PS Vita lleva dos semanas a la venta en Japón, catorce días han bastado para conseguir cargar código externo en el sistema. Al típico Hello World, le ha seguido la ejecución del emulador de Sega Megadrive con Sonic & Knuckles.

Un avance significativo, pero que carece de importancia real, ya que todo se ha cargado a través del emulador de PSP (un emulador dentro de otro). Al igual que Nintendo con 3DS, Sony ha incorporado el modo PSP sin alterar respecto al original. Modificarlo habría llevado tiempo y dinero, absurdo considerando la situación de la consola.

Una cosa es conseguir ejecutar un emulador que ya corría en PSP y otra muy diferente conseguir cargar copias de PS Vita, tanto que ya veremos si llega y en que condiciones. PS3 es la única consola que ha escapado con garantías de la piratería, experiencia que se habrá trasladado a PS Vita.

No será fácil.

Vía | Kotaku