1

Painkiller fue el primer trabajo de People Can Fly, la creadora de Bulletstorm, ya demostró su buen hacer en el género de la acción con este desarrollo. Un producto explosivo y muy energético. La historia de Painkiller era sencilla: Daniel Garner perdía la vida en un accidente de tráfico junto a su mujer. A ella le esperaría el cielo y a Daniel el purgatorio. A nuestro amable caballero le encomiendan la misión de derrotar a los generales de Lucifer.

Como veis el guión no era su fuerte, y en realidad a nadie le importaba. El punto álgido de Painkiller era su gameplay. Un juego que recordaba a Doom y a Quake. Oldschool para todos. Un desarrollo frenético a través de la acción directa, sin necedades o intentos de puzzle absurdo. No tuvieron necesidad de alargar la vida del juego tontamente.

Sin duda, todo aquel que haya jugado a este juego recordará ciertas cosas, el arma que lanzaba estacas es una de ellas. Un mortífero dispositivo capaz de lanzar tiras de madera con una veloz cadencia. El efecto de ver a nuestros enemigos ensartados glorificaba su uso.

Otro punto para no olvidar: las hordas de enemigos. Como en Serious Sam, debíamos eliminar a miles de enemigos. Parecían no tener fin. Pero este hecho, aumentaba la diversión de forma exponencial y en mi caso aunque fuera reiterativo no llegó a cansarme. Por último: los jefes finales. De tamaño descomunal y bien planteados.

Painkiller puede conseguirse a bajo precio y mínimo es compatible con XP. Si os apetece un juego loco, directo y sin más pretensiones, no esperéis más. Por cierto, sólo recomendaría su primera expansión, Battle Out Of Hell, las demás me parecieron una puta mierda.