Es decir, y entendedme con esto, los jugadores vemos el sector desde un punto diferente. Si es el punto que importa o no, eso es cosa de otro debate. Sin embargo, sí que es verdad que nosotros somos el objetivo final, el consumidor, el addendum que llega cuando un juego se publica.

Bien es cierto que los desarrolladores (hablando de ellos como grupo que participa activamente en la creación del videojuego, y no de la casa desarrolladora, que incluye a otras personalidades) no tienen al público en mente cuando le dan vida a su obra. En la mayor parte de los casos, el juego narra la historia que quiere contar el autor, nos presenta a los personajes que cree que encajan con esa historia, y, todo ello, con una jugabilidad que se piensa que es compatible. Luego, todo ello pasa por unos controles para saber si se adecua al público o no. Sin embargo, la raíz de la vena artística, ese proceso de creación, ese rayo de luz que inunda la mente y empantana el alma cuando al autor le brota la luz que, posteriormente, fragua en una idea que se desarrolla, no va dirigido al consumidor, al fan.

El proceso creativo siempre es complicado, pero emocionante, personal y, sobre todo, muy duro. Después de que nazca la idea, es hora de ver cómo se puede hacer realidad, ver hasta donde puedes llegar con tu habilidad o con la de gente en la que se confíe, marcarse un objetivo y saber si cuentas con los medios adecuados para llegar a él. Desechar ideas, desarrollar otras por el camino, aplicarlas, desandar el camino cuando ves que los últimos metros no te han gustado, y así. Por eso algunos valoramos tanto el trabajo que han hecho los títulos indie en los últimos años. Juegos como Evoland, Aragami, Undertale o Cuphead nacen de esa búsqueda, de esas ganas de crear, de ese duro proceso creativo.

Los desarrolladores indie tiene otras aspiraciones y trabajan de otra manera. Su objetivo no es primordialmente hacer dinero, sino ”contar” una historia, compartir el trabajo hecho, realizarse. Es evidente que se busca también ganar algo por el fruto de tu trabajo… pero no sucede como con Capcom y otras empresas cuyo principal objetivo, parece, es el de reducir el coste de creación de la obra y ampliar las ganancias, sin importar cualesquiera que fueran el resto de elementos que compongan el cuadro.

Infinite

Y de ello vamos a hablar.

Porque, como todos ya sabemos, Capcom no es de las compañías más generosas de todas las existentes hasta el momento, y, tal y como se han ido destapando varios escándalos de ella relacionados con algunos de sus productos, ha ido emponzoñando la fama que ha conseguido (gracias a sagas como Street Fighter o Darkstalkers) con prácticas abusivas respecto al consumidor final, al último elemento de la cadena de creación-desarrollo-producción-venta-consumo de un videojuego.

Y nos referimos a esas prácticas que todos conocemos, como venderte personajes ya incluidos en el juego, ofrecernos un título a medias a precio de título completo para luego ampliarlo con DLCs, revisiones y revisiones de algunos de sus productos. Hemos mencionado el tema más de una vez, pero podemos finiquitarlo reduciéndolo a que Capcom ha sido la potenciadora de algunas de estas prácticas en otras empresas. Y, por desgracia, el virus que ya había contaminado a aquel Street Fighter V (técnicamente superior, pero deficiente en cuanto a otros aspectos), ha terminado por salpicar a Marvel vs Capcom.

Entiendo que apostar por un videojuego es un proyecto caro, y dar a los seguidores lo que quieren puede suponer un riesgo. Por eso, se trata de llegar a todo el público para poder obtener unas ganancias suficientes y así poder seguir desarrollando juegos o, al menos, poder recuperar lo que has gastado. Pero, ¿ha de hacerse cobrando por el videojuego a posteriori, en lugar de incluir todo el contenido de serie, y más aún en una empresa grande como Capcom? Que otros realicen ese debate. En esta ocasión, vamos a comentar otra cosa sobre el crossover.

De nuevo, alguna vez puede que se busque llegar al máximo número posible de personas. Y, en unos años donde los X-Men no tienen tanta salida, puesto que su saga de películas ya terminó, y donde los Vengadores son el Ferrero Rocher de los superhéroes (pues sus películas son las más populares del cine actualmente), es entendible que escogieran deliberadamente introducir en este título a todos los personajes que rodean a este arco argumental dentro de toda la franquicia Marvel (Thor, Thanos, Nova, las gemas del infinito, etc.). Pero, ¿es realmente eso lo que queríamos los seguidores de la franquicia, los que jugamos a videojuegos? Pues no, principalmente no.

