Aunque los usuarios de PC hemos tenido que esperar un poco más para poder disfrutar de Yakuza 0 sí podemos afirmar que la espera ha merecido la pena. Quizá no tanto por las posibles mejoras que incorpora esta versión, que son más bien pocas, si no porque supone la llegada de la saga a esta plataforma en la que próximamente tendremos el lanzamiento de Kiwami y quien sabe si el resto de ellas. Y que mejor forma de hacerlo que con esta entrega que narra los orígenes de los protagonistas de esta franquicia Kiryu y Majima en una deliciosa recreación del Japón de los años 80.

Lo cierto es que Yakuza es una saga bastante singular, ya que se mueve en una mezcla bastante equilibrad entre la seriedad y el humor. Algo que cristaliza perfectamente en su esencia de “brawler” en la que peleas están a la orden del día y que inmediatamente puede trasladarnos a unos recreativos en los que podemos disfrutar de algunos de los juegos de SEGA de la época. Una combinación muy interesante que se encuentra aderezada con una trama que nos atrapa desde el primer momento en el que las traiciones y luchas de poder en el seno de la mafia japonesa están a la orden del día. Todo esto es lo que Yakuza 0 cero ofrece y a continuación lo detallamos en nuestro análisis.

Apartado técnico

A pesar de que no estamos ante un título muy exigente a nivel técnico, lo cierto es que Yakuza 0 es un juego que luce muy bien en pantalla. Los personajes principales tienen bastante detalle, y particularmente, las caras están bastante bien logradas, algo que no muchos juegos consiguen. Como suele pasar en este tipo de títulos, el resto de NPC que pueblan los escenarios no están al mismo nivel, pero aún así dan el tipo. En lo que se refiere a los escenarios, también han sido creados con mucho detalle y mimo, lo que contribuye sin duda a dar una capa de realismo adicional a Yakuza 0.

Las recreaciones de Kamurocho y Sotenbori ofrecen dos entornos bastante diferenciados en sus estilos lo que siempre es interesante. Además, para los seguidores de la saga es interesante ver como SEGA ha recreado estas versiones “ochenteras” de ambas arriadas en las que algunas de sus localizaciones son ligeramente distintas y que sirven para mostrar la evolución que han tenido a lo largo de los años. Un guiño más para los aficionados que hace que Yakuza 0 sea un título especialmente atractivo tanto para los recién llegados a la saga como para los veteranos. A los primeros porque les introduce en este mundillo y a los segundos por el componente nostálgico y de descubrimiento que ofrece.

En lo que se refiere a las cuestiones más técnicas, Yakuza 0 no resulta demasiado ambicioso y los equipos relativamente modestos podrán mover el juego de forma bastante satisfactoria. En este sentido, la conversión que se ha realizado para este título es digna de alabanza ya que se han introducido multitud de opciones para configurar las opciones gráficas a nuestro gusto. Esto, unido a la anterior, hace que nos encontremos ante un juego que es muy adaptable a las especificaciones técnicas de nuestros equipos. Además, Yakuza 0 ofrece una acción bastante fluida, lo que en un juego de peleas como este es especialmente importante.

Por otro lado, SEGA sigue desarrollando algunos parches para terminar de solucionar algunos de los problemas de índole técnica que ha experimentado Yakuza 0 desde el momento de su lanzamiento. Estas actualizaciones han estado enfocadas a dar caza a distintos bugs y errores que estaban presentes en el juego. En cualquier caso, Yakuza 0 es perfectamente jugable y a lo largo de nuestras sesiones de juego no hemos encontrado ningún tipo de problema que haya podido condicionar nuestra experiencia con él.

Jugabilidad

Lo cierto es que Yakuza 0 es un juego bastante interesante, ya que pese a que es en esencia un título de peleas, lo cierto es que está lleno de actividades en las que podemos perdernos. Karakokes, recreativos, bolos, bares… todas estas son algunos de los pasatiempos en los que podremos descansar de nuestras actividades mafiosas y peleas. En cualquier caso, la principal actividad será la de pelear, y es que este juego no sería un Yakuza si las peleas no tuviesen un papel destacado.

Esto se traduce en que tendremos que pelear, y mucho, para abrirnos paso a través de la trama de Yakuza 0. Con los dos personajes que controlaremos tendremos acceso a distintos estilos de lucha que tendremos que utilizar de forma sabia para salir airosos. Algunos de ellos son más equilibrados y ofrecen una mezcla de ataque y defensa mientras que otros se centran más en esquivar y contraatacar. En cualquier caso, dependerá de nuestro estilo de juego. Por ejemplo, Kiryu ofrece una forma de combate más directa, mientras que Majima tiene un estilo más dinámico y vistoso. Al final, según utilicemos uno u otro tendremos que adaptarnos, pero sin duda es parte de la gracia de la saga.

Quizá esta entrega sea un poco más arcade y menos técnica que otras de la saga Yakuza, pero eso no le quita ni un ápice de entretenimiento al juego. De hecho, hace que la aproximación sea más directa y que se complementa con las mejoras que podemos desbloquear a nuestras habilidades. Gran parte del dinero que obtengamos de las actividades o el que ganemos en las peleas podremos invertirlo en desarrollar las habilidades de nuestros dos yakuzas. Y necesitaremos mucho para exprimir al máximo todas ellas, por lo que nuestros combates tendrán que ser una ensalada de combos y golpes con los que obtener todos los bonificadores adicionales que podamos lograr.

