DRAGON BALL XENOVERSE 2_20161123200243

Hablamos recientemente sobre la capacidad mental que tienen la IA de Dragon Ball Xenoverse 2 para adivinar lo que vamos a hacer y responder en consecuencia.

Como siempre, se puede evitar que la IA nos domine repitiendo y repitiendo un movimiento hasta la saciedad, pero servidor no cree que ese sea el propósito de los videojuegos de peleas. Al fin y al cabo, lo que deberían hacerte sentir es que dominas el título y que controlas tanto la capacidad de reacción como los combos, no humillarte e incapacitarte ‘porque sí’.

¿Soy el único que ha tenido la sensación de que la máquina, una vez te derrota después de una serie de partidas perfectas, se ‘’tranquiliza’’?

Pero bueno, hoy no estamos aquí para tratar ese tema. Si hace poco comentaba la IA enemiga, me apetece tocar un poco ahora la IA de los aliados.

La primera estaba potenciada por encima de los baremos lógicos de un videojuego. Pero nuestros aliados son, y no se puede decir de otra manera, estúpidos.

DRAGON BALL XENOVERSE 2_20161120183608

Se quedan mirando a la nada, no golpean al rival, dan vueltas en círculos, se bloquean al colisionar contra muros… ¡Incluso permanecerán impávidos mientras el rival nos somete a la más cruel de las palizas!

Evidentemente, la programación de los personajes tenía que proporcionarles algún tipo de autonomía para justificar su elección, y es que los aliados se moverán en dos ocasiones: para resucitar a un compañero caído (o a nosotros) y para rompernos un combo. Siempre es bueno que no nos tengamos que encargar nosotros de los muertos, pero, ¿rompernos un combo? ¿En serio tiene que meterse la IA aliada cada vez que enviemos al adversario a volar? Obviamente, como la IA aliada no parece estar programada para combos largos, suelen dejar sus ataques a la mitad, con la consecuente y rápida respuesta de la IA rival, que nos hará arrepentirnos de haber comenzado ese combo.

No hay manera de cancelar nuestra acometida y, una vez comencemos el combo, si vemos por el rabillo de la cámara a un compañero intervenir, nos daremos cuenta de que, prácticamente, está firmando nuestra sentencia.

DRAGON BALL XENOVERSE 2_20161112011339

En alguna ocasión, mientras me detenía para buscar objetos por el escenario, pude ver desde una prudente distancia cómo se enfrentaban los aliados y los enemigos. La respuesta fue, como mínimo, risible:

Se contemplaban en silencio. Intercambiaban dos golpes; luego, una ráfaga de ki. Se volvían a mirar. Daban vueltas en círculos. Alguno, de vez en cuando, efectuaba una acometida, pero sólo hasta que su cuerpo chocaba con el enemigo. Se detenían. Se miraban. Puede que alguno atacara con medio combo o que una de las partes saliera disparada hacia el suelo, pero ni de lejos se podría considerar una amenaza que atenazara la vida del personaje.

Y es ridículo. Resulta ridículo. Básicamente, escogemos un compañero para que nos ofrezca asistencia o, como mínimo, que nos de la posibilidad de batirnos en retirada si necesitamos reponer resistencia durante unos segundos. En lugar de actuar como aliados, prefieren mantener la mirada de vaca.

Hay algunos miembros del elenco de Dragon Ball que parecen tener algo más de inteligencia artificial que el resto, pero, en general… casi mejor jugar sólo…

… salvo que los uséis como cebo.

DRAGON BALL XENOVERSE 2_20161123012221

Para visitar nuestro análisis de Dragon Ball Xenoverse 2, caminad en esta dirección.