The World Ends With You fue uno de los juegos más especiales y únicos que se pudieron jugar en Nintendo DS. su propuesta única y su enfoque urbano hicieron de este JRPG uno de los videojuegos con más papeletas para que dentro de unos años se le pueda calificar como un título “de culto” con todas las letras como se suele decir. Sin embargo, a pesar del reconocimiento de la prensa y de la comunidad de jugadores, la relación de Square Enix con este título ha sido algo fría y en líneas generales casi podemos afirmar que ha sido uno de sus grandes olvidados.

Puede que esto se deba a que The World Ends With You tuviese un éxito comercial discreto, algo que podría estar a punto de cambiar gracias a su inminente llegada a Nintendo Switch. Y es que la última consola de la compañía nipona se ha convertido en todo un baluarte para dar una segunda oportunidad a esos juegos de gran calidad que por un motivo u otro pasaron desapercibidos en su momento. El 12 de octubre llega a esta consola The World Ends With You – Final Remix, la versión más completa hasta la fecha de este JRPG.

The World Ends With You – Final Remix se basa en la revisión del juego de Nintendo DS creada para iOS en la que aparecían nuevos contenidos. Ahora, todas esas novedades llegan a Switch y lo hacen con nuevos contenidos que añadirán más horas de juego a este título. Otros de los atractivos será la posibilidad de jugar en modo cooperativo para dos personas desde una misma consola. Todo ello sin olvidarnos de la genial banda sonora que para esta versión incluye nuevas pistas musicales. Por último, parece que también incluirá subtítulos en castellano.

Poco más se puede añadir sobre The World Ends With You salvo que si no lo pudisteis jugar en su momento esta es la ocasión para darle una oportunidad. Su planteamiento es muy especial y la trama del juego se aleja de lo que estamos acostumbrados para sumergirnos en una historia mucho más adulta que de costumbre aunque estén presentes ciertos clichés del género. A falta de ver cómo se ha reformulado el combate, es fácil afirmar que podemos estar ante un título irrepetible.

Vía | Eurogamer