Infinite

Curiosamente, una de las declaraciones polémicas previas al lanzamiento del juego vinieron de Mike Evans, productor de Infinite, que especificó que los personajes de la parte de Marvel en el crossover no vendrían de la saga de películas. Y, pregunto, ¿en serio hacía falta que especificara, teniendo en cuenta que, en principio, no debiera haber ninguna relación? Pues no, la verdad es que no. Sólo como reflexión: el Iron Man que utilizamos en el videojuego, ¿a cuál de los Iron Man se parece más? ¿Al de la película o al de los cómics? Pues eso.

Y ya tragamos suficiente durante la anterior entrega de la saga. Nos quejamos suficiente de los modos de juego, de las reversiones, de las carencias y del elenco de personajes. No sólo se nos hizo corto (Marvel VS Capcom 2 tuvo una cifra de personajes abrumadora, que incluía algunos originales), sino que añadía algunos personajes que no encajaban en el plantel. Personajes como Amaterasu o Phoenix Wright ofrecían una jugabilidad diferente, pero agradecimos su inclusión, pues formaban parte de ese gran elenco de personajes excelentes olvidados por parte de su madre creadora. Pero, ¿Firebrand? ¿Frank West? ¿Nathan Spencer? ¿En serio llamaban tanto la atención como para introducirlos, no en uno, sino en dos juegos consecutivos? ¿Su jugabilidad es tan exquisita? Ya teníamos el cupo lleno de personajes humorísticos con Arthur (personaje que sólo se entiende por su concepto nostálgico), así que Frank West no es tan necesario.

Y esto es algo completamente subjetivo, pero, ¿qué tal introducir a Asura, de Asura’s Wrath, en lugar de a los mencionados? ¿Qué tal meter a Akira Kazama, o a Batsu, si buscamos personajes procedentes de otros juegos de lucha? ¿Por qué no darle un poco más de presencia a Tessa, a Leo o a Mai-Ling, que apenas han salido de su juego base (Red Earth, para referencias), y de eso hace ya bastantes años? Duele también la elección de Sigma como villano principal por parte de Capcom, teniendo en cuenta que existen Gill, Raizo, Pyron, Valgas, excelentes villanos con diseños atractivos (y no con una estética que parece basada en Buzz Lightyear). Podemos ir más allá y cuestionar la presencia reiterada de Chris Redfield, entre otros, cuya aparición nos pareció curiosa en Marvel VS Capcom 3, pero que no esperábamos que se diera otra vez en la franquicia (y más teniendo en cuenta las críticas vertidas sobre él). Para más inri, no tenemos un solo Chris Redfield, sino dos, al parecerse Winter Soldier prácticamente en todo al superviviente de Resident Evil. Se une Black Widow (¿Hola, Jill?) y un personaje de Monster Hunter que… no, Monster Hunter está bien, es una aportación curiosa, poco vista, diferente, y de un juego en auge.

Infinite

Tranquila, Marvel, que ahora voy contigo, pero, ¿tenemos que repetir una vez más con Chris Redfield? ¿Y por qué no Leon Kennedy como alternativa? ¿O Claire Redfield, teniendo en cuenta que Jill también ha desaparecido? Entiendo que Morrigan y Ryu son emblemas dentro de Marvel VS Capcom (como Lobezno, al que quitasteis sin mirar atrás) y que no pueden eliminarse así como así, pero, ¿por qué no darle empaque a Ken y a Lilith, que ya han compartido combates en entregas anteriores? No me olvido de Felicia, un elemento representativo de Darkstalkers y de otros crossovers (como Pocket Fighter), que no se ha incluido. Y duele mucho, mucho, que se haya preferido a Jedah en lugar de Demitri. De nuevo, todo esto es personal.

Bulleta, Gene, Jubei, Regina, Tron Bonne, Jin Saotome, Sakura, Akuma (que se entiende que no esté en Marvel VS Capcom: Infinite porque, después de Tekken, sería pluriemplearlo demasiado), Kevin Ryman, Devilotte, Vile, Lord Raptor, Astaroth (cuya barriga-hombre hubiera sido graciosa de ver), Saki, Michelle Heart, Miles Edgeworth. También tenemos a una serie de personajes nuevos en Street Fighter V que podrían haberse incluido aquí. Capcom tiene decenas de personajes interesantes, poderosos o cómicos… pero todo ello se deshecha para incluir a Frank West, a Firebrand o al Spencer moderno. ‘Tupendo.

Ahora, el caso de Marvel es peor. La situación de Capcom y de sus personajes, de nuevo, es algo completamente personal, y entendible. Personalmente, hubiera preferido a Zangief en lugar de a Haggar, y que se incluyera a Vergil junto a Dante, o, incluso, a Nero. Aún así, todo ello es algo subjetivo, y ninguno de los personajes que no han aparecido es, realmente, una figura estelar dentro de Marvel VS Capcom. Como hemos mencionado, Ryu y Morrigan, además de Chun-Li, sí están dentro del juego, y han participado en bastantes entregas (especialmente el japonés).

