From Software sabe como sorprender y Sekiro, su nueva IP, les aleja de sus Souls, pero mantiene muchos elementos en común con la saga que les ha granjeado el éxito masivo.
Sekiro no será un RPG, ni un producto tipo Dark Souls, sino que estaremos ante una aventura. No habrá un sistema de experiencia, ni de niveles, ni de subida de atributos. Olvidad también la mecánicas de las almas. La dinámica será diferente. Recapitulando y con cierto orden:

No podremos crearnos a un personaje, ni elegir una clase, ni subir de nivel. Tampoco habrá almas que recolectar y al morir no existirá una penalización basada en la pérdida de ese elemento o semejante. El multijugador también se ha evaporado y la exploración y las recompensas serán diferentes, los escenarios no esconderán armaduras ni nuevas armas.

From Software describe este Shadow Die Twice como una aventura de acción. El brazo prostético de Sekiro puede armarse con diferentes gadgets que podréis encontrar dispersos por su mundo, algo semejante en concepto a las armas de Bloodborne.

Lejos de resultar una contrariedad, los japoneses han declarado que este juego seguirá siendo exigente. Tengo curiosidad por comprobar como será el ajuste de la jugabilidad en un título con menos opciones que en un Souls. From puede lograr una jugabilidad con un equilibrio perfecto.

Y para cerrar con algo de nostalgia, Sekiro podría haber sido un nuevo Tenchu que finalmente no fue, pero parece que guarda muchas semejanzas con el juego de ninjas.

Vía | Resetera