Hace unos meses Sega descubrió sus cuentas del curso anterior, cifras que podemos resumir en una palabra: Pérdidas. La situación obligaba a reconstruir la compañía, dicho y hecho, Sega ha cerrado sus estudios en Europa. Como consumidores no nos afectará, pero la cola del paro sigue en aumento. Sega reducirá el número de proyectos y se centrará principalmente en desarrollos móviles, Total War y Football Manager en Europa.

THQ fue golpeada por la crisis y las malas inversiones. Udraw tiene parte de la culpa, este y el resto de productos casual que no han aportado beneficios a la marca (además de las licencias). Los americanos se centrarán en títulos AAA y en desarrollos muy concretos. La mala cabeza también les ha llevado a esta situación, el último Red Faction era una mierda que se llevó la licencia por delante.

Koch Media cogerá las riendas de ambas compañías. Esto supone que ellos se encargarán de la distribución de los juegos de SEGA y THQ a partir de ahora.

Una situación que podría tener un efecto dominó en la industria. Otras empresas podrían seguir sus pasos y dejar Europa bajo mínimos. La crisis parece no tener fin, los recortes continuan y sinceramente, la gente está hasta las pelotas.