1

En esto de los videojuegos no es habitual encontrarse desarrolladoras externas al main stream de la creación de juegos. Todo aquello producido fuera de Japón, USA, UK o Francia, parece que se sale de la norma. Aunque cada vez más, las grandes firmas fijan su atención sobre estudios pequeños, pero de gran calidad. Vatra Games o los españoles Mercury Steam son una buena muestra de ello.

People Can Fly, polacos de corazón, son los padres de Bulletstorm, el último producto de EA para PC y las consolas de sobremesa (nada de Wii). Aunque el estudio se fundó en el año 1992, las mayoría de sus miembros tenía experiencia en la industria. Antes de Painkiller, aparecieron juegos como Gorky17. Un RPG táctico conocido como Odium en USA. Ya apuntaban maneras.

En el 2004, apareció Painkiller. El proyecto que les dio un empujón para lograr cierto renombre en la industria. Painkiller fue un FPS en primera persona totalmente arcade. A través de un gameplay sencillo, lograron atraer a una legión de jugadores por su acercamiento a la acción directa. En él teníamos que hacer frente a oleadas de enemigos. Muy en la línea del cachondo Serious Sam.

Un juego en el que no teníamos un momento de respiro. Buenos gráficos para la época, motor muy escalable y armas originales en nuestro periplo por el infierno. En el año 2007, Epic Games adquirió la mayoría de acciones de la compañía. La filosofía de People Can Fly encajó perfectamente con la de Epic Games.