Tras su Super NT, Analogue nos trae una nueva versión de una consola vetusta, esta vez le toca el turno a la Mega Drive de Sega con su nuevo cachivache, la Mega Sg.

Si os preguntáis cuál es a diferencia de los “clones” de Analogue con los que valen cinco veces menos, es que en su caso usan un FPGA – programado por Kevtris, uno de los gurús de la emulación – un chip programable que permite una fidelidad  casi total. Eso unido a la salida HDMI con una resolución de hasta 1080p, la posibilidad de usar los cartuchos de Master System también, o la opción de usar los nuevos mandos inalámbricos de 8bitdo, hacen que sea la mejor elección para jugar al primer Sonic en el s.XXI .

El cacharro en cuestión se puede reservar desde ya – y hasta en diferentes sabores –  desde la web de Analogue por 199$, pero tendréis que esperar hasta Abril del año que viene para usar a vuestros cartuchos jurásicos tras el soplido de turno.