dawnofwar

En el cuadragésimo primer milenio solo hay guerra, y Relic Entertainment nos vuelve a traer una nueva ración del eterno conflicto de Warhammer 40.000 con Dawn of War 3. Un título que recupera la esencia del juego original y que devuelve el protagonismo a las tropas, recreando de forma bastante acertada la sensación de estar jugando al wargame futurista de Games Workshop.

Recientemente hemos podido disfrutar de la beta cerrada de Dawn of War 3 en la que hemos podido probar de primera mano la modalidad multijugador. Hay que señalar que todos los contenidos disponibles, pero sí los suficientes para hacernos una idea de lo que ofrece esta modalidad competitiva. Tal y como hemos señalado nada más comenzar, lo primero que uno nota es la vuelta a las raíces.

dawofwar1

El multijugador recupera el sistema de control de objetivos estratégicos

El modo multijugador recupera el sistema clásico de control de puntos estratégicos con los que obtenemos recursos y al mismo tiempo actúan de avanzadilla. Este es un sistema ágil que ya en su día se demostró que funciona, obligando a los jugadores a realizar planteamientos agresivos y hostigar de forma constante a los oponentes. De esta forma, la acción es prácticamente constante desde el primer momento.

A través de este sistema es posible hacer partidas que enfrenten a dos equipos de hasta cuatro jugadores o enfrentamientos uno contra uno. Las diferencias son obvias, pero la esencia se mantiene inalterada ya que el objetivo de los jugadores vuelve a ser el mismo: controlar zonas y atacar los puestos de control del enemigo.

Durante esta fase de pruebas pudimos probar a los marines espaciales, aunque la versión final estarán los eldar y los orkos. Esta facción quizá sea la más típica, ya que concentra un potencia de fuego considerable y una resistencia notable. Una vez más, podremos personalizar nuestras escuadras con equipo especial como rifles de plasma que aumentan su eficacia en combate.

La microgestión es clave para triunfar

Uno de los elementos más interesantes es la microgestión de nuestras unidades, ya que estas pueden contar con habilidades únicas que deben ser utilizadas en el momento justo para proporcionarnos la ventaja necesaria. Un ejemplo de esto último son los lanzallamas, que deben utilizarse de manera individualizada.

dawofwar

De forma paralela, a medida que progresamos en la partida podemos desbloquear algunas unidades especiales. Estas se regeneran de forma periódica y permiten desplegar sobre el campo de batalla fuerzas de choque. Algunos ejemplos son las tropas inquisitoriales o un comandante, cuyo impacto sobre el campo de batalla puede resultar decisivo.

Uno de los elementos novedosos en Dawn of War III es la posibilidad de configurar y especializar a nuestras tropas antes de iniciar la partida. El sistema ha sido importado desde Company of Heroes y sin duda es una elección acertada ya que permite especializar nuestras tropas todavía más y adaptarlas al estilo de juego del jugador.

De forma paralela, la personalización de nuestras tropas será una posibilidad real, permitiendonos desplegar en el campo de batalla el esquema cromático que más nos guste. En este sentido, pese a que los protagonistas de Dawn of War 3 sean los Cuervos Sangrientos, el editor del juego nos permitirá transformarlos en Lobos Espaciales o cualquier otro capítulo de los marines espaciales.

dawnofwar1

En definitiva, Dawn of War 3 regresa de forma acertada a los orígenes, al menos en su faceta multijugador. La construcción de edificios, tropas y otros elementos regresa para ofrecer el ritmo frenético de los RTS y toda la acción y la estrategia de Warhammer 40.000.