Call of Duty: Modern Warfare. Con este nombre, Infinity Ward sorprendía a todos los usuarios en 2007. La saga Call of Duty salía de la Segunda Guerra Mundial y se pasaba directamente a la actualidad. A una guerra moderna que seguía manteniendo todas las características espectaculares con las que la saga nos había sorprendido. Pero ojo, porque el mismo estudio ha querido darle una vuelta al mismo videojuego en 2019. Un nuevo Call of Duty: Modern Warfare ha llegado a las tiendas. Inspirado en el mismo mundo de hace 12 años, con personajes parecidos, pero desde un punto de vista diferente.

Ya sabéis que durante los últimos años los desarrollos de los Call of Duty han cambiado un poco. Sobre todo porque se le ha dado más importancia al multijugador online, disminuyendo el peso de las campañas offline. Por lo tanto, analizar este Call of Duty: Modern Warfare ha resultado algo complicado, aunque vamos a dividirlo en partes.

Primero, mencionar la campaña principal offline, la cual nos meterá directamente en la búsqueda de El Lobo, una especie de mercenario encargado de robar un gas venenoso con que parece haber puesto en jaque a medio mundo. Aunque ahí iremos nosotros, uniéndonos a diferentes aliados con el fin de pararle los pies y conseguir que pare los posibles ataques que está preparando. En este modo hay un total de 11 misiones con todo tipo de situaciones. Aunque ya decimos que lo más interesante está en los modos multijugador.

Call of Duty: Modern Warfare es una experiencia muy interesante, pero de la que hay que analizar todos sus apartados con el fin de saber si cumple con lo prometido. Estad atentos a los resultados.

Apartado técnico

Call of Duty: Modern Warfare

La primera vez que vimos cómo se movía Call of Duty: Modern Warfare y su calidad gráfica, la verdad es que nos quedamos sorprendidos. Aunque más adelante vimos que existen fallos. Pocos, eso sí, que apenas empañan el resultado final de este apartado. En los tráilers que se pusieron en marcha respecto del juego, ya pudimos ver que Infinity Ward había puesto en marcha una gran cantidad de recursos con el fin de conseguir los mejores resultados gráficos. Y ya os decimos que, ingame, el proyecto no defrauda en absoluto.

Call of Duty: Modern Warfare ha sido cuidado incluso en los detalles más mínimos. Nosotros lo hemos probado en una Playstation 4, consiguiendo ver una calidad impresionante. Todo ha sido bien trabajado con el fin de que resulte lo más real posible, y la verdad es que os quedaréis con la boca abierta en algunas situaciones.

Siendo concretos, a nivel general los escenarios no están para nada vacíos, sino llenos de detalles en la mayoría de situaciones. Aunque algunos mapas del multijugador (sobre todo, lo más extensos) pequen de este defecto. Los objetos que hay en los mismos han sido bien realizados hasta el último detalle, reaccionando según interactuemos con ellos. Algo parecido sucede con objetos más grandes, como los edificios o los vehículos.

Tenemos que hacer una mención especial a las armas, las cuales están basadas en modelos reales y han sido excelentemente recreadas en el videojuego, a todos los niveles. De hecho, incluso brillan según el sitio en el que estemos. Igual con el equipamiento de los soldados, el cual ha sido perfeccionado visualmente. No podemos dejar pasar los modelos de los personajes, que están perfectamente diseñados en sus diferentes equipos, ropas y caras. Estas últimas tienen incluidas tecnologías que harán que cada una de sus zonas se mueva de manera independiente. Sorprendente, por ejemplo, las expresiones faciales. Expresiones pocas veces vistas en un videojuego de esta generación. Son casi perfectas, en nuestra opinión.

A nivel de rendimiento, vamos a mezclar este apartado con los efectos visuales, como el de las bombas al explotar, el humo o la niebla. Todo ha sido excelentemente puesto en marcha (con un humo que parece real, todo sea dicho). Además, todo es movido de una manera estupenda por la consola, incluyendo aquellas situaciones en las que se debe soportar una alta resolución con muchos elementos simultáneos en pantalla. Hay que mencionar que la resolución es dinámica. En el modelo básicos de Playstation 4 la cifra máxima es de 1920 × 1080 píxeles, mientras que la mínima es de 960 × 1080 píxeles. Este aspecto se nota bastante, sobre todo en la campaña. Habrá diferentes situaciones en las que veremos una bajada en la resolución bastante notable. El juego se va adaptando a lo que se presenta en la pantalla. En todo caso, no olvidéis que el proyecto es compatible con la resolución 4K en las plataformas más potentes. Y sin apenas ralentizaciones, según hemos jugado en nuestra Playstation 4.

Narrar las bondades gráficas de Call of Duty: Modern Warfare nos llevaría muchas horas, sobre todo si nos ponemos en detalle con las tecnologías usadas. Podemos resumir todo en que el proyecto es gráficamente uno de los mejores que hemos visto, en cualquiera de sus modos de juego. Un trabajo excelentemente realizado.