Para ello también será necesario utilizar con maestría el sistema de “heat” a través del cual tendremos acceso a algunos movimientos adicionales que nos permitirán asestar golpes con más contundencia. Por ejemplo, con el contador de heat cargado si cogemos a un enemigo podremos estamparlo frente alguna superficie o si tenemos algún objeto, reventarlo directamente sobre la cabeza de nuestro oponente. No es complicado de usar, pero en los niveles de dificultad más elevado o en los combates más complicados sí tendremos que estar muy pendientes del mismo, ya que será una de las formas de causar más daño.

Sin duda esto es otro de los atractivos de Yakuza 0, ya que aunque tengamos que conseguir cantidades ingentes de yenes para satisfacer todas nuestras necesidades, los combates son muy gratificantes e intentar lograr la mayor puntuación posible hace que cada enfrentamiento sea un desafío hacia nosotros mismos. Y para ello también tendremos que aprovechar el entorno, ya que haciendo uso de los elementos del mobiliario urbano podremos hacer auténticos estropicios entre nuestros enemigos y de paso llevarnos un puñado de yenes adicionales.

Como podéis imaginar, todo esta historia se desarrolla en un entorno de “mundo abierto” en el que podremos movernos con relativa libertad. Normalmente el desarrollo de cada misión o capítulo que conforma la historia nos permitirá desplazarnos por la ciudad en busca de secretos o encargos y actividades para realizar. La libertad no es total, pero sí que la suficiente para recorrer las distintos distritos de componen estos barrios. Y como ya hemos mencionado, si os gusta la estética ochentera, Yakuza 0 es bastante impresionante con sus carteles de neón y su estética sucia y decadente.

Quizá el aspecto más negativo de Yakuza 0, y que denota que a la saga le empiezan a pesar los años, es su sistema de salvado. Para guardar nuestra partida tendremos que acudir a una cabina de teléfono. Algo que no es que sea realmente un problema ya que hay un buen número de ellas, pero al no existir un sistema de autoguardado frecuente hace que en ocasiones podamos perder nuestro progreso de la partida en caso de morir si no nos hemos acordado de ir a una cabina. Como decimos, realmente no es algo problemático, pero sí ciertamente incómodo en nuestros días.

Además, a lo largo de nuestras peripecias por Japón podremos adquirir propiedades y mejorarlas, pero también establecer relaciones con NPCs. Todo ello sin duda alarga la vida de Yakuza 0 hasta límites insospechados, y es que si únicamente nos limitamos a completar la historia estaremos rascando poco más que la superficie de este título. Además, la trama es bastante interesante y llena de giros de guión que consigue enganchar al jugador desde el primer momento. Todo ello con el atractivo adicional de permitirnos conocer los orígenes de estos dos yakuza de los rangos más bajos hasta lo más alto de la jerarquía mafiosa japonesa.

Apartado Sonoro

La banda sonora de Yakuza 0 es bastante agradable y variada. Esto se traduce en una variedad de estilos que se adaptan a cada situación especialmente a los combates principales a los que añade un punto de emoción y tensión adicional. Además, tenemos toda una serie de canciones clásicas japonesas que le añaden un toque “vintage” a través de los karaokes. En general, la música de Yakuza 0 es todo un acierto y encaja a la perfección en el contexto global del juego. Una mención aparte merecen la selección de voces japonesas de los personajes y que sin duda dan ese toque único a la saga. La única pega que se le podría encontrar es que vuestro nivel de inglés no sea lo suficientemente bueno, ya que no hay traducción al español y sí resulta bastante necesario tener una comprensión elevada en la lengua de Shakespeare para no perderse nada.

Conclusión

Pese a que no es un título realmente nuevo, ya que hunde sus orígenes en PS3, lo cierto es que Yakuza 0 es uno de esos juegos que no terminan de envejecer con los años. Un logro que solo es posible cuando se cuenta con unas bases sólidas en lo que se refiere a jugabilidad y eso es algo que este título logra con creces. Además, la trama es exquisita pese a no ser una historia revolucionaria y consigue que nos metamos de lleno en el mundo de la mafia japonesa, por no hablar del carisma que desprenden los personajes. En líneas generales, pocas pegas se le pueden sacar a este título.

Como ya hemos mencionado, algunos de sus apartados pueden resultar algo arcaicos, como el ya mencionado sistema de guardado de partidas, pero eso no consigue eclipsar el resto de virtudes de este título. Lo cierto es que Yakuza 0 es una montaña rusa de emociones, capaz de pasar de momentos de gran crudeza a otros de hilaridad en cuestión de segundos sin que esto consiga romper el tono del juego. Una meta realmente complicada de conseguir y que el juego de SEGA logra sin demasiados problemas.

En cuanto a los usuarios de PC que lleguen a la saga por primera vez, Yakuza 0 se antoja como un título excelente para adentrarse en ella. Aunque para los seguidores de la misma este capítulo sea como un flashback, los que se estrenan con él tiene la oportunidad de conocer a varios de sus personajes desde el principio. Algo que puede parecer intrascendente, pero que sin duda sirve para aprender cómo forjaron su carácter y ver la evolución de los mismos de una forma más lógica a que nos presenta la fórmula del “in media res”. En cualquier caso, salvo que el género o la temática os cause especial rechazo, este es un título que difícilmente se puede dejar pasar, especialmente con el precio tan ajustado con el que ha sido publicado.

Yakuza 0 ya disponible para PC y PS4.