Mentiríamos si dijéramos que el estilo de Minecraft, es decir, ese que consiste en construir, recolectar recursos y sobrevivir en un determinado paraje, no se ha copiado hasta la saciedad. No en vano, han salido a la venta una grandísima cantidad de proyectos que copiaban esta idea, poniendo además en marcha las suyas propias. Ark Survival Evolved es uno de esos videojuegos que ha copiado la idea principal de Minecraft. Aunque también ha puesto en marcha una propia.

En Ark Survival Evolved tenemos que sobrevivir en un paraje prehistórico. Nada de cuadrados, aspectos que se parecen a dibujos animados, o simplemente cubos que poner uno encima de otro. El proyecto de Studio Wildcard e Instinct Games ha sabido poner en marcha un estilo muy realista, ambientado en la época de hace miles de años, pero que a la vez toca aspectos que podemos ver hoy en día, como armas de fuego. De hecho, se podría decir que la combinación es un tanto extraña, aunque bien colocada.

A todo este ambiente tenemos que añadir un concepto muy importante, y a la vez uno de los principales pilares de Ark Survival Evolved: los dinosaurios. No, no estamos bromeando. Nuestro personaje tiene que sobrevivir y hacer frente a animales. Y para conseguir algunos alimentos y evitar ser dañados tendremos que recurrir a los propios dinosaurios. Un concepto que podemos calificar de innovador, y que a nosotros nos ha gustado mucho.

En Ark Survival Evolved solo tenemos un objetivo: sobrevivir. De hecho, comenzamos la partida con un personaje definido por nosotros y que a la vez solo cuenta con un taparrabos. Lo demás lo tendremos que conseguir gracias a nuestros esfuerzos. Un videojuego que, además de ser un reto, consigue ser muy entretenido.

Por nuestra parte estamos elaborando un análisis de este título, en su edición para Xbox One. Aunque el proyecto ya lleva disponible desde hace unos años para PC, en la edición para consolas podemos encontrar novedades bastante interesantes. Merece la pena echarles un vistazo.