El título de terror de EA y Visceral Games innovó en el manido temple de las aventuras de miedo tradicionales. Por una parte se implementó un mapa de control adecuado para el nuevo siglo, y por otro, la ambientación rompió con lo establecido al basarse en películas como La Cosa o Alien: El octavo Pasajero. La fórmula gustó y creó una nueva legión de fans. La tercera entrega se mira con recelo debido a los cambios que se proyectan.

El modo cooperativo invita a pensar en una traslación jugable. El clímax obtenido con la exploración, las alucinaciones de Isaac y ese margen comprometido con el terror puede degradarse en Dead Space 3. Algunos periodistas han tenido la oportunidad de probar el juego y parece que guarda ciertas semejanzas con las dos primeras partes en una de las misiones opcionales del juego.

Habéis leído bien compañeros misiones opcionales en Dead Space 3. Al parecer en una de ellas vuelve la exploración y el enfoque del primer título. Pasillos, angustia y pequeños puzzles. Sobre el resto, ya sabéis que se ha introducido un sistema de coberturas, munición universal y enemigos armados. De una u otra forma el juego no ha defraudado a los que han podido probarlo.

Dead Space 3 podría encontrarse a caballo entre las dos primeras entregas y los TPS de esta generación. Quizá la campaña se centre en un aspecto determinado y las misiones opcionales se nutran de elementos de las primeras iteraciones.

Vía | Kotaku