Sonido


Bueno, la verdad es que no hace falta decir que el apartado sonoro de los últimos Call of Duty ha sido excelentemente trabajado con el fin de obtener la mejor inmersión en las diferentes experiencias jugables. En el caso de este Modern Warfare no hay excepción y, de hecho, incluso desde antes de empezar a jugar podremos comprobar que el sonido tiene un trabajo detrás que podríamos definir de impresionante.

Al igual que ya hemos hecho en otros proyectos, vamos a dividir este apartado en música, voces y efectos sonoros. Aunque antes de todo vamos a mencionar que Call of Duty: Modern Warfare incluye varios perfiles de sonido, entre los que elegir, que nos permitir adaptar este apartado a lo que queramos conseguir. Podemos poner el sonido en estéreo, cine en casa o envolvente, entre otras opciones. Y ya os decimos que las diferencias se deben tener en cuenta.

Aunque pudiera parecer que la música es parte esencial de un Call of Duty, este Modern Warfare nos ha demostrado que no tiene por qué ser así. De hecho, las melodías serán omnipresentes en menús y en la campaña offline, pero no en los modos multijugador, dónde solo harán acto de presencia en momentos clave. Eso sí, la variedad ha sido adaptado a las diferentes situaciones que viviremos. Si los momentos son tensos, la música ayudará a incrementar esta sensación. Si subimos de nivel, hará que os alegremos. Canciones bien situadas y adaptadas al ambiente del videojuego.

Las voces también tienen una gran presencia en el videojuego, aunque en todos sus aspectos. Tanto en el online como en los modos offline. No ya solo por las instrucciones que nos irán dando y los sonidos que escucharemos de los personajes de la campaña, sino también porque nuestros compañeros estarán continuamente diciendo qué es lo que está sucediendo. El doblaje nos ha parecido realmente excelente, aunque tiene algunos peros mínimos. Ya decimos que mínimos, sin errores que pudieran empañar de veras la experiencia final. El juego está en completo español, dicho sea de paso.

En cuanto a los efectos sonoros, decir que el trabajo ha sido excelentemente bien realizado, sobre todo porque Infinity Ward ha querido que el sonido de Call of Duty: Modern Warfare sea fiel a la realidad. Y ahí se ha conseguido que sonidos como los pasos, las bombas, el humo o el sonido que hacen las armas al disparar sea casi completamente igual al que podemos escuchar en el mundo real. De hecho, los sonidos han sido directamente grabados de las propias situaciones. Ni que decir que la calidad de las pistas incluidas es máxima, acentuando el resultado positivo y consiguiendo que nos sintamos como si estuviéramos en una guerra real.

En términos generales, el sonido de Call of Duty: Modern Warfare ha sido totalmente conseguido, con una nota excelente, y obteniendo los mejores resultados en cada una de las situaciones. Un apartado que, estamos seguros, disfrutaremos durante el desarrollo del juego.

Jugabilidad

Call of Duty: Modern Warfare

Sin duda, lo más importante de un Call of Duty. El objetivo de Infinity Ward con este Call of Duty: Modern Warfare ha sido simplemente que nos divirtamos. Y para ello han puesto en marcha una serie de componentes y modos de juego que aderezan una guerra moderna y virtual que hará que la experiencia sea notable. Un proyecto muy bien conseguido, en este aspecto.

Empezaremos por los modos de juego. Por un lado tenemos la campaña offline, la cual nos ofrece vivir una historia concreta, siguiendo una serie de misiones. Muy divertida, aunque algo corta. Eso sí, se recuperan algunos momentos de tensión y personajes clave de la saga, como el Capitán Price. A tener en cuenta los diferentes modos de dificultad y los retos, que al conseguirlos harán que desbloqueemos características clave para los modos multijugador. Y después de decir esto, vamos a centrarnos en el multijugador online. Ahí es dónde encontraremos toda la chicha.

Tenemos que confirmar que Infinity Ward está continuamente trabajando en Call of Duty: Modern Warfare, lo que significa que el lanzamiento de nuevos parches con modos de juego, mapas y ajustes es casi constante. De hecho, todavía no se han ejecutado todos los modos de juego que hay preparados, por lo que en este sentido podemos encontrar sorpresas. Sí que podemos encontrar los típicos de duelos por equipos, todos contra todos o Guerra Terrestre, este último en el que jugaremos por equipos en mapas excepcionalmente grandes (en partidas de 32 jugadores contra 32 jugadores), aunque hay que decir que recientemente hemos visto cómo se añadían modos nuevos que han ampliado la jugabilidad del título. Podríamos decir que estos son los modos de juego que encontraréis en el multijugador online: Foso Realista (un modo de juego con reglas tácticas), Guerra Terrestre, Tiroteo, Juego de Armas, Shoot House 24/7 y Contra Todos. Recordad que cada modo tiene sus propias reglas.

Por otra parte, tanto offline como online encontraréis el Cooperativo que nos permite jugar varios misiones y objetivos en compañía ed un amigo. Un modo que puede llegar a ser bastante entretenido.

