No Man's Sky_20160909024328

No Man’s Sky prometió mecánicas que finalmente no pudo cumplir. Ese exceso de ambición era imposible de lograr para un equipo de 12 personas, pero siendo justos también ha ofrecido algo diferente al jugador y es que la experiencia de explorar es satisfactoria, no plena, pero es muy agradable recorrer este universo si tenéis inclinación por explorar sin más.

Y es que debajo de esa capa de supervivencia, lucha y comercio, lo que realmente construye la experiencia de Hello Games es la exploración. La nave habilita que podamos explorar a varios niveles, bien desde el sistema en el que nos encontramos en el propio vacío cósmico, bien saltando a otro sistema o profundizando al entrar en la atmósfera de cualquiera de los planetas que podemos encontrarnos.

No Man's Sky_20160902031547

Una de las mayores bondades del juego es la expectación que genera en el jugador el entrar a un planeta inexplorado. La vegetación, la atmósfera, el tipo de seres vivos que nos encontraremos, los asentamientos, los recursos con los que podremos tropezar o los nuevos esquemas que potencialmente podremos conseguir para seguir evolucionando en nuestro viaje son algunas de las incógnitas que se responderán con la exploración de ese entorno.

Un viaje imperfecto por una galaxia que el jugador configura con su curiosidad

Cierto es que esta exploración no es siempre tan emocionante y que el sistema procedural puede regalarnos viajes estériles o menos lucrativos para nuestros intereses, pero esta amalgama de sensaciones se configura con todas las opciones potencialmente posibles que No Man’s Sky es capaz de generar. Sensaciones más limitadas de lo que podría esperarse de antemano tanto en lo jugable como en el decorado, detalles que no modificarían el núcleo de la propuesta en exceso, porque reitero que la exploración libre y sin imposiciones es el oxígeno del juego.

Con el paso de las horas jugadas, este oxígeno puede comenzar a escasear y podemos entrar en una atmósfera más nociva que repercuta en el interés del jugador por el juego. No se esconde que al cabo de una cantidad de horas, la exploración puede tornarse en algo más reiterativo para los amantes de este tipo de mecánicas por repetir sensaciones ya vividas, pero volviendo la vista atrás, recordaríamos todos esos momentos en los que hemos saciado nuestra curiosidad en el juego al ser capaces de poder viajar al punto que en ese momento nos llamaba la atención.

No Man's Sky_20160911023806

Un viaje imperfecto por una galaxia que el jugador configura con su curiosidad. Eso es No Man’s Sky.