DRAGON BALL XENOVERSE 2_20161114211814

Es cierto que, en términos generales, Dragon Ball Xenoverse 2 es un título bien equilibrado. A pesar de no tener un selector de dificultad per sé, sí que las descripciones y categorías de cada batalla que nos toca enfrentar está bien seleccionada, teniendo en cuenta lo que encontramos una vez dentro.

¿Se cumple esto siempre? No.

Desgraciadamente, hay momentos donde, sin importar nuestra habilidad, características, objetos o aliados, los enemigos nos apalearán sin piedad, sin darnos oportunidad y con una IA tan desastrosamente avanzada que leerá nuestros movimientos incluso antes de realizarlos.

Es raro de encontrar, pero uno o dos niveles están completamente poseídos por esa extraña capacidad que tiene la CPU en algunos títulos de saber qué haremos, cómo lo haremos y cuándo lo haremos. Tras haber aplicado mil estrategias diferentes, caemos en la conclusión de que la dificultad está muy por encima de la lógica.

Pero, ‘‘¿y si soy malo?’’, habréis pensado algunos en un momento u otro. Si eres ‘malo’, ¿por qué el siguiente nivel resulta sencillo? ¿O la batalla final? ¿O esa misión secundaria que tiene doce enemigos, y a los que hacemos, literalmente, polvo? Realmente, porque hay determinados momentos donde la IA está programada para responder automáticamente y sin medirse ante nuestros ataques, cualquiera de ellos.

DRAGON BALL XENOVERSE 2_20161114231303

Lo único que logran con este tipo de combates ‘over-powered’ es hacer sentir mal al jugador, pues no se obtiene ninguna sensación de beneficio al superar algo que nos ha costado diez, veinte o treinta derrotas. Más bien, la sensación final es de ‘’no pienso volver a jugarla nunca’’. Realmente, no debería ser así.

Tal vez el objetivo se trata de proporcionarnos un reto, pero es un reto falso. No gana la máquina porque nosotros seamos peores, sino porque es una máquina, un ordenador, una inteligencia artificial muy por delante de la que tengamos nosotros. Y no se trata de mover los dedos más rápidos o de pensar más los movimientos, sino de que la única manera de ganar es ‘haciendo trampas’, como repetir ataques ki o mantenernos alejados mientras los compañeros le quitan píxel a píxel.

Tal vez no sea cosa de las misiones, sino de los personajes en cuestión. Hay algunos que son, literalmente, invencibles. Y no los que cabría pensar, como Bills o Broly, sino otros de menor categoría que los citados, como Gotenks o Gohan.

En otros títulos han sacado parches para arreglar este tipo de injusticias, pero lo adecuado no es tapar la herida con una tirita, sino abrazar al desarrollador encargado de esto y decirle: ‘’todo va a ir bien’’.

A lo mejor así logramos que deje de odiarnos.

DRAGON BALL XENOVERSE 2_20161114035444

¡Disfrutad del análisis que hicimos de Dragon Ball Xenoverse 2! ¡Al final del pasillo, por favor!