Pokémon es una de la grandes franquicias de la industria, la niña bonita de Nintendo. Parece que fue ayer -y en realidad han pasado más de 20 años- cuando aparecía ese Pokémon Rojo y Azul. Tantos años para una marca a la que le cuesta evolucionar, porque los pasos a dar son muy medidos, aunque en los últimos años hemos gozado de una apertura en la licencia en diferentes campos. Un ejemplo de ello fue el éxito titánico de Pokemón Go!

Tan influyente ha sido el juego de Niantic que Game Freak ha construido el primer Pokémon para Switch con ciertas bases de la entrega para móviles. En MGW tuvimos la oportunidad de probar Let’s Go y como entrante de ese plato principal que llegará el año que viene, sacia en su justa medida.

El juego tiene elementos de Go!, de los desarrollos antiguos e incluso se atreve un poco con la aventura. En el segmento que pudimos probar, los Pokémon salvajes se pueden capturar, pero no combatiremos contra ellos. Una vez que nos encontremos con una criatura en estado natural se iniciará el mini-juego de captura que funciona prácticamente igual a Go! Lanzamos la Pokéball y si tenemos suerte nos haremos con esta presa. Si un segundo jugador se une a la partida, bastará con lanzar la Pokéball de forma simultánea para desencadenar un efecto más poderoso y conseguir atrapar al Pokémon.

Este segundo jugador avanza con nosotros y en caso de perdernos de vista puede pulsar un botón del mando para volver a compartir espacio con el primer jugador. Para pelear de una forma más convencional tendremos que hablar con los NPCs del escenario. Estos nos retarán e iniciaremos el combate por turnos. Elegimos Pokémon, ataque y a por ellos. Más convencional y con la ayuda de este segundo jugador si elegimos jugar en compañía. Al terminar el duelo obtendremos objetos y otras chucherías.

No cabe duda que uno de los atractivos del juego para cierto sector será la Pokéball Plus. El mando tiene buen tacto y emite sonidos de Pikachu o Eevee en función de la versión que tengamos. Tiene un stick y dos botones, suficientes para desarrollar todas las acciones que propone el juego. En las partes de captura tenemos que hacer el ademán de lanzar la Poké Ball para intentar atrapar al animal. Los más pequeños -y el resto- van a disfrutar mucho de Let’s Go con este añadido. Técnicamente es muy simpático, no rompe, pero se agradece que visualmente sea más potente que antaño.

En general estamos ante un Pokémon simplificado en facetas como los combates y que incluirá una exploración aventurera con Pikachu o Eevee. A la venta el 16 de noviembre en Switch.