Es posible que dentro del organigrama de la antigua Nintendo el nombre más destacado sea el de Shigeru Miyamoto. Miya es la imagen más reconocida de la empresa de Kioto, pero Gunpei Yokoi es uno de los baluartes del gen Nintendo, uno de los responsables de la cultura de desarrollo que tienen los nipones.

Gunpei Yokoi fue el creador de Game Boy, las Game & Watch y de muchos de los juguetes de la gran N que ayudaron a confeccionar una cultura de marca que ha perdurado hasta entonces. Yokoi también es el “autor” de una filosofía que se mantiene hasta hoy en el seno de Ninty: la compañía debe utilizar tecnologías asentadas. Esto favorece que se puedan explotar con más facilidad y su coste sea más equilibrado.

El bueno de Gunpei falleció en el año 1997 en un accidente de tráfico.En el 1996 abandonó Nintendo, prácticamente 365 días después del inicio de la comercialización de Virtual Boy, uno de los fracasos más sonados de la empresa. Hasta ahora se repetía como un mantra que Yokoi se separó de Nintendo como consecuencia del camino comercial seguido por Virtual Boy, pero la realidad fue bien diferente.

En una entrevista concedida a Bungeishunju, un medio nipón, Gunpei declaró que después de trabajar en Nintendo durante más de 30 años y de toda una vida laboral ligado a ellos, pensó que debía desempeñar un trabajo que le permitiese tener más libertad con sus ideas.

El genio exteriorizó que justo después de abandonar Nintendo, Nikkei publicó un artículo dónde se justificaba su salida de la empresa como una responsabilidad que Gunpei adquirió por el fallido invento de Virtual Boy. La realidad es que Gunpei tenía 55 años y quería ser independiente. Ese paso se dio con la fundación de su propia empresa y el diseño de WonderSwan para Bandai.

Grande.

Vía | Kotaku