Desarrollar un videojuego es algo cada vez más costoso y difícil. Eso, claro, si se quiere un producto de calidad. Dead Space 2 fue uno de los proyectos más notables de Visceral Games (del que, además, hicimos un análisis), estudio que ha sido recientemente cerrado por EA. Aunque algunos usuarios argumentan acerca de las posibilidad que Dead Space 4 tiene para convertirse en un producto real, hay múltiples razones para admitir que podríamos estar ante un proyecto que no se lleve a cabo.

Miremos las cifras, poniendo como ejemplo Dead Space 2. Uno de los diseñadores del juego ha comentado recientemente en Twitter los problemas que tuvieron para crearlo. Y, lo que es más, ha confirmado lo que costó su producción: 60 millones de dólares. La cantidad no es pequeña y denota que el coste es extremadamente grande en este tipo de proyectos.

La mayoría de usuarios piensan que el videojuego fue rentable. No. Para recuperar la inversión era necesario que se vendieran cinco millones de copias. Y solo se vendieron cuatro millones de unidades.

Esto es, concretamente, lo que ha explicado el diseñador:

Dead Space 2 costó 60 millones de dólares y solo vendió 4 millones de unidades. Fue insuficiente.

Si hacemos cuentas, nos sale a una ganancia de 12 dólares por videojuego vendido. Está claro que las ganancias son mínimas. Y ese motivo, precisamente, podría ser uno de los principales para que EA haya decidido cerrar Visceral Games. Está claro que, si no hay ingresos en la empresa, no es rentable.

El caso de Dead Space 2 podría ser un buen ejemplo de que desarrollar un proyecto es bastante costoso y, además, que no siempre son rentables. Parece que las compañías se lo están pensando dos veces a la hora de realizar este tipo de inversiones.

Vía | Twitter – Ian Milham