59,90€) y PC (46,08€).