Bend Studio verá a finales de abril comercializado un juego que para ellos es todo un sueño. El juego en el que han querido trabajar. Bosques, engendros y un ambiente que rezuma queroseno por los cuatros costados. Days Gone es mucho más que un juego de “zombies”. Al menos esa es la impresión que me ha dado después de probarlo durante 30 minutos en Madrid Games Week 2018.

La demo se dividía en dos capítulos, dos acercamientos diferentes al juego de Bend Studio, sigilo y acción. En la primera parte se nos pedía llegar hasta un garaje que contiene un repuesto de motocicleta y por el camino el lugar se encontraba infestado de mutantes o lo que quiera dios que sean. Para ello es imprescindible hacer uso del modo detective, en realidad no se llama así, pero es el típico modo que resalta ciertos elementos del escenario y nos permite avanzar de forma cautelosa. Debo suponer que este tramo de juego corresponde al inicio o semejante, porque es evidente el lugar por el que debía avanzar para conseguir llegar al garaje sin alertar a los enemigos. Poco a poco y eliminando de forma paulatina a las criaturas que se quedan aisladas y están a otros menesteres. En caso de descubrirnos la penalización se cerca y nos basta con escondernos o reventar a los enemigos que acechan en esa zona del mapa. Aunque les falta inteligencia, son muy violentos y quitan mucha vitalidad. Ninguna tontería.

El control es bueno y Deacon responde bien. Es sencillo golpear con armas blancas y con armas de fuego el apuntado es más pesado, pero se da bien en el blanco. El diseño del nivel permitía cierta flexibilidad y podíamos solventar el siguiente paso a dar bajo diferentes estrategias, aunque una, creo que era más sencilla que el resto, aunque para ello se requería dedicar más tiempo a la lectura del entorno.

A destacar el sistema de crafteo. Basta con pulsar L1 para desplegar un menú radial que divide los objetos a construir en diversas clases. Y para construir hay que recoger objetos. El escenario está lleno de ellos. Explorar es el camino, pero cuidadito.

En la otra demo, nuestro aguerrido protagonista debía eliminar a un enjambre de engendros. Un disparo es suficiente para llamar la atención de esos descerebrados y dar comienzo la fiesta. La clave está en utilizar elementos del escenario, explosivos y trampas principalmente, para eliminarlos. La cuestión es que prácticamente avanzan a la misma velocidad que nosotros y por ello debemos avanzar sin trabarnos y al darnos la vuelta para atacar tendremos un lapso de tiempo muy finito. El enjambre engulle con facilidad y cada golpe quita una cantidad muy aceptable de vitalidad. Conseguí acabar con los enemigos justo en el momento en el que se cumplían mis 30 minutos y fue un momento muy energético. Mola como está gestionado el tema de los enjambres.

El juego se nota que está en desarrollo y le falta un pulido al frame rate, ligeramente al movimiento, al sonido y otros flecos generales, pero la base es muy interesante y creo que puede quedar algo variado y divertido si terminan de pulir esas aristas.

Days Gone a la venta el 26 de abril de 2019.