La cuarta PlayStation puede sacar pecho por el gran catálogo de juegos que ha pasado por sus circuitos. Un sistema al que todavía le queda cuerda con Detroit que sale el día 25 de mayo, Death Stranding, Ghost of Tshushima o el esperado retorno de The Last of Us. Esto no quita para que la consola tenga el cronómetro de defunción activado.

John Kodera, CEO de SIE, ha declarado que PS4 está entrando en la fase final de su ciclo vital. Quedan productos, seguiremos jugando con la máquina, pero el relevo se va acercando. Algo lógico si tenemos en cuenta que poco a poco aparecen más rumores sobre el hardware que podría montar PS5 o el envío de kits de desarrollo de este futuro que dejará de serlo en un tiempo.

Ese pronóstico de lanzamiento de nueva PlayStation en 2020 no parece descabellado ahora. 7 años después de la salida de PS4 –¡cómo pasan los años, coño!- el reemplazo no sería muy mal visto, aunque personalmente tampoco haría ascos a una generación un poco más larga…

Vía | Mochi WSJ