Dicen las malas lenguas que hubo un tiempo en el que Valve hacía videojuegos. Si bien es cierto que la compañía de Gabe Newell nunca ha dejado de producir este tipo de contenidos, lo cierto es que desde el lanzamiento de Dota 2 parecía que se habían olvidado de esta faceta del mercado centrándose en otras cuestiones como el desarrollo de hardware o de sistemas operativos como SteamOs.

Pese a que el anuncio de Artifact, el juego de cartas de Valve, no es nuevo ni sentó especialmente bien a los seguidores de la compañía, parece que tras este título volverán a sus antiguos derroteros. O eso es lo que ha afirmado el propio Gabe Newell al señalar que pronto volverán a este mercado con juegos de realidad virtual y uno de corte más clásico para un único jugador. Pero todo ello ocurrirá después del lanzamiento de Artifact.

Quizá lo que más sorpresa haya causado sobre la publicación de Artifact es que a diferencia de sus competidores en el mercado, nos encontraremos ante un juego de pago. Desde Valve han asegurado que esto se debe a los altos valores que ofrece este juego, algo que más allá de la parafernalia del marketing, sin duda es una apuesta arriesgada. Aunque Gabe Newell y compañía parece que han puesto toda la carne en el asador con este juego y para ello han contado con todo un peso pesado de los juegos de cartas: el creador de Magic The Gathering Richard Garfield.

De hecho, a los jugadores de Magic algunos de los planteamientos de Artifact les resultarán familiares como por ejemplo la estructura en colores de los mazos que podremos crearnos: negro, azul, verde y rojo. A la hora de fabricar nuestros mazos, podremos utilizar un total de 40 cartas pudiendo elegir un máximo de tres copias de cada naipe. En total, Artifact contará en el momento de su lanzamiento con más de 280 cartas y 44 héroes que permitirán hacer estrategias variadas según los combinemos.

Eso sí, tal y como ocurre en Magic, Artifact promete ser un juego caro aunque por el momento esto es una especulación. Desde Valve quieren incentivar a que los jugadores utilicen el mercado de Steam e intercambien sus cartas con otros miembros de la comunidad. Esto se traduce en un mayor negocio para la compañía y para algunos usuarios, aunque podría llegar a ser contraproducente para la salud del juego si no se gestiona de forma correcta. En cualquier caso, tendremos que esperar a 2019 para poder jugar a Artifact y comprobar si será una revolución o un juego más de cartas por el que tendremos que pagar.

Vía | PC Gamer