La historia del boxeador creado por Stallone dentro del mundo de los videojuegos no es nada nuevo. Su primera aparición se remonta a los tiempos de la Atari, cuando sus abdominales eran literalmente cuadrados. Más adelante, en la época de PS2, Gamecube y Xbox recibió un par de juegos más bastante decentes, donde rememorabas los combates más míticos del héroe de Philadelphia.

Ahora, casi dos décadas después de aquello, y tras la sorpresa que supuso Creed: Rise To Glory, nos volvemos a encontrar con un juego que te llevará a revivir los momentos estelares de Rocky, el hijo de Apolo Creed y sus mejores amigos: sus puños.

Directo

Si los últimos juegos basados en la franquicia intentaban resumir la historía del púgil italoamericano, este no iba a ser menos. Pero a la ya más que conocida leyenda del mismo, en este caso se van a unir varios personajes nuevos, algunos ya conocidos y otros totalmente nuevos, todos ellos con su respectiva historia.

Ya que en esta ocasión, en vez de hacer un juego de boxeo “serio”, nos encontramos con algo más parecido a un juego de lucha clásico, a lo mejor demasiado. Porque tras elegir a uno de los 8 boxeadores disponibles en un principio, comenzaremos el modo historia del mismo.

Una vez elegido nuestro personaje, la historia se desarrollará de diferentes maneras dependiendo del que elijas. Por ejemplo, el de Rocky – mientras hace de abuelo cebolleta con Adonis – sigue las películas clásicas – las buenas – y, a su vez, añade algunos encuentros con nuevos personajes para que la cosa no dure cuatro asaltos. En su caso, él empezará entrenándose – con unos minijuegos que te harán correr en la elíptica o hacer combos mientras le pegas a un chuletón – para posteriormente luchar contra Apollo. Por otro lado, Adonis directamente comenzará con un combate, que es lo que esperarías de un juego basado en este noble deporte ¿no? 

Todos los personajes tienen una historia que se desarrolla de una manera diferente, pero tampoco esperes muchos cambios, porque principalmente lo que vas a hacer es pelear en combates.

Crochet

Combates, pero no de esos que han hecho que algunos mamelucos del Youtube se hagan famosos mientras hacen el paripé con diversos contrincantes, aquí la cosa va a ser serio, o a lo mejor no…. Y es que si esperabas un juego que representase fielmente el arte del puño en la cara ajena, aquí no lo vas a encontrar.

Porque esta vez nos encontramos con algo más parecido a un juego de lucha que a un simulador y, si tuviese que compararlo con algo, lo haría con el mítico Ready 2 Rumble, pero sin los personajes simpaticones de aquel y algo de Mortal Kombat. A lo mejor te parece que esta comparación viene de alguien que se ha quedado más tonto que Policarpio Diaz, pero es que la cosa es bastante similar. 

Para empezar, las animaciones están enlatadas como en la saga de Sub Zero y Scorpion, lo que hace que los combos también lo estén. Sí, puedes hacer combinaciones mezclando los golpes fuertes y débiles o incluso añadir un poco más de variedad pulsando una dirección para cambiar el movimiento del golpe. Pero eso no cambia la sensación de rigidez dentro del sistema. Sistema que incluye una barra de super que se irá llenando mientras atizas a tu adversario y que, una vez llena, te permitirá hacer el ataque gordo de turno; no, no han incluido “el mordisco Tyson” como ataque especial.

Un buen boxeador también sabe defenderse y, obviamente, podrás cubrirte de las lluvias de tortas que te van a caer, hasta incluso danzar por el ring esquivando los golpes lanzados por tus rivales con solo presionar un botón, el cual te hará moverte en la dirección seleccionada como si fueses un Prince Naseem, o directamente pasar de tu rival a lo Mayweather.

Por último, como buen combate de boxeo, la cosa está divida en rounds y tendrás que derrotar a tu rival antes de que se agoten. El sistema es muy simple: pégale más duro que él a ti y vacía su barra de energía las veces que hagan falta – suelen ser cuatro – hasta que se quede contando ovejas en la lona tras la cuenta de diez. Y aplícate el cuento, porque sus intenciones son las mismas: hacerte el morder polvo. Si lo consigue, podrás volver a ponerte en píe tras machacar el botón de turno, pero no te duermas en los laureles, porque, si caes demasiadas veces, acabarás como el tema de Mecano.

Gancho

Y ya está, porque no hay mucho más que rascar, “¿que pasa con los diferentes personajes?” Te puedes estar preguntando. Pues que son prácticamente iguales, todos comparten movimientos y las diferencias son nimias. “Jugar con colegas fijo que mola”. Eso si están en tu casa, porque si piensas hacerlo online, olvídate de ello. “¿Desbloqueables?” Sí, personajes y diferentes diseños de calzones, pero nada más. Creo que vas pillando la idea, ¿no?

“Oye, el león de la Metro es un JPG, ni se mueve”. Este fue el primer comentario que le hice al mandamás de esta web y esto no me hacía presagiar lo mejor de esta nuevo juego basado en las aventuras del hijo de Apolo – Creed – y el Potro Italiano. Y parece que no me equivocaba demasiado. 

Porque Big Rumble Boxing: Creed Champions es un juego bastante normalito y sin muchas pretensiones, lo cual se nota. Hay muchos personajes, pero más allá de los clásicos, carecen de personalidad. El combate quiere ser variado, pero acaba siendo un poco ortopédico a la hora de jugarlo. Y a la hora de intercambiar golpes con otras personas, no puedes hacerlo online.

Así que, en vez de encontrarnos con una cosa similar a lo que supuso Rocky Balboa, una vuelta victoriosa del campeón, esto ha sido más como la quinta película, – de la cual posiblemente ni te acuerdes, y eso si es que la has visto – no es un KO total, pero tampoco lo va a salvar la campana.

Big Rumble Boxing: Creed Legends ya está disponible en PS4, Xbox One, PC y Switch.