dragonquest

La apuesta de la saga Dragon Quest por un género tan minoritario en occidente como el Musou es bastante sorprendente. Hay que señalar que efectivamente esta aproximación se ha realizado en un “spin off” de la franquicia, pero aún así resulta un tanto sorprendente esta elección. Como ya destacamos en su correspondiente análisis, Dragon Quest Heroes II avanza en algunos aspectos interesantes respecto a su primera entrega.

Y no es para menos, pues se supone que las segundas partes están para eso, para mejorar aquello que no funciona y no tocar lo que sí lo hace. Dragon Quest Heroes II es en esencia un gran Musou en el que tendremos que enfrentarnos a multitud de hordas de enemigos para ir avanzando en la trama. Sin embargo, en esta ocasión sus creadores han optado por un enfoque algo menos cargante para el jugador: el de un JRPG.

dragonquest1

Dragon Quest Heroes II sigue siendo un Musou, pero con un gran componente JRPG

En este sentido, a medida que uno juega a Dragon Quest Heroes II le aborda una sensación extraña. Por un lado el mundo creado por Akira Toriyama es familiar, los enemigos y las caras de los personajes nos suenan lo que desde un primer momento nos invita a adentrarnos en la aventura. Por otro lado, el sistema creado para esta entrega es muy similar al de algunos juegos como los principales de la saga Dragon Quest, lo que incrementa hasta límites insospechados la sensación anterior.

Esta suma hace que el jugador se sienta como en casa y que crea que efectivamente está jugando a un nuevo JRPG de la saga, aunque con un enfoque mucho más centrado en la acción. Y es que aunque estemos ante un título que intenta disimular aquello que es, un Musou, dicha tarea es completamente imposible ya que su peso específico en la fórmula es demasiado grande para obviarlo.

Con todo eso, Dragon Quest Heroes II sigue siendo un título interesante fundamentado en las bases de la saga. La historia entremezcla los temas que se pueden ver en los títulos principales y los “cameos” de los protagonistas hacen el resto. Como hemos señalado, tendremos que acabar con multitud de enemigos en largos y difíciles combates machacando muchos botones, aunque la estrategia también tiene su pequeño hueco en esta entrega.

dragonquest2

Es una mezcla singular, pero funciona

Los combates incluso en los primeros niveles llegan a ser desafiantes, por lo que no solo tendremos que ir a loco haciendo saltar por los aires a los monstruos, también tendremos que estar muy atentos a los criterios de misión. Esta mezcla de ambos géneros es singular, pero funciona sin demasiados problemas. A todo ello hay que añadir la posibilidad del juego online, que contribuye a hacer más ameno las jornadas maratonianas de batallas incesantes.

Esto último es al mismo tiempo su mayor talón de Aquiles, ya que durante un tiempo las funciones online del juego no funcionaron como debían. A pesar de todo, para aquellos que deseen jugar juntos a Dragon Quest Heroes II es una opción interesante, sobre todo para vivir la experiencia del Musou de una forma mucho más atractiva y liviana.

Quizá sea este el futuro de los Musou, aunque si finalmente evolucionan de este modo estaríamos ante una gran noticia. Mientras tanto, los aficionados al género y los curiosos pueden disfrutar de Dragon Quest Heroes II, el JRPG que nació con corazón de Musou.