Operadores, armas y barracones

Call of Duty: Modern Warfare

Ya sabéis que en el multijugador no hay trucos que valgan. Todo depende de nuestra habilidad con el mando de control o el ratón y teclado (el juego es compatible con esta combinación). Por lo tanto, tendremos que seleccionar nuestro personaje (u operador, como se le llama en Call of Duty: Modern Warfare) e ir marcando nuestra propia trayectoria. El online del juego se basa en una serie de niveles que iremos consiguiendo a base de experiencia. Según subamos de nivel, obtendremos nuevas características para el personaje, armas y habilidades.

Las armas, como ya hemos dicho, se pueden conseguir según subamos de nivel. Y, de igual manera, se pueden personalizar con los componentes que vayamos obteniendo gracias a las partidas ganadas. Tanto en características útiles (como el daño o la cadencia), como en su estética. Esto último solo sirve con el fin de que nuestra arma tenga un aspecto más bonito. No olvidéis que existen mejoras de campo muy interesantes que os darán ventajas notables en las partidas.

Tenemos que mencionar que, en cuanto a la personalización de los operadores, existen dos equipos entre los que podemos elegir. De nosotros dependen las características que tengamos disponibles en las partidas.

En el título del apartado hemos mencionado los barracones. Tampoco es que tengan mucha importancia, ya que son únicamente datos informativos acerca de la situación de nuestro operador. Incluso se detallan desafíos que permiten obtener cosas nuevas para nuestro personaje. Algunos de ellos son bastante interesantes.

Y en las partidas…


Una vez personalizado nuestro personaje, solo queda entrar en alguno de los modos multijugador. Cada uno de los mismos tiene sus propios mapas, entre los que hay que destacar algunos clásicos y otros nuevos que supondrán un reto para todos los jugadores. Eso sí, tened por seguro que las estrategias que usemos deben ser personalizadas en cada situación. Una escopeta, por ejemplo, no servirá de mucho en entornos que sean excesivamente grandes. No olvidéis, en todo caso, que hay más de 20 armas diferentes disponibles. Y que cada poco tiempo se añaden más. Cada una se puede personalizar, como ya hemos mencionado con anterioridad.

Los esquemas de controles se han mantenido respecto de otras entregas de la franquicia, y aquí incluso tendremos drones y maquinaria adicional que podremos usar cuando hayamos realizado el número suficiente de bajas. No podemos olvidar mencionar los vehículos, incluyendo helicopteros, que nos ayudarán a obtener ventajas adicionales. Eso sí, hay que saber usarlos. Los controles en la mayoría de casos son bastante intuitivos y fáciles de manejar, aunque en determinadas ocasiones necesitarán de un cierto perfeccionamiento con el fin de conseguir el mejor rendimiento.

Por cierto, olvidad las cajas de botín y las cosas de pago. Este tipo de situaciones se han minimizado con el fin de que Call of Duty: Modern Warfare sea accesible a todos los jugadores. Algo bastante positivo que juega a favor del proyecto y su comunidad.

¿La experiencia multijugador definitiva?

Call of Duty: Modern Warfare

Tenemos que decir que, tanto en la campaña como en el multijugador online, Call of Duty: Modern Warfare nos ha dado muy buenos resultados, con una diversión que no conseguíamos desde hacía meses. Es cierto que hay cosas por pulir, como el número de mapas disponibles o la potencia de algunas armas. Eso sí, confiamos en que el equipo de Infinity Ward sepa controlar estas situaciones con el fin de corregirlas.

Con todas las características mencionadas, y las que quedan por incluir, Call of Duty: Modern Warfare se ha convertido en un proyecto muy manejable a nivel jugable, muy divertido, y que en muchas ocasiones resultará todo un reto. Infinidad de situaciones se darán lugar con el fin de resultar un proyecto extremadamente entretenido.

Conclusión

Call of Duty: Modern Warfare

Además de ser un remake muy bien realizado, Call of Duty: Modern Warfare es una vuelta de tuerca completa a la saga Call of Duty. En todos sus aspectos. A nivel gráfico Infinity Ward ha conseguir llegar a nuevos límites, exprimiendo la potencia de las plataformas actuales, además de obtener un resultado sonoro que provocará una inmersión total en cualquier situación. Ni qué decir que la experiencia jugable ha sido totalmente satisfactoria, consiguiendo engancharnos durante muchísimas horas en sus diferentes modos de juego.

Volvemos a repetir que Call of Duty: Modern Warfare no es un juego 100% perfecto y que tiene algunas carencias que se están solucionando a base de parches. Se trata de aspectos que tienen que ver sobre todo con lo jugable, como el balanceo de las armas, la cantidad de mapas o la estabilidad de las conexiones de algunas partidas. En este sentido esperamos que Infinity Ward haga caso a la comunidad y consiga solucionar todos los inconvenientes que se van comunicando.

Call of Duty: Modern Warfare es un juego sobresaliente que, aún después de este análisis, seguiremos disfrutando. No en vano, todavía seguimos disputando partidas multijugador con el fin de conseguir los mejores puestos en los ránkings multijugador. Un proyecto especialmente sorprendente que hará las delicias de todos los jugadores.

Call of Duty: Modern Warfare ya está a la venta para Playstation 4, Xbox One y PC.