newbordeaux

Hay determinadas ocasiones en los que los escenarios se convierten en protagonistas por méritos propios dentro de un videojuego. Rapture, Dunwall, Ciudad 17 o Los Santos son lugares prácticamente inolvidables que han trascendido más allá de ser un mero escenario. En sus esfuerzos por dar el salto al mundo de los sandbox el equipo de Mafia III, Hangar 13, tenía por delante el desafío de crear un buena “caja de arena” donde esta historia de mafiosos y de venganza se desarrollase.

Y aunque es cierto que el resultado quizá no esté a la altura de los lugares anteriormente mencionados, lo que sí ofrece New Bordeaux es una versión distorsionada de Nueva Orleans, pero veraz y acertada al mismo tiempo. Un lienzo sobre el que se ha plasmado una ciudad que bien podría ser un calco de la época en la que Mafia III se ambienta, tras la guerra de Vietnam y en un momento en el que el conflicto racial se recrudecía a lo largo de Estados Unidos.

newbordeaux1

Y pese a que New Bordeaux es una ciudad ficticia, todos los elementos de ese pasado reciente se encuentran plasmados en ella. Evidentemente hay ciertas licencias, no se puede hacer un videojuego de estas características siendo completamente fieles a la realidad, pero es bastante fiel a lo ocurrido y precisamente esa pátina de veracidad es lo que hace tan interesante el perderse por las calles de esta Nueva Orleans falsa.

La pátina de veracidad hace interesante perderse en sus calles

A pesar de que inicialmente comencemos nuestra andadura en los barrios más deprimidos del juego, donde las personas de raza negra eran obligadas a residir, nada impide subirnos a un coche y recorrer las calles de New Bordeaux. La experiencia es interesante, y puede hacernos sentir en nuestras propias carnes lo que experimentaban las personas de color durante esos años. Entrar en un bar, por ejemplo, puede convertirse en una experiencia de riesgo, ya que algunos dueños no dudarán en llamar a la policía si no nos vamos de allí.

La polémica sobre el racismo de Mafia III ha estado ahí, pero no está utilizado de forma gratuita. Es una herramienta narrativa más para construir un escenario realista como New Bordeaus. Sin él, no se podrían entender ciertas cosas y el juego carecería de sentido. Sí, puede resultar hiriente, pero la historia lo es en muchas ocasiones, y aunque podamos avergonzarnos de ella es conveniente no olvidarla. Mafia III es un buen testimonio de esta de máxima y es quizá su mayor logro.

newbordeaux2

Pero New Bordeaux es más que ese testimonio histórico. Por sus calles podemos recorrer el barrio francés como si de la verdadera Nueva Orleans se tratase y callejerar por sus barrios criollos fruto de la herencia dejada de los colonos franceses. También podemos dar una vuelta por el “bayou”, el territorio pantanoso propio de Luisiana, con todos los peligros que encierra. En líneas generales, Mafia III recoge en su ciudad multitud de contrastes y todos ellos quedan bien reflejados y plasmados.

New Bordeaux es un lugar soberbio, y quizá sea lo más acertado de Mafia III

El aspecto más negativo en esta cuestión es que pese a que la estructura es soberbia, es difícil no darse cuenta que todo resulta como de “cartón piedra”. Y es que pese a todo el realismo que ofrece New Bordeaux cuesta creerse que esté realmente viva. Lo cierto es que crear ciudades vivas es muy complejo, pero resulta ciertamente “doloroso” que esta ciudad de Mafia III carezca de la espontaneidad y esa autenticidad que haría que este escenario cobrase una dimensión superior. Con todo, New Bordeaux es un lugar soberbio, y quizá sea lo más acertado de Mafia III.