Desde hace días los jugadores de Fortnite han estado experimentando problemas a la hora de conectarse a los servidores de juego. Hasta que Epic Games ha confirmado lo que estaba sucediendo: han aplicado parches en los propios servidores con el fin de eliminar la vulnerabilidad Meltdown. Y esto ha hecho que el rendimiento haya caído de una manera abrupta, provocando lentitud en todas las partidas e inconvenientes en las conexiones. Es necesario que haya nuevas operaciones sobre los equipos.

Según Epic Games, al aplicar los parches el consumo de recursos se ha disparado, provocando inestabilidad en las partidas. De hecho, se espera que durante esta semana, y hasta que haya nuevas operaciones de mantenimiento, los problemas se sigan sucediendo. En el blog de la compañía se han confirmado los problemas y se ha afirmado que “haremos todo lo posible para mitigar los inconvenientes y solucionar todos los problemas cuanto antes“.

Traduciendo, los servidores de Fortnite serán actualizados nuevamente, mientras que se pondrán en marcha nuevas máquinas con el fin de que las partidas recuperen su estabilidad habitual. Por supuesto, tened en cuenta que los fallos no s reproducirán durante esta semana en todas las partidas, sino solo aquellas que estén ubicadas en los servidores más congestionados.

Fortnite sigue siendo jugable, aunque esté experimentando algunos problemas. Os recomendamos echarle un vistazo.

Vía | Twitter – Fortnite