The-Mario-Bros-mario-and-luigi-9298164-1955-2560

Que la estrategia de Nintendo con Wii U ha sido desastrosa lo ha reconocido hasta su propio presidente, Satoru Iwata. Subestimaron los recursos necesarios para llevar a cabo los proyectos que tenían en mente y eso les ha acarreado infinidad de problemas. La nula experiencia de la compañía con el desarrollo de juegos en alta definición parece haberles hecho mella. También la planificación de los lanzamientos de la misma, que en ocasiones, ha parecido nula.

Pero no podemos engañarnos. Nintendo es grande, pero parece que no lo suficiente. 3DS comenzó igual y, tras una conjura de la compañía, las tornas se han vuelto completamente para aplastar cualquier atisbo de la competencia por intentar siquiera acercarse a su liderazgo mundial (con una consola muy inferior técnicamente). Este esfuerzo les ha pasado factura en su división doméstica. Mientras los mismos se concentraban en 3DS Nintendo pareció olvidar que tenía un lanzamiento de hardware que abastecer. Parece que pensaron que con NSMB U y el Nintendo Land, por su parte, serían suficientes. Craso error.

Pero no fue el único. Desde que la consola salió casi no ha habido presencia de títulos first, y todos sabemos el escaso apoyo que la compañía tiene de compañías externas (salvo Ubisoft). Pikmin 3 pasó de ser título de lanzamiento a ser título de ventana de lanzamiento… y hasta el día de hoy aun no hay fecha de salida. Es un claro ejemplo de las palabras de Iwata cuando reconoce que subestimaron los recursos necesarios para los títulos planteados.

CI_3DS_Features_04_best-games-ever_image600w

Pero ellos saben que, aunque no sea extrapolable la competencia doméstica con la portátil, todo tiene solución. Para ello preparan el resurgir de Wii U. Una especie de Freshstart que devuelva la confianza de los usuarios y de las tiendas (que para estos últimos ahora mismo está por los suelos) con títulos de primer nivel que hagan subir las ventas de la misma y, cual ave Fenix, retome la senda de la victoria.

Entre estos títulos planteados para el último cuarto del año estarían un nuevo Mario 3D (aunque siendo el año de Luigi no extrañaría que le dieran protagonismo al hermanísimo) y un nuevo Mario Kart. Puede que no sean títulos novedosos, pero sí son super ventas y son de los que hace que la gente se compre una consola. Si a esto unimos el “remake” de The Legend of Zelda Wind Waker, Pikmin 3, Wonderful 101 y los thirds que sí saldrán, como Watch Dogs o Assassins Creed IV, entre otros, ya tenemos un catálogo competente.

Pero es que además pienso que Nintendo este E3, que aunque no tenga conferencia allí si lo hará con sus particulares Nintendo Direct, tiene que sacar toda su artillería, por lo que puede que para este final de año aun tengamos alguna bomba de las que pocos como Nintendo sabe sacar. Por poner un ejemplo hace mucho que no se sabe en qué están trabajando en Retro y éstos llevan muchos años sin sacar nada. No sería de extrañar que uno de los tapados para final de año sea un título de estos genios. Pronto saldremos de dudas.