El diseño artístico y creativo es uno de los pilares fundamentales para que un videojuego se convierta en un éxito. Hay muchos títulos que logran brillar gracias a su jugabilidad, como quizá sea el caso de Undertale, pero que un producto entre por los ojos es siempre una ventaja. Es por ello que este apartado es uno de los que más esfuerzos suele concentrar ya que puede suponer la diferencia entre que un videojuego sea un éxito o pase completamente desapercibido.

En este sentido, Battle Chasers: Nightwar logra captar la atención del jugador desde el primer momento gracias al singular estilo artístico cuyo principal artífice es Joe Madureira. Un nombre que no resulta extraño para los aficionados al mundo del cómic, pero tampoco para los aficionados al videojuego por la que quizá sea su creación más conocida: Darksiders.

De hecho, si hubiésemos jugado a ambos títulos y no supiésemos que su autor es el mismo, pensaríamos inevitablemente que existe algún tipo de vínculo entre ambos. Esto se debe a que la forma de dibujar de Madureira es muy característica gracias a su estilo que fusiona el cómic americano con el manga. Una forma de dibujar que se ha convertido en su sello de identidad y que hace que sus creaciones sean identificables al instante.

Como hemos mencionado, Darksiders es quizá la obra más conocida de Joe Madureira por la proyección que ha tenido este título a nivel mundial. Una saga que pese a no contar con ventas millonarias sí ha sabido conseguir un buen volumen de seguidores. Sin embargo, aunque Battle Chasers: Nightwar haya visto la luz posteriormente en el tiempo, el cómic en el que está ambientado se remonta a finales de los 90.

Un proyecto personal de Madureira en el que se embarcó tras dejar Marvel donde trabajó creando cómics de X-Men y Deadpool. Battle Chasers es una obra inconclusa compuesta por 9 tomos en los que se desarrollaba ese estilo híbrido entre el cómic americano y el manga. Una obra que llegó a contar con bastante aceptación entre el público, pero que se vio lastrada por problemas de periodicidad a la hora de publicar los distintos capítulos.

Más allá de la trama de Battle Chasers, lo cierto es que la mezcla de fantasía con toques steampunk hacían que los cómics tuviesen un punto de originalidad refrescante. Sin embargo, la producción de estas historietas tuvo que cancelarse por diversas cuestiones y problemas, aunque uno de los principales motivos fue el cada vez mayor interés por parte de Joe Madureira de formar parte de la industria del videojuego.

Quién iba a pensar que años más tarde sería esta misma industria la encargada de rescatar el sello de Battle Chasers, pero finalmente así ha sido gracias al desarrollo de Nightwar. A través de este proyecto, Madureira ha podido dar continuidad a su obra inconclusa e incluso ha abierto la posibilidad de que el cómic pudiese continuar. Esto último es más complicado, pero nunca se sabe.

En este sentido, Battle Chasers: Nightwar ofrece una narrativa que se conjuga a través de escenas que recuerdan al cómic, e incluso intercala algunas escenas sacadas del mismo. Todo ello contribuye a crear en el jugador esa sensación de estar viviéndolas en primera persona las aventuras de Gully y sus compañeros. ¿Seguirá evolucionando la historia de Battle Chasers con más videojuegos? Solo el tiempo lo dirá, pero mientras tanto, tendremos que disfrutar de su regreso con Nightwar.