Infinite

Sin embargo, no se entiende que Capcom haya decidido apartar a varios de sus personajes estrella por la parte de Marvel. Ciclope, X-Men, Shuma-Gorath, Gambito, Tormenta, Magneto, Psylocke. En su lugar, de nuevo, se ha buscado potenciar las películas (lo siento, Mike Evans, pero no engañas a nadie) con Ultron, Hawkeye, Thanos (uno bastante más fuerte que el que hemos visto en anteriores entregas). Repiten de nuevo Rocket Racoon (¿y todavía no se puede utilizar a Grooth en solitario?), Dormammu, Ghost Rider, Nova, Doctor Strange. Y lo reconozco, varios de ellos son sorprendentemente flexibles en cuanto a su jugabilidad (Dormammu y Ghost Rider son una pareja explosiva), pero, ¿Nova? ¿Doctor Strange? Es evidente que la popularidad del segundo le ha hecho llegar hasta aquí, pero si no fuera por el universo cinematográfico del que ambos forman parte (uno, de manera activa; el otro, argumentalmente) difícilmente serían personajes interesantes, y eso mencionando sólo su jugabilidad.

Obviemos que no está el tan aclamado Lobezno, y pasemos por alto los otros personajes que podrían haber estado y que no están. Y no volveremos a mencionar al clon de Chris y a Black Widow, que pueden gustar más o menos. También, junto a ellos, tenemos como añadidos a Black Phanter y a Venom… que, sí, realmente se sienten interesantes, al igual que el personaje de Monster Hunter.

Pero, ¿Taskmaster, X-23, Deadpool? Aunque la búsqueda sea potenciar el aspecto cinematográfico actual, ¿por qué no se planteó la posibilidad de que los personajes que marcaron una saga siguieran formando parte de ella? Y, más allá de los que ya vimos en Marvel VS Capcom 3, ¿por qué no incluir a Dientes de Sable, a Rogue, a Juggernaut, a Iceman, a Blackheart? Y, todavía, el público sigue pidiendo a Los Cuatro Fantásticos y a Silver Surfer. Si nos metemos dentro de las películas, a las que según el señor Evans no se quieren acercar (pero de las que saca diecisiete personajes, salvándose Venom, Ghost Rider y Dormammu), ¿dónde quedaron Drax o Yondu, personajes versátiles hubieran encajado bien en el elenco? Drax aporta potencia muscular, alguien físico cuya fuerza se diferenciaría de la que aporta Hulk, y Yondu sus silbidos y su pericia con las flechas yaka. Y lo dejamos ahí, sin haber hecho incursión siquiera en el enorme y vasto universo de nuestro vecino y amigo Spiderman.

Lo que sorprende, y, realmente, lo que ha molestado a seguidores, es que Capcom no ha sabido, o no ha querido, aprovechar las posibilidades. Sabemos que todo esto se reduce a un tema de licencias, de dinero, de ganancias, de publicidad, y de ganas (o ausencia de las mismas) por desarrollar nuevos personajes, pero Capcom tenía dos universos gigantescos para explorar y miles de personajes para darnos a los jugadores lo que queremos. Su elección fue desperdiciarlo todo. Esta carencia en el elenco de personajes no parte del amor al producto ni de una intención primigenia que no conocemos, sino de querer ofrecernos después (o no) a quienes saben que queremos… previo pago.

Infinite

Y perdonadme el ex-abrupto, pero sí, estoy siendo muy subjetivo y parcial. Sin embargo, este sentimiento agridulce es lo que conlleva amar la industria. A veces, vemos buenas prácticas de empresas, apoyando a buenos productos. Otras veces, convivimos junto a malas prácticas que no hacen sino desangrar a una vaca que, honestamente, no merecía la primera puñalada.

Para terminar, aquí tenéis un sinfín de posibilidades alternativas de personajes mucho más interesantes que algunos de los monigotes con los que tenemos que convivir en Infinite:

  • MARVEL: Punisher, Charles Xavier, Daredevil, War Machine, Coloso, Rondador Nocturno, Júbilo, Loki, Volstagg, Morlun, Doctor Octopus, Kraven, El Camaleón, Rhyno, Electro, El Duende Verde, Ajax (tanto el de Hulk como de Deadpool), Kingpin, Marrow.
  • CAPCOM: Tiffany, Jon Talbain, Donovan, Sakura, Anakaris, Kyosuke, Nero, Cammy, Abigail, Rebecca Chambers, Maki, Alia, Samanosuke, Magoichi, Nobunaga, Sissel, Dynamo, Franco Gerelt, Junpei, Boman Delgado, Lavia, Rikuo, Roy, Debilitas, Gouken, Edge, Jack Krauser.

Es una lástima que hayamos tenido que esperar tanto para una nueva entrega de la saga que no está a la altura de las anteriores. Esperemos que las cosas cambien en el futuro. Algunos conservamos aún la esperanza.

Infinite