La industria del videojuego está en continua evolución y las producciones deben adaptarse a ese mundo cambiante para intentar asegurar su éxito entre los consumidores. Una tarea que en ocasiones no resulta sencilla y que no siempre garantiza el éxito de los títulos creados. En este sentido, son muchas las compañías que se quedan a medio camino o que directamente no consiguen innovar lo suficiente para resultar atractivo a los jugadores.

Esto último es lo que le ha ocurrido al estudio italiano 34BigThings y su última obra: Mars or Die! Un título inspirado en las mecánicas de los tower defence en el que nuestro objetivo es crear una base en Marte y defenderla de los ataques de los alienígenas. Una propuesta típica dentro del subgénero al que sus creadores han intentado aplicar mecánicas nuevas próximas a los roguelike. Sin embargo, el resultado final no ha sido como esperaba tal y como detallamos en nuestro análisis.

En este sentido, Mars or Die! es un título que no cumple las expectativas ya que su propuesta es excesivamente conservadora. Estamos ante un juego cuyas mecánicas recuerdan a los primeros juegos del subgénero aunque sin la chispa de los clásicos. Esto hace que a día de hoy no haya demasiados alicientes para que los jugadores se decanten por la obra de 34BigThings. Si a eso le añadimos su poca variedad, el resultado final es poco atractivo.

Esto se hace evidente en diversos aspectos que van desde la jugabilidad a otros como el apartado artístico. Esto último es especialmente grave ya que induce en el jugador una mayor sensación de monotonía al no tener una variedad de escenarios suficiente. Algo que en principio no debería ser especialmente grave si la juagbilidad acompañase, pero al fallar esta última se acentúan el resto de carencias de Mars or Die!

Sin embargo, un mal comienzo no siempre significa que no exista futuro para un juego. Es cierto que las compañías prefieren pasar de largo de sus proyectos fallidos, pero no es algo que siempre ocurra. En este sentido es conveniente destacar el caso de Harebrained Schemes con Necropolis. La publicación de este título fue bastante desastrosa ya que en su lanzamiento carecía de elementos de interés para los jugadores debido a un planteamiento ramplón y demasiado sencillo.

Lejos de tirar la toalla, sus creadores siguieron trabajando para intentar ofrecer a los jugadores aquello que querían conseguir en un primer momento. Finalmente, consiguieron enderezar un título que en su primera versión no resultaba nada atractivo. Eso sí, a Necropolis se le siguen notando las costuras y las carencias iniciales, pero es un ejemplo de cómo reconvertir un título para hacerlo más atractivo. Un caso similar y más reciente sería el de Slain!

Si 34BigThings no tira la toalla y trabaja duro en Mars or Die! sin duda puede rescatarlo y ofrecer una experiencia de juego más satisfactoria para los jugadores. Pero no será tarea fácil y supondrá un gran esfuerzo para el estudio sacar el título adelante. Como ya hemos visto, otros creadores lo han conseguido, así que nada les impide intentar que este título consiga brillar. En este sentido, ya se han dado los primeros pasos y se ha introducido una modalidad “infinita” para ver hasta dónde podemos llegar.