Surcar el espacio y las estrellas en una máquina de vapor es una ensoñación que pocos títulos son capaces de ofrecer a sus jugadores. Y si es a bordo de una gigantesca máquina de vapor todavía menos. Esta oda a la revolución industrial, al Londres victoriano y a los mitos de Cthulhu tiene nombre propio: Sunless Skies. Un nombre que no debería ser desconocido para aquellos que disfrutan de títulos con un fuerte componente narrativo, ya que sus creadores, Failbetter Games, nos dejaron boquiabiertos con Sunless Sea.

Una saga que aúna en un mismo lugar la esencia de los libros de “elige tu propia aventura” combinado con un componente de exploración y rol que hace que la mezcla resultante sea muy atractiva. No en vano, el equipo detrás de estos proyectos lleva mucho tiempo desarrollando este particular universo y la idea de la aventura narrativa a través del juego web Fallen London, de cuyo concepto emana Sunless Skies y su hermano Sunless Sea.

En este sentido, Sunless Skies es un título bastante continuista respecto a lo que pudimos ver en la anterior entrega de la saga. Una vez más volvemos a encarnar al capitán de una embarcación que se lanza a la aventura en un mundo desconocido lleno de peligros y de gentes extrañas. En esta ocasión, Failbetter Games ha optado por un entorno más propio de la ciencia ficción, el espacio, al que imprime un marcado estilo “steampunk”.

Actualmente el juego se encuentra en fase de acceso anticipado, una circunstancia que Failbetter Games está aprovechando para desarrollar el juego de forma paralela y poder así mejorar la experiencia de juego. Actualmente faltan contenidos importantes, pero la esencia de este título se reconoce desde el primer momento. Eso sí, faltan cosas por añadir, pero poco a poco se percibe que el juego se va completando, sobre todo desde que se añadió su segunda gran área: la región de Albión.

De esta manera, el mundo que recrea Sunless Skies está cada vez más vivo y la sensación de explorar un universo vacío está desapareciendo poco a poco. En cualquier caso, y a pesar de que todavía falte para que esté terminado, sí es posible gozar de uno de los pilares fundamentales de este título: su narrativa. Y esto es importante destacarlo, ya que leer sigue siendo el pilar fundamental de este juego. Puede parecer una obviedad, pero como hemos mencionado, estamos ante un título que es más cercano a una novela interactiva que a un videojuego tradicional.

Pero teniendo claro este concepto, lo cierto es que Sunless Skies atrapa al jugador desde el primer momento. La prosa utilizada nos mete de lleno en el juego, y pronto nos imaginamos que estamos al cargo de una de estas máquinas de vapor surcando el espacio en busca de aventuras… Eso sí, para ello tendremos que tener un nivel de inglés bastante elevado, ya que el vocabulario utilizado es muy ambicioso y en algunos casos único. Esta circunstancia ya ocurría en Sunless Sea y no hay planes de que esta segunda entrega sea traducida.

En lo que se refiere a cuestiones jugables, Sunless Skies ofrece algunas variaciones a la hora de explorar el mapa. El movimiento es algo más fluido y podemos desplazarnos con más libertad. Esto aporta más agilidad a la hora de adentrarnos en el espacio y combatir a los peligros que acechan en él. Y es que si nosotros somos capaces de movernos en más direcciones, todo aquello que amenaza con destruirnos, también.

Precisamente, nuestra destrucción sigue siendo uno de los motores de este título y parte de lo que da sentido al mismo. Pese a que se puede elegir una opción para evitar la muerte permanente, pudiendo salvar nuestros progresos, lo cierto es que tener la espada de Damocles sobre nuestras cabezas de forma constante añade una tensión que le sienta bien a este título e incentiva una de las máximas del mismo: la exploración.

Aunque pueda parecer lo contrario, Sunless Skies no es un juego sencillo ya que hay muchos elementos a controlar. Tenemos que realizar encargos para mantener nuestra “nave”, pagar el combustible, la munición y las mejoras de la misma. y realizar esos encargos nos meterá de lleno en conflictos de los que en muchas ocasiones tendremos que salir como podamos, eligiendo el mal menor. Precisamente, las decisiones siguen siendo fundamentales en este título y uno de los elementos que mayor peso tienen a la hora del devenir que tomará nuestra aventura.

A pesar de que todavía quede trabajo por delante, lo cierto es que Sunless Skies apunta maneras. Failbetter Games demuestra una vez más que la lectura no está reñida con los videojuegos y que son dos formatos de ocio que pueden relacionarse dando excelentes resultados. Como se suele decir, el desarrollo de Sunless Skies va sin prisa pero sin pausa, y eso es algo que se percibe en la actual fase del juego, en la que poco a poco este va madurando hasta que finalmente culmine con su lanzamiento oficial.Mientras tanto, queda poco más que añadir salvo “¡viajeros al tren!”.