Aunque la noticia ha sorprendido a más de uno, nosotros la calificamos como de algo normal. Ya sabéis que el formato físico cada vez vende menos. O, dicho en otras palabras, la gente prefiere comprar los juegos online, descargándolos por Internet y alojándolos en los discos duros de sus consolas. De hecho, todos los proyectos actuales requieren de una descarga adicional, ya sea con el reto o con parches pendientes. Y esto se está dejando ver en cuestión de ventas en tiendas.

El último ejemplo lo tenemos en Assassin’s Creed: Odyssey. GamesIndustry ha publicado datos de las ventas del juego en Reino Unido, constatando que el proyecto ha vendido un 25% menos que Assassin’s Creed: Origins respecto del formato físico. Es decir, esa cifra se ha centrado en el formato digital, provocando que los usuarios prefieran antes descargar el proyecto que instalarlo desde un disco.

También se ha confirmado un dato adicional: el 63% de las unidades físicas se han vendido en Playstation 4, mientras que el resto se han conseguido en Xbox One. Parece que los usuarios de la consola de Sony prefieren antes el proyecto en una edición inmaterial.

Acerca de esto, es normal que los usuarios se vayan decantando por el formato digital. La razón es que este suele ser más barato, más fácil de llevar y mucho más cómodo de situar. Elimina, además, las grandes estanterías, en los casos en los que tenemos muchos juegos en formato físico. Por supuesto, seguirán quedando los usuarios coleccionistas que prefieran poder tocar los videojuegos.

Vía | GamesIndustry